Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Mario P. Székely

09 / 09 / 2016
deceso star trek

Anton Yelchin su última entrevista de Star Trek Sin límites

Durante la filmación de Star Trek Beyond, habló de su pasión por actuar, Jean-Luc Godard y su perro.

Vancouver, Canadá.- Anton Yelchin se ha tomado el tiempo de venir de su hotel para hablar con Cine Premiere hasta el foro de rodaje de Star Trek: Sin Límites (2016), producción tercera del universo gestado hace 50 años por Gene Rodenberry y que JJ Abrams lo relanzara en el 2009 teniendo a este actor nacido en Rusia entre su reparto estelar a bordo de la nave Enterprise.

Acompañado de su pequeño perro peludo de raza Brussels Griffon, Yelchin de 26 años luce ropa de civil. Sus compañeros uniformados como la Federación de Planetas lo exige, filman una escena nostálgica, donde el capitán Kirk (Chris Pine) observa una motocicleta y recuerda sus años de adolescencia, antes de ser llamado a la grandeza.

Frente a nosotros, Yelchin denota su pasión por la actuación y jamás se detendría a presumir sus cintas de índole independiente que han desfilado en festivales internacionales, o que ha logrado a besar en la pantalla a actrices como Jennifer Lawrence, Felicity Jones, Alexandra Daddario y Ashley Green.


CP: ¿Cómo son las cosas ahora filmando esta tercera película de Star Trek?
Anton: No creo que las cosas sean distintas. En cuanto el cómo nos llevamos, siempre todo mundo es buena onda con todos; porque de alguna manera hemos tenido mucho tiempos de salir juntos y convivir con el staff de rodaje.

En este momento de nuestras carreras, los actores nos conocemos lo suficientemente bien. Y como en Star Trek: sin límites no la filmamos en Los Ángeles, traemos esta sensación de que nos venimos a Canadá de excursión. Irónicamente o coincidiendo con el tema de esta serie de cintas,  todos estamos juntos en este viaje. Ha sido una sensación muy bella.

CP: ¿Están haciendo cosas distintas en Star Trek: sin límites a las otras dos películas, ahora que hubo cambio de director (Justin Lin) y Simon Pegg está de co-escritor?
Sí. Creo que todos estamos haciendo cosas distintas. La forma en que Simon (Pegg) y el co-escritor Doug Jung y el director Justin trabajaron en el guión de Sin Límites, para el reparto nos dieron mucho por hacer al mismo tiempo. Obviamente, Justin es muy bueno en la acción por su experiencia que tuvo en la serie de Rápidos y Furiosos; pero también la historia está llena de elemento humano y muchas situaciones de humor.

Sin Límites tiene dos cualidades: estar en medio de una cinta de acción épica, mientras que hay momentos de drama entre los personajes, con sus propios conflictos a resolver.


CP: ¿De qué manera te has sentido parte de este pase de estafeta por 5 décadas entre los actores fundadores de Star Trek y la nueva generación a la que perteneces?
Creo que hoy en día que hay varias franquicias, los actores se han acostumbrado como grupo a convivir cada periodo de tiempo para filmar las secuelas.

La fortuna que tiene nuestro grupo de actores, además de sentirnos honrados por seguir el legado de la franquicia de Star Trek es que son verdaderamente un grupo maravilloso de personas. Todos vienen a trabajar todos los días, siendo muy divertidos, y hacen loqueras y a la vez son muy listos, y trabajan maravilloso todos los días.

Como filmar es estar constantemente haciendo pequeños pedazos de escenas, tenemos mucho tiempo libre entre las tomas. Así que es muy bonito estar involucrado con este grupo maravilloso de personas. Ahora que ya hicimos tres películas juntos, en esta tercera parte me sentí… como ahora estamos en Vancouver y es una casa nueva para nosotros… pasamos mucho tiempo juntos incluso el fin de semana. Así que pienso que nuestra dinámica como seres humanos afecta nuestra dinámica como personajes, porque estamos muy cómoda entre nosotros.  

CP: ¿Cómo es tu relación con los fans Trekers?
La gente se ha portado muy genuina con nosotros. En general han abrazado a esta nueva generación de actores. Conmigo han sido muy buenos. Creo que vivimos un momento distinto a la de la serie original, porque heredamos todas estas historias y las portamos con nosotros -que creo que es distinto a originarlas de cero- somos quienes resguardamos este artefacto llamado Star Trek al cual respetamos.

Creo en cuanto a las carreras que cada quien tenemos fuera de Star Trek, es menos factible que nos estereotipen porque no somos los originales. Tenemos la oportunidad de honrar a estos personajes y participar en este universo maravilloso que se ha expandido a lo largo de los años; pero con la oportunidad de no ser esto lo único que nos dedicamos como actores.

Por lo mismo, la gente se acerca conmigo a la calle para conversar de Star Trek, pero también sobre otros proyectos de cine que me involucro.

Siempre me da mucho orgullo que la gente esté contenta con lo que estamos haciendo en Star Trek, porque si hay un sentido de responsabilidad entre nosotros.

CP: ¿Cómo se siente ser el más jovencito del puente del Enterprise?
Siempre he sido el bebé de este grupo de actores. Cuando hicimos la primera Star Trek (2009), yo tenía 18 años y Chris Pine la edad que tengo yo ahora.

La verdad es que no me gusta ir caminando por los escenarios pensando que soy un veterano. Aún me siento muy joven y todos nosotros somos muy jóvenes; pero como soy el que menos años tiene, supongo que eso me hace el bebé.


CP: Cómo te comparas a cuando iniciaste esta aventura de ser actor tan pequeño?
Creo que soy muy afortunado, porque comencé de muy chico, aunque sí pude hacer mucho de mi existencia fundamental antes de iniciarme como actor -aunque creo que todo la existencia es fundamental, creo que los primeros 10 años de vida en una persona son cruciales, después nada es consecuente- ; pero pude empezar como un bebé que sólo era grabado por el hecho de ser bebé y luego ya aprender a ser actor aún de niño.

Si me comparo ahora a hace una década que iniciamos el rodaje de la primera Star Trek, me siento muy distinto en términos de mi trabajo y de muchas otras cosas. Creo que la única cosa que no ha cambiado en términos de esta trilogía es que los quiero mucho más a mis compañeros, aún cuando desde el inicio me encariñé con ellos.

Mientras más cómodos estamos el uno con el otro, mejor se ve en la pantalla cuando hacemos una escena.

CP: Con todo este aprendizaje exponencial que has tenido, saliendo y regresando a Star Trek cada par de años, ¿has cambiado algo de tu interpretación de Chekov o decidiste mantenerte fiel a tu primera forma de interpretarlo?
Desde la primera película me sentí inspirado mucho por la actuación de Walter Koenig (original Chekov de la TV y cine de 1967-1994); pero mi sentimiento sobre actuar y en las cosas que me interesan en la vida, sí las baso en cómo cambio yo.

Ha sido muy interesante que cada vez que hacemos una película. Estoy en un sitio distinto pensando en cosas diferentes. Para Sin Límites, me sigo basando en el respeto que tengo en la actuación de Walter Koenig y cómo esos son los fundamentos de Checov, no los he cambiado la gran cosa.

Pero entre más conozco a Checov, más libre me siento al interpretarlo. Muchos rasgos de su personalidad o trasfondo de su historia proviene de la serie de televisión de los años 60; pero al final es un balance entre lo que inicié yo en el 2009 y mi incorporación de nuevas ideas que he traído del oficio de la actuación al personaje.


CP: Star Trek tiene la tradición de conectarse con temas sociales del momento como la segregación o la guerra fría o la integración de razas, ¿de qué manera se conecta Sin Límites con la sociedad de hoy, o es una aventura de acción y ya?
Creo que todo filme es un producto de la cultura que proviene. Ya sea algo intencional o no, literalmente eso sucede siempre y se refleja en una película como Star Trek: sin límites.

En la consciencia de lo que era el show original de TV, esas aventuras se hicieron en la sombra de la lucha de los derechos civiles y en plena guerra fría. Creo que si ves esa serie con William Shatner y Leonard Nimoy puedes vislumbrar la paranoia que existía en la relación hombre-tecnología, lo cual sucedió entre 1966 y 1968.

Recuerdo haber visto la cinta de ciencia ficción y film noir Alphaville de Jean-Luc Godard y regresar a ver Star Trek en la TV y darme cuenta que ambas historias lidiaban con esa preocupación de la humanidad y las máquinas.


Se me ocurrió la loca idea de que pudiéramos hacer un recorte de los close ups del personaje de Eddie Constantine (Lemmy Caution) y sustituir la de William Shatner (capitán Kirk), en ambos casos -Alphaville y Star Trek (1967)- porque en ambos casos había miedo a la tecnología de los años 60.

Para nosotros ahora, ya estamos 50 años después de esos miedos. Así que inevitablemente vamos a lidiar con  temas conscientes o no para nosotros. en algunos casos está en el diálogo y en muchos otros en la forma que se presenta la historia. Ciertamente hay cosas de nuestra cultura que sangran desde el texto del argumento hasta nosotros.

¿No se si me explico?, pero creo que el show clásico de TV de Star Trek tuvo que ver hasta por el momento en que la cadena de televisión (NBC) pasaba y luego el estudio Paramount. Ahora, con esta serie nueva de cintas, seguimos supeditados a las condiciones de la productora en tiempos del siglo XXI.

Pero creo que estamos inspirados todos a contar estas historias de Star Trek con una visión humanitaria, misma que proviene desde los cimientos del programa de TV original.

CP: Cuando veniste a filmar Star Trek: Sin Límites tuviste conversaciones con el director o guionistas sobre algo que deseabas hiciera tu personaje?
La verdad es que decidí esperar. Mi estilo de trabajo es sumergirme totalmente en el argumento en papel que me dan en las manos. Creo que es mejor asimilar la historia y preguntarme sobre qué puedo hacer con ella. Esa es la manera que me gusta trabajar.

Incluso cuando hago una pequeña película, en general no llego arrojando ideas personales. Sino que busco entender de lo que se trata este ser humano que estoy interpretando. Y aquí el director Justin Lin está muy abierto a trabajar en equipo, asegurándose que estos personajes que nosotros como actores le hemos invertido 8 años y con 50 años de tradición, él sabe muy bien dónde podemos experimentar y dónde no. Y claro que me encantaría traer una lista de sugerencias para Checov, pero hay tanta gente detrás capacitada detrás que no está en mi naturaleza decirles qué hacer.

No me imagino diciendo: “Hey chicos, pongamos a Checov en medio de una orgía en el acto 2 de la película”…. (¡Risas!), aunque tenga en mi lista muchas de estas ocurrencias, pero mejor me las quedo guardadas.

CP: ¿Y sobre tu perro que traes ahora…?
Es de Los Ángeles. Vino del espacio… es un perro espacial. Se vino sentado en mis piernas durante el vuelo a Canadá.


Autor

Mario P. Székely

Crítico de cine y periodista desde 1992. Ha escrito para el Reforma, El Universal, Esquire, Newsweek y GQ. Crítico de cabecera de Televisa Radio. Co-escribió los remakes de Hasta el viento tiene miedo (2007) y El libro de Piedra (2009). Vive en LA, California y se encarga del desarrollo de proyectos en Pig Newton para el actor Louis C.K.

Ver más artículos de Mario P. Székely

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas