Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #188 – Había una vez un podcast

Había una vez… en Hollywood; El juego de las llaves y The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Somos Mari Pepa

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

09-12-2015

Sorpresivamente fresca, la ópera prima de Samuel Kishi es un homenaje a la adolescencia.

  • Título original: Somos Mari Pepa
  • Año: 2013
  • Director: Samuel Kishi (Ópera prima)
  • Actores: Alejandro Gallardo, Arnold Ramírez, Rafael Andrade Muñoz, Moisés Galindo, Petra Iñiguez Roble
  • Fecha de estreno: 11 de diciembre de 2015

Somos Mari Pepa es una película mexicana que escapa de toda convención (y, aclaro, que el cine mexicano no debe verse como un género), pues se trata de un proyecto con pinceladas biográficas, familiar y hecho entre amigos, el cual también ronda la docuficción. La ópera prima de Samuel Kishi Leopo es fresca a la vez que toca un tema que suele ser echado en saco roto en nuestra filmografía: los conflictos existenciales derivados de la adolescencia y la búsqueda de uno mismo dentro de un grupo al que se busca pertenecer, pero nada tiene que ver con las películas de Pedrito Fernández.

Una cámara tan inquieta como sus protagonistas sigue a un grupo de cuatro amigos interpretados por Alejandro Gallardo, Arnold Ramírez, Moisés Galindo y Rafael Andrade mientras deambulan por las calles de Guadalajara, se echan «cascaritas» y «retas», sueñan con supuestas conquistas, se aconsejan y, lo más importante, se reúnen para tocar, pues tienen una banda de punk rock llamada Mari Pepa (Mari por mariguana y pepa en alusión al órgano sexual femenino). 

Lo que parece darle propósito a sus días es entrar a una «guerra de bandas», en la que deberán presentar material original pero, tristemente para ellos, su repertorio se compone de una sola canción. A la par, las vacaciones se les escapan de entre los dedos y el destino parece tener nuevos planes para este cuarteto de mosqueteros armados con guitarra, bajo, bataca y un micrófono. 

Dado su carácter rebelde y estilo desaliñado, lo que más se escucha en Somos Mari Pepa son temas con acordes distorsionados, así como boleros dulces, leitmotiv de la abuela de uno de los protagonistas. Pero ni traten de reconocer las canciones, porque la música la compuso Kenji Kishi, hermano del director, expresamente para la película, aunque uno pudiera pensar que sus boleros llevan años sonando en la radio.

Éste es un proyecto personal para Samuel Kishi. Los protagonistas son amigos cercanos del director que en la vida real tienen una banda y que se conducen creíblemente pese a no ser actores profesionales. Aquí son el centro de atención de una cámara en mano, siempre en movimiento, atenta para captar la constante improvisación que hubo en las locaciones tapatías, según ha dicho antes el realizador. A pesar de ser una virtud, esta decisión también ocasiona que se pierdan matices, haya algunos tropiezos en el ritmo e incómodos silencios difíciles de abrazar y que llegan a demeritar el carácter orgánico del filme. 

Somos Mari Pepa es una producción sin pretensiones a la vez que un ensayo-homenaje a la adolescencia y sus altibajos –a veces conmovedora, agridulce o terriblemente patética–, el cual logra trascender gracias a la humanidad y sencillez de sus personajes. Sus integrantes son jóvenes con las hormonas a todo lo que da en un viaje de autodescubrimiento, poco conscientes de que una etapa está por terminar. 

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios