Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

De Leyendas Urbanas en el Cine...

COLUMNA Kino central

Por: Carlos Jesús González

21 / 11 / 2008

De Leyendas Urbanas en el Cine...

El otro día vi Ghost otra vez (doblada al alemán, claro está), y no me dormí ni tampoco maldije la cinta, como seguro lo habría hecho hace unos diez años. No dejó de asombrarme, sin embargo, que se tratase de una de las películas más taquilleras de principios de los noventa, sobre todo tomando en cuenta que la trama es bastante chafona y a ratos tan deslavada como los pantalones de mezclilla ochenteros que presume Demi Moore y que parecen fajados justo debajo de su busto. Y eso que no me meto con las cabelleras...

En fin. Lo cierto es que no pretendo hablar de Ghost ni mucho menos de las horrorosas pintas de sus protagonistas. Es sólo que justo esa noche en que la observé, y mientras conciliaba el sueño, me vino a la memoria aquella baratísima "leyenda urbana fílmica" que se manejó más o menos por esa misma época y que tenía que ver con la aparición de un supuesto fantasma en cierta secuencia de "Tres Hombres y un Bebé", protagonizada por Tom Selleck, Ted Danson y el malogrado Steve Guttenberg. Recuerdo que en la preparatoria todo el mundo hablaba de eso, y sin mayor esfuerzo me vieneron a la mente las viejas palabras del "chino" Flores, el primer cinéfilo que conocí en la vida, cuando dio su comentario al respecto en el patio del recreo, entre jugos Boing y bolsas de Cazares: "sí, yo ya lo he mirado y me moría de miedo", exclamó Flores, "es el fantasma de un niño que vivía en ese departamento en el que filmaron, y quien se suicidó unos años antes. Por eso su alma sigue en pena. Tal vez quiera decir algo". Yo como que no le quería creer al "chino", muy dado a inventarse cosas, pero su voz estaba pintada de una solemnidad apabullante, por no decir un miedo absoluto. Así que me tragué la historia.

Luego de aquel día fui varias veces al videoclub (que en aquel entonces habrían sido unas doce veces), en las semanas subsecuentes, hasta que de plano me desesperé o el relato del fantasma pasó de moda. No fue sino hasta que apareció el Internet que me crucé con esa noticia olvidada y, por fortuna, con la resolución al enigma: No se trataba de ningún fantasma (de hecho la secuencia no fue filmada en departamento alguno sino en un set acondicionado para ello), sino de un cartón promocional, de esos que uno se encuentra con Batman, Adal Ramones, qué se yo a quién más, en videoclubs o centros comerciales-, con la foto del mismo Ted Danson, mismo que el encargado del departamento de utilería posiblemente olvidó quitar de la ventana a la hora de filmar. El hecho, como sea, ayudó sospechosamente a que la secuela de la cinta, "3 Men and a Little Lady", funcionara medianamente en taquilla, con todo y que era una verdadera porquería de película. De allí surge la otra pregunta, el lugar común en que convergen la mayor parte de los internautas: ¿Acaso fueron los mismos estudios quienes planearon y luego esparcieron el rumor del fantasma?

Y mientras la reflexión surge en nuestras cabezas como un espíritu, les dejo aquí la polémica escena. Pongan atención, porque de cualquier modo tiene su punto spooky:

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER