Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Joaquin Phoenix se pone cómodo

COLUMNA Hollywood Boulevard

Por: Vera Anderson

09 / 07 / 2015

Joaquin Phoenix se pone cómodo

El actor que siempre nos sorprende, acapara lrrational Man de Woody Allen.

Mi primer encuentro con Joaquin Phoenix fue cuando iba a un coctel de su película Johnny & June: Pasión y locura, en el festival de cine de Toronto. Cuando lo descubrí, un poco destruido, sentado en la banqueta afuera de la avenida, con los pies en la calle, le pregunté qué si estaba bien y me invitó a sentarme con él por unos minutos. Entonces lo hice. Se fumó un cigarro, luego otro, y después hablamos de perros (mi tema preferido cuando hay silencios incómodos porque ¿a quién lo le gusta hablar sobre historias divertidas de perros?). Después de su tercer cigarro, me ayudó a levantarme y sin una palabra más, entramos al coctel, cada quién por su camino. Y es así, como al transcurso de los años hemos tenido otros encuentros igual de raros. Unas cuantas entrevistas y un momento muy incómodo en la cena privada de Harvey Weinstein para The Master en Venecia, cuando borracho interrumpió lo que era mi última conversación con Philip Seymour Hoffman. Pero viéndolo ahora en Hollywood, hablando de su papel en la nueva de comedia negra de Woody Allen, Irrational Man, en donde interpreta a un profesor de filosofía complicado opuesto a Emma Stone, se ve más joven y completamente relajado. Como si hubiera descubierto algo.

Entonces hablamos del trabajo, de cómo es trabajar con Woody y un poco de lo que vendría después: “Inicialmente estoy emocionado de no hacer nada y no hago absolutamente nada y le digo a mis agentes que ni se molesten en mandarme un guión.” Se ríe. “Y con eso puedo seguir por seis meses donde estoy cómodo y luego empiezo a estar interesado y digo que me manden material, y después me deprimo sobre lo que estoy leyendo, todo es basura, (ríe). Y luego me empiezo a preocupar, y estoy como: ‘¿Encontraré algo?' Y después son seis meses, han pasado como seis meses de pánico y luego hace un mes, le llame a mi agente y yo estaba como ‘está bien entonces, ¿Mis estándares serán posibles?’ Y afortunadamente justo cuando estaba a punto de darme por vencido, leí algo que me gustó. Justo cuando me iba a rendir. Pero no quiero salarlo hablando de ello…” Este es un Joaquin mucho más alegre que el hombre loco en el documental falso de hace algunos años.

_______________________________________________________________

My first encounter with Joaquin Phoenix was at the 2005 Toronto Film Festival, as I was heading towards the cocktail party for his film Walk The Line. When I discovered him, rather rumpled, sitting on the sidewalk outside the venue, his feet in the street, I asked him if he was OK, and he in turn asked me if I wanted to sit with him for a few minutes. So I did. He smoked a cigarette, then another, and we talked about dogs – my go-to topic when conversation lags because who doesn’t like a funny dog story? After his third smoke, he helped me to my feet and without a spoken word we entered the party and went our separate ways. We’ve had other equally odd private moments over the years since then, a couple of interviews and a really awkward encounter at a Harvey Weinstein’s private dinner for The Master in Venice when he drunkenly interrupted what would be my last conversation with Philip Seymour Hoffman. But seeing him now in Hollywood, to talk about his role in Woody Allen’s dark comedy Irrational Man, in which he plays a complicated philosophy professor opposite Emma Stone, he seems younger and completely relaxed, like he’s figured something out. 

So we talk about the work, about working with Woody, and a little bit about what comes next. “Initially I am thrilled to do nothing and I do absolutely nothing and I tell my agents to not even bother sending me a script,” he laughs. “And that can go on for six months where I am comfortable and then I start getting interested and I say send me stuff, and then I get depressed about what I am reading, everything is garbage, (laughs). And then I start panicking, and I am like, ‘Am I  going to find anything? And then it’s like six months, it’s been like the last six months of panic and then about a month ago, I called my agent and I was like alright so, are my standards impossible? And fortunately just when I was ready to give up I read something that I liked and just like when I was about to give up. But I don’t want to jinx it by talking about it…”  This is a much happier Joaquin than that crazy guy in the fake documentary a few years ago. 

Vera Anderson

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Ver más artículos de Vera Anderson

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER