the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Sergio López Aguirre

31 / 12 / 1969
entrevista

El director Mario Muñoz y su protagonista Ricardo Polanco

La segunda parte del Q&A con el cast y crew de Bajo la sal.

Por Iván Morales

Parte 2.

¿Cómo entraron a Bajo la sal? Evidentemente fueron procesos enteramente diferentes, así que platíquenme un poquito de esto...
Mario Muñoz: Pues es un proyecto que lleva ya casi ocho años. En realidad comenzó en un concurso de argumentos que se llamaba Sin escribir no hay cine, y llevaba el título de La venganza del valle de las muñecas. Era un argumento padrísimo y después de cinco años de estarlo rescribiendo, encontramos gente que lo quería producir. Así empezamos a crear la película y poco a poco fue mutando hasta volverse Bajo la sal. Una vez que teníamos ese lugar en Baja California, comencé a adaptar todo hacia esa locación pero conservando las ideas originales. ¿Como cuánto tiempo antes de empezar a filmar, fuiste al primer casting? –Le pregunta a Ricardo–.

Ricardo Polanco: ¿Mi primer casting? Como un año antes de empezar a filmar. O año y medio. Cuando todavía se desarrollaba en Michoacán.

MM: Exacto, sí, porque fue antes de encontrar este lugar y que cambiara todo. Un año después regresaste y ya era una historia completamente diferente.

RP: Sí, antes de empezar a filmar era otra. Tiempo después de ese primer casting, me hablaron para una audición, pero yo asumí que era para otra cosa. Cuando me dieron unas escenas para repasar, me di cuenta que era el mismo y me emocioné muchísimo.

¿Tenían chance de improvisar o era todo muy apegado al guión?
RP: Pues era importante respetar la idea, pero realmente no casarte con algo específico. Finalmente habíamos vivido todo el proceso de los personajes y los conocíamos bastante bien, así que podíamos llegar a improvisar algo que fuera congruente.
 
MM: Es chistoso, porque yo siento que los actores son mi termómetro humano de la realidad de los personajes. Yo les decía que si sentían que algo no funcionaba, había que platicarlo. De repente uno como guionista se clava y pierdes la realidad humana de lo que el personaje diría, haría o sentiría. Aunque no hubo mucha improvisación como tal, sí hubo momentos en los que sentíamos que determinada escena no funcionaba y lo trabajábamos para que saliera bien.

¿Cómo fue tu proceso de preparación? Sé que fueron a un panteón…
RP: Sí, Mario nos mandó a un panteón. Yo no quería ir –ríe–. Le pregunté si era muy necesario que fuera y me dijo que sí. Al estar ahí, realmente entendí lo que tenía que hacer. ¿Y tú ya habías ido antes? –le pregunta a Mario–.

MM: Sí. Hubo mucha investigación y un embalsamador estuvo siempre con nosotros. Así que todo lo que ves que hacen en la película, es lo que realmente se hace en estos lugares. Y así igual tuvimos asesoría de policías…

¿Cuál dirían ustedes que es la idea central, por qué contar esta historia?
RP: Es una historia humana y universal que puede pasar en muchos lados. El hecho de profundizar en las relaciones y ver cómo cada uno enfrenta la pérdida es muy interesante.

MM: Yo coincido mucho con Ricardo. Para mí la película es un thriller y el género es algo que siempre me ha interesado mucho. Es algo encantador, porque es como responder una gran ecuación, sabes que al final tiene que haber un malo, un bueno y que se tienen que enfrentar. Hay una serie de reglas qué cumplir y una vez que tienes esas reglas, puedes jugar como quieras.

Oye, y otra cosa que quería platicar contigo son… las animaciones.
MM: Las animaciones. Sí, eso fue algo que estuvo desde el principio y pasaban drafts y drafts y las animaciones no las tocábamos porque sabíamos que le darían una dimensión increíble a la película. Y bueno, siempre quisimos que René Castillo fuera el director de esos segmentos. No sabes qué disciplinado y qué colaborador… es un tipazo. Y su trabajo es alucinante. Le dije que hiciera lo que quisiera, como si él fuera Víctor y estuviera creando estas cosas. Entonces, a pesar de que nos poníamos de acuerdo y trabajábamos todo en conjunto, él alimentó su visión y la pudo plasmar ahí con libertad.
 

Autor

Sergio López Aguirre

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Ver más artículos de Sergio López Aguirre

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas