Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Adrián Ochoa. Descendiente mexicano que sí­ logró entrar a Pixar.

COLUMNA HAL9000

Por: Carlos Gómez Iniesta

03 / 12 / 2008

Adrián Ochoa. Descendiente mexicano que sí­ logró entrar a Pixar.

El relato de cómo uno de nosotros consiguió trabajó ahí. 

 

A todos aquellos que leyeron las 10 razones por las que hay que trabajar en Pixar y que enviaron su CV los felicito (espero que no haya sido ninguno de esta redacción inspirado por el tema de los desayunos). Los que no, a lo mejor pensaron que para un mexicano –o cualquier nacionalidad que no tenga el inglés como lengua nativa– la oportunidad estaba ya descartada por default. Por eso quise compartir la platica que tuve con Adrian Ochoa, hijo de padre moreliense y madre jalisciense, Administrador Técnico en la casa productora y a quien ya pudieron ver en las edición #171 de la revista junto con otros animadores latinos. Un tipo alegre, sencillo, pero sobre todo amable que nos da un ejemplo de desarrollo personal y profesional, de esos que inspiran. Es cierto a lo mejor tuvo suerte, pero, mantenerse ahí casi un década es ya cuestión de talento y un lugar que le permitió desarrollarlo.

Nota: El mismo Adrian estará leyendo este post por si quieren dejarle algún comentario.

¿Cómo y cuándo comenzaste a trabajar en Pixar?

Entré en 1996, hace 12 años. Empecé en la sala de correos, cuando la empresa apenas tenía como 250 empleados, hoy somos más de 1200. Un amigo mío que se llama Neftali trabaja aquí y mi tío es su cuñado. Mi tío es constructor y les estaba ampliando las instalaciones después de Toy Story. Andaban buscando a alguien para la sala de correos y entrevistaron a mucha gente. Cuando por fin contrataron a alguien, se reportó enfermo su primer día, así que mi tío les comentó que yo tenía muchas ganas de trabajar en Pixar. Al día siguiendo me entrevisté con el jefe de las instalaciones, un señor llamado DJ y que ahora es un gran amigo, y al día siguiente me contrataron. Desde entonces estoy aquí.

¿Qué hacías antes de entrar?
Cuando empecé a trabajar estaba en un mercado en Napa, California. Vendía lentes de sol en el invierno y cobijas en verano –ríe–. Luego estuve un rato en un lugar de comida rápida, en una tienda de ropa usada mientras estaba en la prepa y luego les ayudé a mis tíos en la construcción. Después de eso, en 1996, ya entré a la sala de correos de Pixar. Hacía de todo: cambiaba focos, mandaba cartas, ordenaba la papelería.

De chico veía todas las películas de Disney y cuando vi Star Wars, me sorprendió muchísimo. Cuando conocí a Neftali (antes de Pixar, él trabajo con Geroge Lucas) me di cuenta que había gente a quienes les pagaban y vivían de hacer películas. Yo quería hacer efectos especiales, pero luego salió Toy Story y se trataba de algo completamente diferente. Así que intenté entrar a la Academia de Arte para aprender cinematografía, pero era demasiado cara. En su lugar, entré al College of Marin y aprendí a manejar programas como Macromedia Director y Photoshop. Cuando todos mis amigos estaban comprándose un auto, yo ahorré para una computadora Apple y aprendí lo más que pude en ella. 12 años después, sigo trabajando en una Apple.

¿Cuántas clases tomaste para llegar a donde estás ahora? ¿Cuántos días a la semana?

En Pixar puedes tomar clases para aprender nuevas cosas. Guionismo, Photoshop, escultura, arte, pintura… básicamente cualquier cosa. Hasta tienen clases de baile y yoga… Cuidan mucho a sus empleados y yo tomé todas las clases que podía. Aproveché cualquier oportunidad que tenía para aprender algo nuevo.

¿Cuánto tiempo fue?

Me tomó un rato. Del cuarto de correos me pasé a Asistente de Producción en Monsters, Inc. Les hacía café, traía la comida… Luego me fui al Departamento de Historia en esa misma cinta. De ahí, estuve en ese departamento para Buscando a Nemo y en el de arte en Los increíbles. Para Cars, primero fui Coordinador de Historia y luego me transferí a Sets. Cuando hicimos Wall E trabajé en el Departamento de Personajes y eventualmente me convertí en el administrador de esa área.

¿Qué título tienes actualmente?
Para Wall E fui Administrador del Departamento de Personajes, en este momento soy Administrador Técnico para Cars Toons.

¿Cuál es tu satisfacción profesional más grande en Pixar?
Trabajar aquí, junto al equipo mas talentoso del mundo, es una satisfacción enorme. Laborar aquí es increíble pero, sobre todo, son las personas las que lo hacen un lugar tan especial. Una de las cosas más cool que he hecho fue una voz en Cars. Soy uno de los autos importados, Wingo, ¡hasta tengo mi propio juguete!

"Una de las cosas más cool que he hecho fue una voz en Cars. Soy uno de los autos importados, Wingo, ¡hasta tengo mi propio juguete!".

Ahorita estás trabajando en Cars Toons y además acabas de dirigir un corto…
Sí, Cars Toons es maravillosa. En este momento estoy intentando dirigir mi primer cortito, pero por mi cuenta con algunos amigos y primos. No es parte de Pixar.

Me acuerdo que invitaste a tu hermano a trabajar en Pixar… ¿Cómo le va?
Sí, él también está aquí. Es chistoso, porque de chicos siempre nos peleábamos, pero ahora vivimos y trabajamos juntos. Llevamos una buena relación. Él es supervisor del Departamento de Envíos y Recepciones.

¿Cuál es la siguiente meta que te gustaría conseguir?
Sólo trabajar en un gran proyecto junto a gente maravillosa. Espero poder seguir avanzando y tal vez algún día producir. Puedes aprender muchísimo sólo viendo y absorbiendo lo que hacen los demás, y aquí puedes aprender de los mejores. Hace poco ayudé en un corto que no era animado que produjo Pixar llamado Trifles. Fui el Supervisor de Guión. Lo acabamos de meter a Sundance y si lo aceptan me emocionaré mucho de ir a ese festival. Me gusta trabajar en todo lo que pueda, divertirme, aprender nuevas cosas, conocer a gente interesante y ver qué pasa.

¿Qué consejo le darías a otros mexicanos que quieran entrarle a la animación?
Pues no sólo en la animación, sino en cualquier área. No suelten sus sueños. Nada es gratis. Si quieres algo lo suficiente, trabaja para conseguirlo. Dale todo lo que tienes. Si no sabes hacer algo, aprende. Tengo muchos amigos que se quedan donde están y no hacen nada para lograr más. Se acomodan. Yo quiero seguir avanzando. Se necesita sacrificar mucho, pero las recompensas valen la pena. Y si alguien te rechaza, utiliza esa experiencia para demostrarles que están equivocados.
 
 

 

Carlos Gómez Iniesta

Colaborador en Cine Premiere desde 2001. Da pláticas, es jurado y ayuda a programar festivales. Los únicos maratones a los que va son de cine.

Ver más artículos de Carlos Gómez Iniesta

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER