Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Doble Premio: nº1 en la taquilla española y de postre...Ministra

COLUMNA LaMadrePatria

Por: Jaime Iglesias

07 / 04 / 2009

Doble Premio: nº1 en la taquilla española y de postre...Ministra

 

Había expectación ante el estreno de “Los abrazos rotos”, pero ni siquiera Almodóvar con todo su empaque publicitario pudo destronar el reinado de Clint Eastwood en las taquillas españolas. Hubieron de venir dos directores de perfil transgresor, hijos bastardos del tufillo levemente naif y petardo que desprendían las primeras películas del director manchego a imponer su ley en la taquilla española. David Menkes y Alfonso Albacete, tan acostumbrados a confundir modernidad con vacuidad han resuelto volver a sus orígenes como cineastas en Mentiras y gordas, una película que se ha situado al frente del box office hispano y que resulta de la ecuación: juventud + desenfreno + drogas de diseño + crisis existencial + techno-house. Aliño en mezcolanza que cubre un plato verdaderamente insípido, eso sí, servido por rostros populares de las ficciones televisivas condenados a fungir como iconos teenagers antes que como intérpretes, pues sus bellos rostros lucen mejor en los cuadernos de los y las adolescentes que en una obra de calidad.
 
Hoy, precisamente, he tenido oportunidad de entrevistar a Gerardo Vera, director del Centro Dramático Nacional y éste me confesaba su frustración ante la nula calidad de la mayor parte de actores jóvenes de este país, obsesionados con llegar y arrasar antes que con aprender un oficio para el que la mayoría, no reúne las aptitudes necesarias.
 
Queriendo dotar de calidad a su producto se entiende que Albacete y Menkes convocaran para el guión de Mentiras y Gordas a Ángeles González Sinde, directora, Presidenta de la Academia Española de Cine y una de las guionistas más solventes y reputadas del panorama nacional. De lo que no se tenían noticias era de que su eficacia como cineasta fuera pareja a su talento para la gestión cultural (dos años al frente de la Academia de Cine resultan un insuficiente balance para juzgar las posibilidades de Ángeles González Sinde en este territorio), pero algo ha debido de ver en ella el Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero para nombrarla nada menos que Ministra de Cultura en su última remodelación del Ejecutivo.
Bien es cierto que en su cometido como guionista de Mentiras y gordas Ángeles González Sinde ha obrado el milagro de hacer conectar a la audiencia española con una obra producida en su propio país y ese es el camino que se marcan todos los responsables que han venido ocupando la cartera de Cultura: forjar una industria sólida (ya sea en el cine en el teatro o en la danza) desde la que acometer producciones de calidad que logren cosechar el interés del público.
 
Dicho esto, si el modelo a seguir es Mentiras y gordas, si para lograr el favor de la audiencia hemos de ajustarnos a la retórica del videoclip y hacer absurdas concesiones al segmento más descerebrado de nuestra población hasta saciar sus apetitos más básicos en la absurda celebración de una eterna adolescencia vivida bajo el lema “no pienses, actúa” y que encima el producto en cuestión se nos venda como una obra de interés sociológico, cuando no antropológico, si todo esto es lo que se entiende como “manifestación cultural”, entonces, apelando a un término eminentemente teatral, lo mejor es “hacer mutis por el foro” o, emulando a los avestruces meter la cabeza en el agujero hasta que se aclaren las cosas.
 
En fin, démosle por el momento un voto de confianza a Ángeles González Sinde que en apenas diez días ha conseguido un doble triunfo: que uno de sus guiones arrase en las taquillas españolas y que el Presidente del Gobierno le conceda la cartera de Cultura. ¡Ahí es nada!

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER