Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: César Albarrán Torres

31 / 12 / 1969
entrevista

Dev Patel & Freida Pinto

La pareja de Slumdog Millionaire habla sobre el éxito mundial de la película.

Por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

Charlamos con los protagonistas de la cinta que está arrasando con festival en el que se presente, aquella que es capaz de animar a la persona más amargada y que logra que todos y cada uno de quienes aparecen en pantalla nos roben el corazón, como lo hicieron Dev Patel y Freida Pinto.

Dev Patel: el chico de mamá deja el hogar

Quisiera ser millonario, fama internacional de la noche a la mañana, ¿qué sigue para ti?
Odio estas preguntas, realmente me incomodan. Bueno, no. Pero es extraño. Digo, yo era chico normal de Harrow (Inglaterra) con mi mamá diciéndome que haga la cama y limpie mi cuarto. Y luego llego a este set, me dan el papel principal y todo cambia. Soy una parte importante del filme, soy una gran pieza del rompecabezas. Estuve trabajando con adultos apasionados con lo que hacían y ninguno nos dimos cuenta de qué tan grande sería la cinta. En el set era pura sangre, sudor, lágrimas y el caos de Mumbai… ahora la recepción que ha tenido la cinta es increíble. Me siento muy afortunado, pero sigo tomándome cada día a la vez y ya veremos qué sucede después. –Desde entonces, el joven fue seleccionado para uno de los papeles principales en la próxima cinta de M. Night Shyamalan, Avatar: The Last Airbender–.

Mencionas a tu mamá y Danny Boyle nos dijo que a veces era muy difícil librarse de ella, que siempre estaba ahí…
–Ríe– Sí, eso fue lo peor. En algunas de las pruebas me tocaron escenas románticas con Freida y, obviamente, no es algo que quiero hacer frente a mi mamá. Digo, ella es genial pero es muy raro. En mi primer casting, estaba formado con otros jóvenes bien parecidos que venían muy arreglados y con sus novias a un lado… y ahí estaba yo, de 17 años y con mi mamá. Me decía a mí mismo: “No, ¡esto no está funcionando!”. Pero ella es genial. De hecho, empecé a actuar porque ella vio un anuncio en el periódico solicitando actores para un nuevo drama de adolescentes en un canal pequeño que se llama E4. Decía que si tenías entre 16 y 18 años, aunque no tuvieras experiencia, fueras al National Youth Theater en Londres en tal fecha. Yo tenía 16, estaba en exámenes, y mi mamá me avisó la noche anterior que mañana iríamos a una audición. Mi cara literalmente se cayó al piso. Me la pasé diciéndole, “¡Yo no soy actor y no me van a dar el papel! ¡Necesito estudiar para mi examen!”. Y luego ahí estábamos, entre todos los estudiantes de actuación calentando sus cuerdas vocales. Me dieron una estampa con un número y pasé, luego me hablaron para una segunda prueba y así entré a Skins, una serie para adolescentes que luego se volvió un poco de culto. Ella siempre me ha impulsado pero, ¿eso significa que la quiero en el set cuando hago cosas románticas y amorosas? No.

Obviamente fuiste criado en Inglaterra, ¿cómo fue el acostumbrarte a los manierismos y costumbres de India para sentirte en casa?
Sorprendentemente, ésa fue la parte más difícil. Estás sentado en tu cuarto leyendo el guión y crees que sabes cómo va a ser y cómo vas a interpretar al personaje. Pero tenía que salirme de esa mentalidad extranjera. Cuando llegué a la locación y vi cómo son estos lugares, como Paravi que tiene una población de dos millones, no era nada como lo imaginaba. En India le llaman “colonias” porque son como un solo organismo. Todos se conocen entre sí y trabajan juntos. Hubo un momento genial que se me quedó muy grabado. Estaba caminando y junto a mí pasó un niñito con un chaleco comiendo una paleta helada que le venía escurriendo por la ropa. A un lado había un grupo de hombres muy grandes e instintivamente piensas que están sospechosos. Luego, uno de ellos agarró al niño. Pero lo levantó, lo limpió con un pañuelo y lo dejó ir. Fue sólo un momento, pero me llegó mucho. Te da un sentido de comunidad. Si vives en ese ambiente, tienes que ser optimista al igual que oportunista. Cambió mi visión de todo.

Freida Pinto: la vida después de Quisiera ser millonario.

Sin tener experiencia actuando, ¿cómo conseguiste el papel en esta cinta?
Fue toda una aventura. Cuando mi manager me dijo que un agente de casting estaba en Bombay para encontrar a los principales para la nueva cinta de Danny Boyle, pensé que era una broma: ¿por qué vendría a filmar una película a India? Yo ya era gran fan de Trainspotting. Así que fui y audicioné con la escena de la cocina y pensé, “Ok, hay muchísimas personas que quieren esto y a mí me van a olvidar fácilmente porque no tengo experiencia”. Lo bueno, y yo no sabía eso todavía, es que Danny no estaba buscando a alguien con trabajo previo. Un mes después recibí una llamada donde me decían que había pasado una primera selección y que Danny vendría a India a vernos personalmente. ¡Me emocioné muchísimo, pensé que sería genial! Pero no me imaginaba que me sometería a un proceso de selección de seis meses, que estuvo divertido, pero fue como entrar a la escuela de actuación de Danny Boyle. Cada mes regresábamos a Bombay y lo veía una o dos veces al mes. Pero después de esos seis meses me dieron el papel y valió la pena.

Regresemos tantito, ¿no tenías experiencia, pero ya tenías un manager?

Supe que quería entrar a la actuación desde como los cinco años. Cuando me gradué de St. David’s College en Bombay, que es una universidad muy famosa, me encontré con que era muy difícil entrar a la industria de Bombay porque es muy cerrada. Necesitas tener un padre o madre o hermanos ahí dentro para que te abran una puerta y te metan. Eso no estaba funcionando, así que intenté con el mundo del modelaje y me contrataron en Elite Model Management. Estuve con ellos como dos años y medio y tuve muchos trabajos. Al final me convertí en la presentadora de un programa de viajes y pude visitar muchos lugares en el sur de Asia, lo cual fue muy divertido. Y justo cuando estaban por cancelar el programa, me llegó este filme.

¿Crees que Bollywood te abrirá sus puertas ahora?
No sé, pero sé que no quiero hacer las típicas películas de ahí porque no me veo corriendo por los árboles cantando y bailando. Si acaso, sería en lo que en India llamamos “cine paralelo”, algo así. Bollywood tiene una política muy complicada bajo la superficie.

¿Eso está relacionado con la mafia de Bombay? ¿Eso es parte de la vida en India?
De una forma extraña sí, y ha sucedido por varios años. De hecho los directores y actores en Bollywood reciben muchas llamadas de extorsión, así que sí es bastante grande y no lo puedes evitar si trabajas ahí. Pero claro, a la gente normal como yo, si van caminando por la calle, no se los va a llevar la mafia. Simplemente no funciona así. La gente que tiene mucho dinero es la que suele ser engañada por ellos. Cuando escuchas sobre algún disturbio o una bomba, nunca estás seguro. Lo ocultan mucho. No andan caminando por la calle con cadenas, lucen muy normales. Pero sí, sí existe.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde la película?
Creo que me he vuelto más segura de mí misma. A pesar de haber sido conductora del programa de viajes, no sé si antes de esto me hubiera podido sentar contigo a hablar así. Creo que gracias a Danny Boyle y a su pasión por esta cinta, me volví igual de pasional por ella y por mi trabajo. Danny te da ese tipo de confianza para salir y explorar. El sólo hecho de que él tuviera fe en mí para hacer esto, me hizo ver que hay algo ahí y me dan ganas de salir a demostrarlo. Y eso verdaderamente cambió mi vida.


 


 

Autor

César Albarrán Torres

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Ver más artículos de César Albarrán Torres

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas