Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

10 películas sobre maestros

Desde las aulas, aquí algunos de los mejores maestros del cine.

Por: Jessica Oliva

15 / 05 / 2016

Nada como el cine para ponernos en los zapatos de aquellos que dedican su vida a guiar a los pasos de los jóvenes. Aquí una lista de películas que celebran su profesión y nos muestran que el buen docente es aquél cuyas enseñas van mucho más allá que las matemáticas.

Triunfo a la vida (Dir. Stephen Herek, 1995)

Triunfo a la vida (Dir. Stephen Herek, 1995)

(Vía)

Enseñar música parece fácil, pero se requiere de una gran vocación, conocimiento y sensibilidad para hacer que los adolescentes pongan atención. ¿Qué tal un maestro capaz de asociar en plena clase el rock n’ roll con las melodías clásicas de Beethoven? Ese es el caso del Sr. Holland (Richard Dreyfuss), un músico que decide comenzar a dar clases en una preparatoria como una mera forma temporal de subsistir mientras compone su propia música. Sin embargo, la vida suele ponernos en el lugar correcto, incluso a pesar nuestro: sucede que el Sr. Holland tiene otro don, el de contagiar el amor por la música a los jóvenes, por lo cual, la docencia, ése trabajo que debió ser sólo temporal, se convierte en su verdadera obra maestra. Lágrimas garantizadas al final.

La sonrisa de Mona Lisa (Dir. Mike Newell, 2003)

La sonrisa de Mona Lisa (Dir. Mike Newell, 2003)

(Vía)

En esta cinta, Julia Roberts le enseña a sus alumnas mucho más que Historia del Arte. Su lección es mucho más revolucionaria: no se dejen encasillar por los convencionalismos ni por lo que la sociedad espera de ustedes. Kristen Dunst, Maggie Gyllenhaal, Julia Stiles y Ginnifer Goodwin completan la currícula de alumnas de una universidad privada conservadora, quienes en plenos años 50 se debaten entre la ambición de crecimiento y los buenos modales, entre el estereotipo cincuentero de “la mujer ideal” y sus propios sueños e ideales. Al final, la mejor lección es esta: “No todo el que camina errante está perdido”. ¡Ah! Y también que memorizarte el libro de texto no significa que sepas de lo que hablas.

La sociedad de los poetas muertos (Dir. Peter Weir, 1989)

La sociedad de los poetas muertos (Dir. Peter Weir, 1989)

(Vía)

Robin Williams podría ser fácilmente considerado el mejor maestro del cine: su presencia siempre fue una combinación de carisma, rebeldía, empatía y sabiduría (véase Patch Adams o Mente Indomable). Esta cinta no es la excepción: aquí interpreta al profesor John Keating, quien enseña literatura en la academia Welton y que prácticamente es el maestro que todos quisiéramos tener: inspirador, optimista, revolucionario, crítico pero empático. Ése que nos abre el mundo sin tener que salir de nuestra propia mente y nos enseña que las ideas pueden cambiar al mundo. Ambientada a fines de los años 50, esta cinta muestra cómo es que se inspira a las mentes jóvenes a pensar por sí mismos.

Conducta (Dir. Ernesto Daranas, 2014)

Conducta (Dir. Ernesto Daranas, 2014)

(Vía)

Esta película cubana narra la entrañable conexión que tienen una maestra de primaria (Alina Rodríguez) con la pesadilla de la clase, ese chico problema al que otros profesores menos sensibles seguro exiliarían. Dicho niño (Armando Valdés Freye) tiene una vida enmarcada en la violencia y la disfunción familiar, a pesar de contar con sólo once años. Sin embargo, Carmela, su maestra, es capaz de ver en él una compasión y generosidad que, desafortunadamente, nada tienen que ver con las calificaciones y demás “indicadores” del buen desempeño de un alumno. La cinta muestra cómo, a pesar de la buena voluntad de un profesor, el rígido y frío sistema educativo en el cual están inscritas las escuelas suele interponerse en la verdadera función del docente.

Un detective en el kínder (Dir. Ivan Reitman, 1990)

Un detective en el kínder (Dir. Ivan Reitman, 1990)

(Vía)

Nada más enternecedor que la presencia de un héroe de acción imponente y musculoso acompañado de pequeñines que le exigen tener sus siestas y que los cargue entre sus brazos. Arnold Schwarzenegger interpreta a John Kimble, un detective de Los Ángeles que toma un puesto como maestro sustituto en un kínder como parte de un plan encubierto para atrapar a un narcotraficante. Ahora que la película tiene su secuela –sin Arnie, pero con Dolph Lundgren en el papel principal–, es la oportunidad perfecta para revivir este clásico noventero por su éxito en taquilla que, aunque no nos ofrece una reflexión profunda sobre el papel del maestro, es sin duda una divertida aventura.

Cambio de hábito 2 (Dir. Bill Duke, 1993)

Cambio de hábito 2 (Dir. Bill Duke, 1993)

(Vía)

Las mejores películas sobre maestros son aquellas en las que podemos ver a ambas partes aprender y transformarse gracias a la otra: el maestro gracias a los alumnos y los alumnos gracias al maestro. Esa es la característica principal de las aventuras de la “hermana Mary Clarence” (Whoopie Goldberg), la excorista de Las Vegas que, para escapar de su examante criminal, debe fingir que es una monja en un convento. Esta amante de la música logra ponerle vida y sabor al coro de la iglesia durante su estadía en la primera entrega, pero deberá enfrentarse a un reto mayor en esta segunda cinta: adolescentes. O, peor aún: adolescentes desesperanzados y, por lo tanto, bastante cínicos. Descuiden, nada que no se arregle a través de la música, un poco de “Joyful, joyful” y un par de pasos de hip hop.

Escuela del Rock (Dir. Richard Linklater, 2003)

Escuela del Rock (Dir. Richard Linklater, 2003)

(Vía)

La historia del cine nos demuestra que los mejores maestros son los profesores sustitutos: peces fuera del agua que están más allá de los convencionalismos educativos. Y puede que nunca haya habido un pez más fuera del agua que el personaje de Jack Black, un rockero frustrado que suplanta la identidad de su mejor amigo (profesor sustituto) en una escuela. Sin embargo, ahí, dentro del salón de clases, se topa con la banda de rock ideal: sus talentosos alumnos de primaria, que parece nacieron tocando instrumentos y cantando. No se tratará del profesor más versado, ni de un sabio académico de literatura, pero Jack Black sin duda se quedará por siempre en nuestras cabezas como el profesor más “punk rock” y cool del cine. Sin mencionar que se trata de una de las películas más queridas –y peculiares– de Richard Linklater.

Detachment (Dir. Tony Kaye, 2011)

Detachment (Dir. Tony Kaye, 2011)

(Vía)

Adrien Brody es uno de esos grandes actores que, desafortunadamente, no se caracterizan precisamente por sus buenas decisiones a la hora de elegir muchos de sus proyectos. Es una pena, por lo tanto, que las cintas en las que sí lo hace pasen desapercibidas y no tengan la notoriedad merecida (con excepción de El pianista, claro está). Ése es el caso de esta película, que narra la historia de un maestro sustituto (nuevamente los sustitutos) que, al caminar por la calle, se encuentra con una prostituta adolescente, a quien recoge y le da asilo en su diminuto departamento. La conexión que establecen rompe la regla de oro del personaje de Brody: nunca involucrarse emocionalmente con los jóvenes a quienes guía, siempre mantenerse al margen. Quién lo hubiera dicho: involucrarse emocionalmente y cuidar de alguien puede ser exactamente lo que necesitaba para solventar su pasado atormentado.

Karate Kid (Dir. John Avildsen, 1984)

Karate Kid (Dir. John Avildsen, 1984)

(Vía)

Por si alguien lo seguía dudando, ésta no es la historia de un adolescente karateca que gana un torneo, es más, ni siquiera es la historia de Daniel San: ésta más bien, es la historia de un maestro y de su alumno, de la conexión que hay entre ellos. Karate Kid no hubiera sido lo mismo sin el señor Miyagi y sus enseñanzas, que se quedarán con nosotros de por vida: la primera de ellas, sin duda, tiene que ver con la humildad y la generosidad en el corazón de cualquier guerrero. La segunda fue indiscutiblemente ésa de cómo “lavar y encerar”.

Cadena de favores (Dir. Mimi Leder, 2000)

Cadena de favores (Dir. Mimi Leder, 2000)

(Vía)

Mucho antes de manipular al mundo como Frank Underwood, Kevin Spacey fue alguien comprometido con los estudios sociales, pues, en esta cinta, nos reta desde un salón de clases a pensar en una forma de cambiar al mundo. Y quien logra idear una forma bastante original de hacerlo es su alumno Trevor McKinney (Haley Joel Osment), al crear una cadena de favores desinteresados que se convierte en todo un movimiento social. Aquí, Spacey interpreta a uno de los maestros más inadvertidamente inspiradores: después de todo, no cualquiera es capaz de inspirar a un alumno a invitar a un vagabundo a su casa por una noche.

Jessica Oliva

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Ver más artículos de Jessica Oliva

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER