Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Antonio Camarillo

05 / 09 / 2013
terror remakes
Calificación Cinepremiere: 2 2
Califica esta película
Calificación usuarios: 0
Califica esta película:

Juego de niños

Este remake de la española ¿Quién puede matar a un niño? de 1976 es redundante, innecesario y una pérdida de tiempo.

Tal vez el momento más rescatable de Juego de niños sea esa escena en la que Daniel Giménez Cacho refiere, por ahí de la mitad de la película, la manera en que su personaje ha logrado llegar vivo a ese punto de la historia: empapado en sudor, la vista fija en ningún lado, el hombre habla más para sí mismo que para la cámara –y menos para Beth y Francis (Vinessa Shaw y Ebon Moss-Bachrach), la pareja que lo escucha, aterrorizada–, y el horror y el sinsentido que asoman a esos ojos extraviados quedan como testimonio del enorme talento de un gran actor, tan perdido en esta película como sus 2 protagonistas.

Fuera de ese momento, sin embargo, la película tiene poco que ofrecer, y menos aún si el espectador es aficionado al horror, y al cine de culto. Y es que la cinta no es sino un remake de ¿Quién puede matar a un niño? (1976), el controvertido filme del cineasta español Narciso Ibáñez Serrador en el que un par de jóvenes esposos, buscando pasar unos días en una apartada isla, se descubren de pronto como los únicos adultos del lugar, que luce desierto salvo por aquellos chicos que los recibieran en el muelle; muy pronto, resulta evidente que en el pueblo no hay más que niños, y que los protagonistas habrán de correr la misma suerte de los habitantes del lugar… suerte que se adivina en las siniestras miradas y risas de los pequeños.

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero no hay mucho que decir cuando la nueva versión resulta una mera calca de la original, plano por plano y diálogo por dialogo, y cuando el director –el tal Makinov, que de acuerdo a comunicados de prensa es un cineasta bielorruso que llegó a México haciendo documentales, pero que, según rumores, no es sino el alias de un galardonado director mexicano que, sus razones tendrá, no ha querido firmar la película– pareciera no sólo incapaz, sino poco o nada interesado en remedar de menos el suspenso y la contundencia del filme de Ibáñez Serrador, una película en verdad perturbadora que se las arregla para construir una atmósfera genuinamente amenazadora con los mismos elementos que se ven aquí… y que a cambio se regodea en un feísmo que acaba siendo grotesco, y que parecería querer compensar la falta de horror.

Filmada en escenarios de Quintana Roo –locación quizás igual de inquietante que el pueblecito mediterráneo de la original–, la película se antoja además barata, fotografiada en un estilo cámara en mano que la hace sentir apresurada, como si los realizadores no se hubieran dado ni el dinero ni el tiempo que el proyecto necesitaba. Pero, a diferencia de tantos clásicos hechos en iguales circunstancias, aquí no asoma esa vehemencia que compensa la falta de recursos.

Una adaptación de la novela El juego de los niños, de Juan José Plans, la cinta original es por supuesto un producto de su época, una potente alegoría sobre el mundo después de Vietnam y la Primavera de Praga, y la forma en que los adultos se negaban a reconocer a sus propios hijos en esas criaturas rebeldes, contestonas y de mata larga. Esa lectura se ha perdido con la distancia, y al final la cinta corre con la misma suerte de tantos remakes, que resultan redundantes, innecesarios y, a menudo, una pérdida de tiempo.

¿No estás de acuerdo con esta crítica? Escribe la tuya y dile al mundo lo que opinas de esta película. Escribir Crítica Ver críticas de usuarios
  • Título original: Come Out and Play
  • Año: 2013
  • Director: Makinov (Ópera prima)
  • Actores: Daniel Giménez Cacho, Ebon Moss-Bachrach, Vinessa Shaw
  • Fecha de estreno: 6 de septiembre de 2013
VER TRAILER MÁS GRANDE

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER