Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

¡A Bailar Cuñao!

COLUMNA Ciudadano Rosebud

Por: Carlos Jesús González

19 / 11 / 2008

¡A Bailar Cuñao!

Me he cruzado en más de una ocasión con secuencias de baile que, dado el poder y magia que proyectan, han quedado cinceladas en mi cabeza...

Acepto que jamás he sido muy bailarín, sobre todo porque la música siempre me ha condicionado para hacerlo (es decir, únicamente bailo lo que me gusta y por ello por lo general me limito a seguir el ritmo con el pie), situación contra la que no puedo ni pienso hacer nada -los listillos le llaman "el mal del músico"- pero que, acepto, me limita de una manera terrible cuando llega la hora de quebrar la pista. De hecho creo que el único paso que sé hacer bien es el "air guitar". Si bien, eso no quiere decir que no goce enormemente viendo bailar a otros en bodas o en antros por igual. Mis ojos se clavan en los pies y cuerpos de esos danzantes improvisados y, en caso de que se trate de un buen ejecutante, por lo regular caigo en una suerte de hipnosis que equivaldría a beberme un cuarto de Jack Daniel's de un tirón. Con el cine de por sí me pasa algo semejante. Basta con que se apaguen las luces y la sala se inunde de silencio para que yo entre en un trance particular, como de insomne o de demente lobotomizado que sin embargo me permite entrar de lleno en la película. Y es allí, en ese estado, que me he cruzado en más de una ocasión con secuencias de baile que, dado el poder y magia que proyectan, han quedado cinceladas en mi cabeza y para siempre. Ahora les comparto cinco de ellas, algunas de ellas clásicas, otras no, y sin duda no todas las que recuerdo, con la esperanza de que ustedes también me hagan saber de las suyas.

¡A limar la duela entonces!

1. El Elegante. Al Pacino en Perfume de Mujer

Si somos francos, este gringuísimo remake de la original italiana, Profumo di Donna, continúa siendo una de las películas más sobrevaloradas de todos los tiempos. Si por algo se salva es por la memorable actuación de Pacino -sobractuado como casi siempre, pero eso queda ad hoc con la furia contenida que podría poseer un ciego-, y ante todo por esta memorable secuencia de baile que a tantos nos hizo querer aprender tango para bailar con alguien como Gabrielle Anwar.

2. El Clásico. John Travolta en Fiebre de Sábado por la Noche

Sé que muchos prefieren sus pasos en Pulp Fiction, cuando ejecuta el baile del cangrejo sobre la pista de aquel café de los cincuenta. Yo, en cambio, apuesto más por este baile que definió toda una época. Ciertamente Vincent Vega es más cool, pero ni drogado podría haber hecho las proezas acrobáticas esbozadas por Tony Manero.

3. El Nerd. Jon Heder en Napoleon Dynamite

Es la secuencia de baile que más gusta de la película y creo que en general -¡qué fuerte!- de todas las películas que he visto en mi vida. La veo y me sigue provocando tenrnura y risa a la vez. De verdad es imbatible.

Has encontrado a nuestra madrina de música

4. El "Freakie". Twin Peaks

Creo que no conozco a nadie que haya visto esta cinta y que haya luego olvidado "la escena del enano". Parece una broma pero no lo es. Al menos para mí es una pesadilla filmada en el anfiteatro del infierno. Aun así, y aunque me produzca espanto, no puedo dejar de mirarla. Es peligrosamente adictiva.

5. El Griego. Anthony Quinn en Zorba el Griego

Quinn no sería buen bailarín pero, ¡ah qué elegancia que tenía! Era muy pequeño cuando vi esta cinta y he olvidado de ella casi todo menos aquella escena en la que, con sus pasos en blanco y negro despeinando la arena, el viejo Zorba celebra la vida.

 

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER