Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

31 / 12 / 1969
entrevista

Entrevista con Clint y Angelina

Hablan acerca de su más reciente filme, El sustituto.

Por Vera Anderson

Angelina Jolie: Mujer de familia

Como madre, ¿qué pensaste cuando leíste el guión por primera vez?
Ésta fue muy difícil para mí. Leí el guión y no podía dejarlo, pero no quería, no quería tocar algo que tuviera que ver con niños secuestrados. Me asustó y ese es mi miedo más grande, que algo le suceda a mis hijos. No lo quería hacer, pero luego empecé a platicarle la historia a Brad y me puse a pensar en esta mujer y lo que tuvo que pasar, no podía sacármela de la mente. Todo el proceso del filme fue muy intenso. Creo que mis hijos se empezaron a volver un poco claustrofóbicos porque estaba durmiendo con ellos y todo el tiempo quería saber dónde estaban todos. Estuve muy emocional, fue lo más difícil que he hecho, el enfrentarme a mi pesadilla más grande. Nunca pude soltarlo. No creo que tengas que ser madre para interpretar a una, pero en este caso no creo que lo hubiera hecho con tanta emoción o entendimiento si no lo fuera. Todos sabían que estaría un poco loca durante la filmación, que iba a estar llorando mucho y abrazando a todos a cada rato.

Cuando estamos creciendo, nos dicen que podemos confiar en la policía, pero en el contexto de esta historia verdadera, ¿todavía son personas en las que podemos confiar?
¿El gobierno? Creo que esa es una pregunta grande. Es complicado, pero creo que es importante cuestionar a las autoridades y al gobierno. Nunca debes aceptar lo que te digan si sabes que está mal. Creo que eso es algo hermoso en esta cinta, ver a la democracia en acción, ves la oportunidad de pararte frente a las autoridades y pelear como un ciudadano individual. Yo intento enseñarle a mis hijos sobre sus propios instintos y sobre quiénes son y lo que está bien y mal. Seguido me preguntan cuando ven la televisión si esa persona es mala y yo les contesto :“¿Está haciendo algo malo? ¿Está lastimando a alguien? Si sí, entonces sí es una persona mala”. Mi hijo tiene curiosidad sobre los militares y me pregunta si este país es bueno o malo. Yo le contesto: “Depende a quién le preguntes. Es muy complicado”.

Eres un ícono norteamericano que voluntariamente ha decidido criar a su familia en otro país, ¿eso refleja tus sentimientos sobre Estados Unidos?
Para nada, estoy muy orgullosa de ser estadounidense. Todos mis hijos tienen pasaportes de aquí y la nacionalidad. Pero creo que ellos representan lo mejor que tiene este país, que somos una mezcla de culturas y nacionalidades. Eso son mis hijos y espero que aprendan a apreciar y respetar otras partes del mundo y educarse sobre ellas. Para mí, eso significa el ser estadounidense. Pero por otro lado, mis hijos han nacido en otros lugares y aprenderán sobre esos lugares, son asiáticos y africanos y ya están muy orgullosos de esa herencia también. Pero eso no quita el hecho de que son norteamericanos o que sus padres están orgullosos de serlo también.

El hecho de tener una de las caras más reconocibles del planeta, y que es más difícil moverte aquí que en otras partes del mundo, ¿también es parte de la razón?
No soy sólo yo, recuerda que vivo con Brad, quien ha tenido que vivir con eso más tiempo que yo. Compartimos eso y sólo hacemos lo que podemos para que sea divertido y pasarla bien. Estamos muy agradecidos de la vida que hemos tenido. Sí desearía tener más libertad, especialmente con mis hijos, para poder salir y ver cosas con ellos. Pero me siento muy afortunada de levantarme cada día y vivir con mi gente favorita, los más chistosos que conozco y con mi mejor amigo. Tenemos una familia grande, ruidosa y ocupada, así que no me siento muy aislada de las cosas que son importantes para mí. Sí quiero que mis hijos tengan más libertades y espero que entre menos tiempo estemos en el ojo público, ellos se sientan más y más libres de eso y que lo tendrán lejos de nosotros. Pero, ¿desearía que en este momento pudiera caminar por la calle con ellos? Claro, sí. Ir con ellos por un helado y llevarlos caminando por Manhattan como mi mamá hizo conmigo, claro. Pero no puedo.
 

Clint Eastwood: Recordando viejos tiempos con El sustituto

Si hay un tema recurrente en tus cintas, es el de la justicia, a veces el crimen y la justicia…
Creo que buscar y encontrar justicia siempre es algo muy satisfactorio en términos de contar una historia. Pero el acto injusto de vida real de El sustituto es más acentuado que en muchas de las historias ficticias que he leído. Es increíble que esto haya sucedido en Los Ángeles, que ha tenido muchos regimenes corruptos en la policía a lo largo de los años. Pero que una mujer haya sido puesta en esa posición en los 20 y la forma en que la trataron, es una muestra del lugar que ocupaban ellas en ese tiempo. Y la historia se remonta un poco a algo tipo Gaslight –haciendo referencia a la película de Hitchcock–, donde te empiezan a manipular psicológicamente. Una buena parte del diálogo de la cinta lo sacamos directo de las páginas del Los Angeles Herald, el Los Angeles Times y otros periódicos de la época. Todo el diálogo y la información estaba ahí en los artículos sobre el caso y el escritor, J. Michael Straczynski, literalmente tomó pedazos del periódico y los pegó en el guión. Así que cuando leía  los parlamentos, podía darle vuelta a la página y encontraba exactamente lo mismo en el periódico de 1928. Es muy cierto que a veces la verdad es más extraña que la ficción. Fue muy sorpresivo darme cuenta que el crimen en sí fue tan espantoso, que sería tentador hacer la historia alrededor de eso. Pero él hizo una cosa muy inteligente, estructuró la historia para que te dieras cuenta el por qué estaban desapareciendo estos niños después de que ya estabas emocionalmente involucrado en la injusticia de lo que le sucedía a ella.

¿Puedes hablar sobre lo que Angelina Jolie aportó al papel?
Angelina tiene un talento excepcional, es una muy buena actriz, pero carga el peso de tener una de las caras más hermosas que hay, y como ha estado en la portada de tantas revistas en los últimos años, a la gente se le olvida lo talentosa que es. Es probablemente una de las actrices con las que más fácil se trabaja, en términos de estar preparada y que llegara con un gran conocimiento del guión. Estaba enamorada de la historia y tenía muchas ganas de hacerla. Ella trabaja muy instintivamente y no le da miedo probar alguna emoción por primera vez frente a las cámaras, sin necesidad de repasarla muchas veces en ensayos. Y así me gusta filmar, así que funcionó a la perfección.

Habiendo nacido en 1930, tú eras muy pequeño como para recordar este caso, pero ¿el filme te llegó de alguna forma en especial, tal vez sobre cómo lucía tu madre en los 30 y 40?
Es irónico porque cuando hicimos la última parte del filme, cuando cortamos hacia 1935, toda la ropa era exactamente el tipo de cosa que mi madre usaba. Como ese vestido verde, mi madre siempre usaba un vestido verde porque siempre se veía particularmente bien de ese color. Sí me recordó algunas cosas, porque crecí a mediados de los 30, por ejemplo la forma en que mi madre y sus amigas se pintaban los labios con ese rojo tan vivo. Fue una época divertida para volver a visitar porque yo tenía un poco de conocimiento de primera mano. Yo todavía no estaba en 1928, pero el primer auto al que me subí en mi vida fue un Modelo T de ese año.

Hay rumores conflictivos sobre lo que finalmente le pasó a Christine Collins, una versión dice que fue encerrada en una institución psiquiátrica después del escándalo y que ahí murió en 1935…
No, definitivamente no la metieron a una institución. De hecho, hay un historiador que habló con mi productor asociado el otro día, que dice tener pruebas de que ella falleció en 1960. Existen muchos misterios sobre lo que le sucedió a la gente involucrada. Intenté averiguar qué le pasó al ministro porque era un personaje interesante y nadie parece saber nada. La iglesia fue destruida, estaba por la Universidad del Sur de California (USC). Se rumora que el niño impostor, Sanford Clark, se mudó a Canadá y entró a un ministerio, pero lo único que sabemos de seguro, es que en su tumba dice que vivió hasta los 92 años. La mayoría de los testigos ya están muertos, así que nunca sabremos. Pero es una historia fascinante, ¿no?

Autor

Clara Itzel Hernández Valladares

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Ver más artículos de Clara Itzel Hernández Valladares

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas