Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: César Albarrán Torres

31 / 12 / 1969
entrevista

Gerard, Katherine y la cruda verdad

Los protagonistas hablan sobre esta guerra de los sexos.

Por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

El genéro de la comedia romántica puede ser muchas cosas, de tonta y melosa a inteligente e ingeniosa. The Ugly Truth es de las segundas, y aunque algunos públicos puedan encontrar esta versión de la batalla entre los sexos molesta o incluso ofensiva, no hay duda de que es muy divertido ver a Gerard Butler y Katherine Heigl discutir. El día de prensa de la cinta fue interrumpido con una amenaza de bomba, así que la siguiente entrevista fue realizada en un restaurante atascado de gente, frente al hotel Four Seasons en Beverly Hills.

Debido al tema, es fácil imaginar que durante el rodaje hubieron muchas risas...
El director, Robert Luketic, se mete de repente: Una vez recuerdo haberme reído tanto que tiré café encima de mi supervisor de guión porque estaba ahí sentado viendo a Katherine tener un orgasmo en la mesa durante la cena tomando mi café de la mañana. Y los cien extras que llegaron no tenían idea de lo que estaba sucediendo, sólo se preguntaban qué tipo de película estábamos haciendo.

KH: Sí, cuando leí el guión por primera vez, esa fue mi escena favorita. Como que se me olvidó lo que sería realmente hacerla.

GB: Frente a cien personas.

KH: Frente a gente que no conocía muy bien y algunos a quienes no conocía para nada. Pero al final fue muy divertido y, bueno, cansado. Y luego ya, se acabó.

GB: Yo me acuerdo que le agarré un seno a Kate. Y le di una nalgada. La escena donde va a abrir la puerta y le digo "Espera, ven aquí". Y ella regresa y le doy la nalgada. No tengo idea por qué tuve que hacer eso, no tiene ningún sentido con la escena. Hubieron muchas risas detrás de la cámara. Y fue mi primer día, de hecho estuve muy nervioso porque tenía que hacer el acento americano. Tuve que luchar por eso, porque nadie quería que yo lo hiciera. Literalmente tuve que ir a audicionar mi acento.

KH: El escocés es muy sexy.

GB: Estaba muy nervioso y cada vez que volteaba para jalarle el pelo, se me olvidaban mis líneas. Y una de las veces que voltee, sentía que ella iba a pensar: "¿Quién le dio el papel a este tipo? Ni siquiera se sabe sus líneas, tiene ese acento horrible y me acaba de agarrar un seno". Porque le intenté agarrar el pelo, pero puse mi mano derecha en su pecho sin querer y seguí haciendo la escena. ¡Y ese fue mi primer día!

Tu personaje es bastante molesto, ¿te relacionas con él de alguna forma?
GB: Me gustaría irme por el camino seguro y decir que no, que no me identifico con él para nada, pero la verdad es que sí, sí me relacioné con él. No comparto su visión tan fuerte, todo lo que piensa es demasiado loco y exagerado, pero sin duda sí hay un poco de verdad en lo que dice. Ése es el poder de la comedia.

Y Katherine, ¿por qué crees que escoges papeles donde interpretas a mujeres tan tensas?
Sí me empecé a preguntar por qué seleccionaba estos, de por qué tiendo a irme hacia estas mujeres tan estresadas y obsesivo compulsivas. Y luego me di cuenta que se debe a que me relaciono con ellas. No soy tan mala como Abby, pero definitivamente tengo una tendencia a necesitar el orden y creer que ese orden me ayudará a controlar el resultado. Me gusta la estructura. Me gustan las cosas de cierta forma. Entiendo por completo la idea de querer un piso en el séptimo piso con vista hacia el amanecer. Pero entre más envejezco, más me doy cuenta que no puedes controlar los desenlaces. Tienes que irte con la corriente y eso ya se empieza a sentir como la mujer que soy en mis treintas.

¿Cuál es tú verdad desnuda?
GB: Mis inseguridades. Son básicamente lo que me alimentan, son las cosas que me mantienen vivo. Vivo de eso. Tengo una gran vida, pero a veces siento como si estuviera en una pelea de box conmigo mismo.

En un mundo en el que la gente tiende a decir lo que creen que la gente quiere escuchar, ¿qué tan fácil es ser verdaderamente honesto? ¿O controlas mucho lo que dices?
Creo que en realidad pasamos muy poquito tiempo diciendo la verdad, y en realidad, da igual –ríe–. Porque creo, en relación con esta película, que Mike Chadwick representa algo ridículo pero hay algo de verdad en las cosas que dice. Y creo que si las mujeres supieran lo que pasa por la mente de un hombre a cada momento, nunca nos perdonarían. Y creo que lo mismo sucede en la mente de las mujeres, que no siempre pensamos de la forma en que nos gusta fingir que pensamos.

KH: De hecho, yo creo que sería mejor si me dijeras lo que quieras y ya decido yo si sí o si no, ¿me explico? Osea, sólo ponerlo ahí todo enfrente y seamos honestos el uno con el otro, y luego ya te digo si le entro o no. ¿Qué tal eso? No quiero tener que estar adivinando. Y casi siempre puedes ver cuando alguien te está diciendo lo que quieres escuchar o si están siendo ellos mismos.

Ambos han dicho que la vida sería más fácil si siempre pudiéramos decir la verdad. ¿Pero estamos listos para eso?
GB: Claro. Si te pudiera decir que tienes unas tetas geniales. Pero en una sociedad de buenos modales, eso es inaceptable. Yo le digo a Katherine que ella tiene tetas geniales.

KH: Y me hace sentir muy bien.

Autor

César Albarrán Torres

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Ver más artículos de César Albarrán Torres

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas