the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

El vestuario accidental que marcó a Quentin Tarantino

COLUMNA Departamento de vestuario

Por: Fernanda López

10 / 08 / 2015

El vestuario accidental que marcó a Quentin Tarantino

La vestuarista Mary Claire Hannan y su trabajo construyendo a la mujer más representativa de la carrera de Quentin Tarantino.

A finales del año pasado, viajé a Carolina del Norte al set de Ciudades de papel, donde tuve la oportunidad de platicar con la diseñadora de vestuario Mary Claire Hannan, quien además de enfrentarse al reto de vestir a una supermodelo (Cara Delevingne) en la cinta de John Green, estuvo involucrada en el vestuario de dos de las películas más representativas de Quentin Tarantino: Perros de reserva y Tiempos violentos. Obviamente, Mia Wallace salió a la conversación.

Estilísticamente, Mia fue planeada para ser una versión femenina de un perro de reserva. Sin embargo, su look icónico de camisa blanca y pantalones cortos negros tuvo un punto de partida accidental, causado por la enorme estatura de Uma Thurman (1.81). "Todos los pantalones que nos gustaban le quedaban un poquito cortos, y nuestro presupuesto era muy bajo", me contó Mary Claire, "así que, después de batallar mucho, decidimos cortarlos más". ¿El resultado? El revival de los capri, pantalones que estuvieron de moda en los 60. 

Una vez teniendo los pantalones, el siguiente paso fue la camisa, que aunque se vea simple, fue todo menos eso. "Fue una camisa de hombre personalizada. Hicimos el cuello y los puños más largos para darle una aspecto más femenino. También modificamos la cintura". El uso de la camisa permitió crear un escote natural, sexy pero natural. Un tipo de sexy que generara tensión, pero que dejara claro que Mia es una mujer que no puedes tocar. ¿Quién se atrevería a tocar a la esposa del jefe a fin de cuentas?

Y así fue como unas piernas largas y una crisis de presupuesto nos dieron un vestuario que miles de mujeres imitan cada Halloween, un vestuario que opacó visualmente a todos sus coprotagonistas y que marcó visualmente al cine moderno.<br>
La elección de poner a Mia en un look tan fuerte como el del resto de los personajes importantes de Tarantino nos marca una pista inmediata de lo importante que es este personaje. Su ropa nos da a entender que es una mujer poderosa en un mundo dominado por hombres, y que no necesita un vestido microscópico para llamar la atención. Esa mezcla de masculino y femenino le da ese je ne sais quoi, eso que la hace lo suficientemente atractiva como para poner a bailar a un asesino. Esa superioridad hizo que el atuendo quedara marcado en nuestras memorias. O qué, ¿me van a decir que el primer outfit que les viene a la cabeza es la camisa hawaiana de Tim Roth?

 

Fernanda López

Cinéfila, melómana y amante de la moda. Ama a Gus Van Sant, Woody Allen, las comedias baratas y las chick flicks, y se queda dormida en casi todas las películas de acción. Su placer culposo son las telenovelas japonesas.

Ver más artículos de Fernanda López

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER