Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Breaking bad o la fórmula de la maldad

COLUMNA Kino central

Por: Carlos Jesús González

23 / 06 / 2011

Breaking bad o la fórmula de la maldad

Cedí a mi purismo ya hace un par de años, cuando algún amigo me convenció de ver Lost. Después han llegado DexterThe walking dead y un par de capítulos de V, mismos que me fueron suficientes para abandonarla. Cedí, pues, como muchos más, a esa nueva ola de series televisivas que, los más enterados en el tema, dicen que surgió con The Sopranos, aunque otros igualmente doctos me han asegurado que no hay nada que pueda compararse a la fórmula con Six feet underfue tejida. A saber porque no la he visto.

Lo mío, después de todo -y así sigo creyéndolo- son las películas, y me había impuesto el no ver una serie más que las mencionadas. Mi intención era acabar uno más de la infinita serie de libros que me falta por leer, o aprender cocina tailandesa, o seguir escribiendo cuentos que quizá alguna vez se lean, aprovechar, pues, las noches de insomnio para despejar mi mente en eso que la gente llama actividades productivas. Y estaba, lo juro, a punto de dejar por la paz todo lo escupido por el monitor cuando un día cualquiera, creo que mientras cabeceaba con un libro de Saramago en el regazo -uno que ahora evidentemente nada con los peces-, cuando me crucé con algo que, según entendí en el poco alemán que puede captar una mente soñolienta, se llamaba Breaking bad

El resto es historia. No abundaré en detalles, ni diré lo que esta serie me ha llevado a pensar, ni me meteré con cada uno de los personajes, todos ellos perfectamente delineados. Simplemente diré que para mí es uno de los productos de "entretenimiento" mejor escritos y filmados y que hace mucho no veo en cine -al menos no a este nivel- una actuación tan impecable y conmovedora como la del tal Bryan Cranston, de quien no sabía nada en absoluto pero ahora cada vez que lo miro me pregunto por qué demonios no ha trabajado hasta ahora bajo las órdenes de un Scorsese o unos Coen, y por qué demonios no tiene al menos un Oscar sobre la chimenea de su sala.

Cual héroe o antihéroe del reverso de un tragedia griega, su personaje juega con el destino al tiempo que éste escribe en el libro de su vida los dramas más tristes y las situaciones más absurdas. De allí su amor y odio para con el porvenir, esa cosa que llamamos futuro y que en su caso es una vereda espinada que él limpia al tiempo que llena de más obstáculos. En el trayecto ganará ciertas cosas y perderá otras, entre ellas su bondad, su deferencia, esa parte de su yo que sabe sonreír a pesar de los malos ratos. Quizá sin saberlo, se rendirá a su sombra, a su locura, al mal.

Y para muestra basta un botón. Miren por favor éste, el póster de la primera temporada, y pongan atención en la actitud corporal de Cranston, en su cabello, en su expresión de miedo o confusión:

Y ahora miren el de la tercera. Creo que cualquier cosa que yo diga vale sobrando.

¿Alguien ha visto esta serie?, ¿querrían compartirnos qué piensan de ella?

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER