Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Berlinale 61 Nummer Drei

COLUMNA FestivalBerlinale

Por: Staff Cine PREMIERE

12 / 02 / 2011

Berlinale 61 Nummer Drei

01:25 hrs. Ha sido un día extenuante mas no consigo dormir, así que me he desplazado hasta mi escritorio con la esperanza de encontrar el sueño entre las letras. El silencio es tal que escucho los quejidos de mi hija en el cuarto contiguo así como los murmullos incomprensibles con que se comunican mis vecinos del departamento de al lado, lo que hace que de pronto me sienta en una secuencia de La semilla del diablo… No cabe duda de que el peor de los efectos secundarios que contrae el pasarse varios días mirando películas es que uno no tarda en sentirse dentro de una, acaso la más hermosa y al mismo tiempo terrorífica que se haya visto jamás.
 
11:30 hrs. Sleeping Sickness, película en competencia del director Ulrich Köhler, transpira un dejo de complacencia pero no necesariamente de convencimiento. De ella yo me quedo con lo mío, que es pensar en lo complejas que pueden llegar a ser las relaciones humanas, no por masoquista o profundo sino simplemente porque eso se me da tan bien como a otros doblarse el pulgar hasta tocarse la muñeca o resolver un cubo rubik en cuestión de minutos. Un periodista chino me saca de mis cavilaciones mientras le pego sorbos a mi tercer café de la mañana. Me pregunta si sé algo sobre la posible aparición sorpresa de Madonna en el estómago del hotel Hyatt, donde tiene lugar las conferencias de prensa. Le respondo lo que sé al respecto: nada. O lo mismo que el resto de los que portamos un gafete rojo de plástico donde se lee “journalist”: Que se supone que viene pero solamente a promover su película –la segunda que dirige– entre las distribuidoras que se amontonan en el European Film Market. Al seguir mi camino recuerdo, por primera vez en mucho tiempo, que después de todo a mí nunca me ha gustado Madonna ni como actriz ni como cantante –a excepción de tres canciones: "Rain", "Borderline" y "Beautiful Stranger"–, y ahora que pienso mientras escribo o escribo mientras pienso tampoco sé porqué demonios estoy escribiendo sobre Madonna. ¡Bah!
 
14:30 hrs. Le he preguntado a un muy buen amigo chileno su opinión acerca de El Premio, la película de Paula Markovitch –al final nos concedió una entrevista en la Embajada y en lo personal me pareció una excelente persona–, misma que, como ya he mencionado, se encuentra en la selección oficial, y su respuesta me quedó rebotando en el cerebro al menos durante unos quince minutos: “Su intención, que a mí me parece, al menos, valiente, es como la de alguien que quiere contarte un partido de futbol sin mencionar nunca la pelota, los jugadores, la afición ni el estadio”.
 
15:30 hrs.
Ayer pequé en abundar sobre estrellas de Hollywood. Hoy no lo haré. Me conformaré con decir que Jeremy Irons no es como tú, tú y tú piensan –ni, obviamente, como yo solía hacerlo–. Contrario a aquel dandy de pajarita que yo imaginaba haciendo paseos por Kensington Gardens con un libro de poemas de Paul Valéry bajo el brazo, el histrión inglés tiene una debilidad enfermiza por las motocicletas, los motores ruidosos y, probablemente –esto es de mi cosecha– los best seller de Stieg Larsson. Al final aprecié estar equivocado: recordé que los actores son sólo actores.
 
23:35 hrs. Volví a fallar a la promesa que le hice a mi editora: No escribir más de media hoja, reducir estos onanismos mentales. ¿Mañana sí será una nota corta? Sí. Tal vez.
 
Siempre hay una noche sin foto. Si imagen. Una noche blanca. Una noche blanca de sábado. Una noche para amar los vacíos.
 
Tonight’s the night.
 
–Carlos Jesús González / Corresponsal Berlín

Staff Cine PREMIERE

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Ver más artículos de Staff Cine PREMIERE

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER