Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

A manera de presentación... el estado del cine español

COLUMNA LaMadrePatria

Por: Jaime Iglesias

03 / 12 / 2008

A manera de presentación... el estado del cine español

NUEVO BLOG. Toda la actualidad del séptimo arte desde España.  

España es un país en el que al cabo del año (más concretamente de este último año que está por concluir en apenas unos días) se producen 143 largometrajes, de los cuáles se estrenan en salas más o menos la mitad, tienen éxito de público dos y consiguen el pleno beneplácito de la crítica una o ninguna. Háganse una idea del Apocalipsis y obtendrán una dimensión bastante aproximada del escenario que les describo y desde el que les escribo.

¿Creen que exagero? Es probable; distorsionar la realidad, reírse de ella, mofarse de lo propio, y por extensión, de lo ajeno, es algo que nos es propio a los españoles. Nosotros tenemos una tendencia natural a infravalorar lo propio pero sin que ello conlleve ensalzar lo ajeno, al contrario de lo que pasa en México, donde el término “malinchismo” ejemplifica la preferencia por lo foráneo antes que por lo autóctono. En España no es así, aquí, en general, despreciamos todo, lo de dentro y lo de fuera, pero lo de dentro, si cabe, aún con mayor saña.

En este sentido la respuesta del espectador español hacia su cine, resulta sintomática. Los españoles no vamos a ver cine nacional y no lo hacemos porque estamos predispuestos a que la película en cuestión (da igual que sea un drama, una comedia o un documental) nos decepcione. Y bastantes decepciones hemos acumulado ya a lo largo de nuestra Historia como para persistir en lamernos las heridas. Ante la certeza de que cualquier película española va a decepcionarnos, preferimos consumir cine extranjero, preferiblemente norteamericano, no porque nos guste más, sino porque nos disgusta menos. Tras empachar nuestros sentidos con cualquier producto made in Hollywood el comentario más usual entre los espectadores que abandonan la sala es “vaya mierda” o “vaya americanada”, que para el caso es lo mismo. Puede que nos duela el bolsillo al haber hecho una inversión tan nefasta de los 7,10 €  a los que cotiza el boleto, pero no nos duele el alma y porque el sentido del ridículo no tiene precio.

Eso sí, cuídense mucho de criticar lo español, sobre todo si no son españoles. Nuestro sentido patriótico es superior incluso al del ridículo y no toleramos, ni por asomo, que alguien nacido fuera de la Península Ibérica, ose cuestionar nuestras señas de identidad cultural, entre las que el cine ocupa un lugar preferente. A ver si lo entienden: los españoles celebramos la inversión millonaria en un film como Alatriste (18 millones de €) yendo a verlo en masa (más de 3 millones de espectadores) y acto seguido nos ponemos a despotricar de una película que, para colmo, nos confronta con nuestra idiosincrasia nacional viajando hasta el momento histórico en el cuál se fraguó ese sentimiento de derrota que todavía nos invade. Pero eso no significa que estemos dispuestos a encajar bien las críticas que a esta megaproducción puedan hacérsele allende los mares.

¿Les ha valido el ejemplo para entender la difícil relación que tenemos los españoles con nuestro cine? ¿No? Bueno pues no se preocupen, mi nombre es Jaime Iglesias, ejerzo como corresponsal de Cine PREMIERE en Madrid (capital del Reino) y desde hoy intentaré guiarles por las contradicciones de este hermoso y lunático país en lo que a su cine (y el de quienes nos visitan) se refiere.

La alfombra rojigualda se abre ante ustedes. ¡Pasen y vean!


 

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER