Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: César Albarrán Torres

31 / 12 / 1969
entrevista

El hombre rudo del momento

Salvando el día mientras maneja su estrellato.

Por Antonio Camarillo / Enviado Montreal

Mejor conocido por sus vertiginosos turnos al volante en filmes como El transportador y La estafa maestra –y personajes por demás rudos en Juegos y trampas o El asesino solitario–, el actor británico vuelve a las andadas con La carrera de la muerte (Death Race), suerte de remake que se rodó el año pasado en locaciones de Montreal, Canadá, y que se estrena este viernes en las salas nacionales. Esto fue lo que nos platicó durante un descanso de la filmación.


¿Por qué aceptaste participar en esta película?
¿Estás bromeando? ¡Los autos! Basta con echarles un ojo… Paul –W.S. Anderson, el director– me enseñó los bocetos, y pensé: “¡Dios mío! ¡Es lo más cool que he visto!”. Me mostró el guión, me enseñó los dibujos de los autos, me fui a casa y de inmediato lo leí. Creo que es brillante. Es una película de acción con elementos de drama, que me proporciona la motivación para vengar los entuertos y salvar el día.

¿Viste la original, Death Race 2000?
Sí. Ésta es muy distinta; es más un homenaje, diría yo.

¿Qué nos puedes decir sobre tu personaje?
Creo que tuvo una juventud difícil, entrando y saliendo de prisiones y centros de detención. Pero es uno de esos tipos que se ha enmendado: se consiguió una buena esposa, y se mantuvo lejos de problemas gracias a su talento detrás del volante. Luego perdió su licencia por alguna razón, y aun así tiene un trabajo normal, y es feliz con su esposa y su bebé. Pero de pronto se ve envuelto en una situación que lo pone de nuevo detrás de las rejas. Y entonces se le presenta la oportunidad de correr en esta carrera…



Se ve obligado por las circunstancias…
Sí. Hay mucha gente que probablemente ha hecho cosas de las que se arrepiente; eso no las hace malas personas. La gente cambia, y él descubre que ha cambiado. Pero se ve arrastrado en una situación turbia.

¿Ha sido difícil la filmación?
Bueno, no he bebido nada en meses, he estado entrenando como un bastardo. Me sujeto seis días a la semana a una dieta absurda, tratando de tener el cuerpo que tendría un reo. Esa gente da miedo. Basta con que te des una vuelta por el patio de una prisión…

¿Y ha valido la pena?
Sí. Estoy en la mejor condición física de mi vida. Realmente me tomé esto muy en serio; he sacrificado muchas comodidades. De veras ha sido como estar en prisión. Es una gran oportunidad para mí: es una película de un gran estudio, y el guión es magnífico; tengo una excelente relación con Paul, me encanta como dirige… No quería dejar nada al azar.



Hasta conociste a un reo de una prisión real cuando te preparabas para el papel…
¡Sí! Era un asesino serial; había decapitado gente y hecho no sé qué cosas cuando estaba afuera, y lo volvió a hacer ya adentro. Era un maldito hijo de puta. Recuerdo que el guardia se acercó a la ventana para llamar su atención, y entonces se acercó y me miró con esos fríos ojos de asesino. “Yo sé quién eres” me dijo, “¿sabes a quién te pareces?”, y entonces dijo: “¡Jason Statham!”. Yo lo único que pensé fue: “¡Carajo! ¿Cómo lo sabe? ¡Probablemente estoy en su lista!”, fue muy gracioso... sí, y muy raro.

Parece que te gusta manejar en las películas…

Bueno, aquí no he tenido la oportunidad aún… Nos quedan todavía cinco o seis semanas, y todo lo que hemos hecho son escenas afuera de los coches.

O sea que no puedes esperar…
Alguien se va a ganar una gran golpiza si no me dejan manejar, sí. Me encantan los grandes autos americanos. Y el mío tiene potencia suficiente bajo el capó. Es un coche arreglado, de hecho. Y, aunque nos hemos tomado nuestras licencias, si has manejado un carro con 630 caballos de fuerza sabes lo que eso significa…

¿Es como un juego para ti?
Es muy divertido, sí. Me encanta. Siempre he tenido una fascinación por los autos y las carreras; he corrido con algunos amigos, y hasta ahí. Pero también he ido a las 24 Horas de Le Mans. Creo que la mayoría de los hombres están interesados en los autos de carreras… hasta cierto punto.
 

Autor

César Albarrán Torres

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Ver más artículos de César Albarrán Torres

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas