Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Berlinale 2014: Wes Anderson deslumbra con su hotel

COLUMNA Ciudadano Rosebud

Por: Carlos Jesús González

06 / 02 / 2014

Berlinale 2014: Wes Anderson deslumbra con su hotel

La nueva película de Wes Anderson abre la 64 edición de la Berlinale

Por fin ha iniciado la edición 64 de la Berlinale y lo hizo por la puerta grande. De hecho, sería justo decir que hace mucho tiempo una película abridora del festival no generaba tanta expectativa como The Grand Budapest Hotel, la nueva película de Wes Anderson que, valga decirlo, fue rodada por completo en Alemania.

Sin duda, esta cinta es la más andersoniana de las que ha filmado. Eso significa que sus fanáticos, que no son pocos, lo amarán más y que sus detractores, que tampoco son menos, tendrán nuevas razones para pinchar su muñeco vudú. Allí regresan, pues, esa estética tan suya que parece arrancada de un cuento para dormir párvulos y esos diálogos que mínimamente deberían calificarse de ingeniosos. Hay que anotar, sin embargo, algunas diferencias con relación a sus cintas anteriores, como el hecho de que en la conferencia de prensa el cineasta aceptara que su historia había nacido no tanto a partir de generación espontánea sino como resultado de leer mucho y bien a Stefan Zweig, el celebrado escritor austríaco. O el que esta vez no haya echado mano de tracks olvidados de los Kinks. 

Ni de Elliott Smith.

A cambio de esos y otros elementos pop hay un retrato, sinceramente bastante divertido, de la Europa Central de entreguerras. En un país ficiticio. Ah, y también hay un crimen, testamento, mayordomos, conserjes y alusiones a los nazis.

"La película la escribí con Ralph en la cabeza. Necesitaba que el personaje de Gustave M., alrededor del cual gira la historia, se convirtiese en alguien real, y creo que nadie pudo haber esta labor tan bien como Ralph Fiennes", confesó Anderson. A su lado, el afamado actor, barbado y mucho más pálido de como uno lo ve en las pantallas, sonreía. Aunque su presencia era apenas una más entre las que flanteaban a Wes Anderson: allí se hallaban también Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Edward Norton y unos muy tímidos -como no serlo entre tanto monstruo- Saoirse Ronan y Toni Revolori, quien hace un memorable papel de Sancho Panza de Fiennes. Ello denota la gran devoción que buena parte del mainstream hollywoodense guarda por este director de aspecto de investigador paleontólogo. El mismo con el que Bill Murray, quien -sí señor- también estaba presente, confesó que ahora lleva una relación de padre hijo, "aunque mis hijos reales no se comportan tan bien como Wes", bromeó.

Fue así que The Grand Budapest Hotel, calificada al vapor por varios periodistas y críticos que participaron en la rueda de prensa de la Berlinale 2014 como "la obra maestra de Wes Anderson", dio el pistoletazo a un festival que propios y extraños esperan que sea mejor que las tres o cuatro ediciones anteriores. 

Se podría decir que al menos ha arrancado con el pie derecho. Y que la carga de glamour que se necesitaba para iniciarlo ya está servida. Y, pricipalmente gracias a las ocurrencias de Bill Murray, también la de humor, factor sumamente necesario en estas épocas en las que la industria mundial del cine -¿les suenan los nombres de Philip Seymour Hoffman y Woody Allen?- anda de capa caída.

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER