the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

31 / 12 / 1969
entrevista

Jason Segel & Paul Rudd

 Entrevistamos a los funny men y protagonistas de la comedia Te amo, brother. 

Por Vera Anderson

Jason Segel: Con la bendición de Judd Apatow

La última vez que hablamos fue justo antes del estreno de Cómo sobrevivir a mi ex, desde entonces, ¿cuánto te han molestado por el desnudo?
La peor fue mi madre. No le había dicho del desnudo frontal completo hasta la primera proyección de prueba… pensé que sería una sorpresa chistosa. Cuando pasó la escena volteé a verla y estaba llorando. No fue un buen momento. Luego hace poco, una chica se me acercó y me dijo “Oye, acabo de ver Sarah Marshall. Tienes un pene genial”. Entonces me di la vuelta y le pregunté “Wow, ¿en serio?”, y me dijo “No” y se regresó a reírse con sus amigas señalándome. Historia verdadera.

Te amo, brother es una cinta sobre la amistad masculina, un tema recurrente en el mundo Apatow desde Freaks and Geeks, ¿puedes hablar sobre esa dinámica?
Sabes, una de las cosas interesantes sobre ese tiempo es que todos éramos muy inocentes. Yo tenía 18, Rogen 16. Todos estábamos muy chicos y no sabíamos lo bien que la teníamos. Nunca he tenido una experiencia similar de nuevo, incluso con estas películas, como que ese brillo ya se ha desvanecido con todo lo que sabemos de la industria. En aquel entonces ese aspecto nunca se nos ocurría. Recuerdo que sólo queríamos que estuviera buena y todas la noches Seth Rogen y James Franco iban a mi departamento a ensayar las escenas del día siguiente. Nunca he vuelto a hacer eso. Ahora sólo llego y creo que sé lo que tengo que hacer y cómo hacerlo. Fue increíble el sólo querer que fuera genial, el sólo quererlo. Me sentí un poco así con Sarah Marshall, porque sentía que mi carrera estaba en riesgo, pero era diferente, esa inocencia ya se había ido.

Creo que hay una combinación de razones para que nos hayamos seguido juntos. Una es que Judd reconoció algo en nosotros, sabes, hicieron una búsqueda internacional para el elenco de Freaks and Geeks y creo que encontró gente con la que se relacionaba cómicamente. La otra cosa, y creo que de esto nunca he hablado con él, pero Judd nos jaló terminando la prepa. Yo nunca fui a la universidad por haber hecho Freaks and Geeks. Creo que cuando cancelaron el show, Judd se sintió un poco responsable de nosotros, como si tuviera alguna obligación hacia estos chavos que de repente ya no tenían a dónde ir. Se aseguró que todos estuviéramos bien, y no tenía por qué hacer eso. En ese sentido es como una figura paternal. Estábamos en un avión privado volando después del estreno de Sarah Marshall y en algún momento él se volteó y me dijo: “Ya por fin te conseguí el protagónico en una película. Ya puedo descansar”. Y así, se recargó en el asiento y se durmió. Fue un momento muy bello para mí.

Ahora ya tienes tu nombre sobre el título, ¿cómo afecta tu trabajo en el cine el estar atado a la serie de televisión?
Estoy increíblemente agradecido con How I Met Your Mother. Llegó en un momento en que nadie me estaba dando trabajo. Creo que estar en este show hizo posible que se realizara Sarah Marshall. Siento que el estar en un programa exitoso me dio credibilidad. Y estoy muy agradecido por eso con ellos.

Paul Rudd: ¿Cara de pocos amigos?

Haz hecho algunos de tus mejores trabajos con Judd Apatow, ¿cómo se conocieron?
Pues lo conocí en El periodista, pero de hecho tuvimos una conexión chistosa por algunos años antes. Yo estaba en una cena hablando sobre cómo inventarte nombres falsos era un verdadero arte, y uno de mis favoritos era Gurn Blanston que es de un disco de Steve Martin. Alguien me dijo “Ah, eso explica el mail de Judd Apatow”. Yo lo conocía porque amaba Freaks and Geeks, así que cuando llegué a casa le escribí a ese correo, creo que era GurnBlanston@aol.com. Creo que ya lo cambió (o me va a matar) pero le escribí diciéndole que me gustaba su referencia, me respondió y así estuvimos en contacto alrededor de un año. Luego ya lo conocí en persona en la audición para El periodista.

Ok, entonces eres fan del mail, y también están Facebook, MySpace, Twitter, blogs… ¿eres parte de esta nueva cultura de las redes sociales?
No. Creo que suena padre. He escuchado a mucha gente hablar de Twitter últimamente. Pero yo no estoy en ninguno de esos. Creo que ya se me pasó. Siento que estoy ya un poco grande para eso. Mi hermana tiene Facebook y a veces me escribe con cosas como: “Jamás vas a adivinar a quién me encontré”. Y resulta ser algún vecino de cuando éramos niños. ¿Realmente necesito ser “amigo” de él? Estoy demasiado tiempo frente a la computadora de cualquier forma y todo suena como que sería una gran absorción de tiempo.

Tu personaje en la cinta no tiene amigos de toda la vida…
Cuando leí el guión me sorprendí que este tema nunca se hubiera tocado… o por lo menos no en nada que conociera. Lo sentí fresco y divertido, pero no se me hacía algo descabellado. Pensé en mi propia familia y cómo mi papá tenía amigos de más joven, pero luego los únicos amigos de mis padres eran de mi mamá. Y cualquier tipo de calendario social, él como que nada más iba a acompañarla. Conozco a algunos otros hombres que también son así. Incluso mientras más pasa el tiempo, mi propia vida social, estando casado y todo, siento que empieza a desvanecerse naturalmente. Pero la idea de salir a buscar a alguien que sea tu amigo es interesante y chistosa. Creo que es hasta más difícil que encontrar alguien con quien salir en plan romántico.

Tú y Jason tienen muy buena química juntos. ¿Qué tan diferente es encontrar eso entre dos actores masculinos que con una actriz?
Es como la vida. Con alguna gente simplemente haces click, con otras no. Jason y yo ya hemos trabajado juntos algunas veces, y creo que es el mismo caso con los demás que han trabajado con Judd, que ya nos conocemos tan bien que nos gusta pasar tiempo juntos. Y con este tipo de película, en la que improvisamos mucho, se facilita mucho porque jugamos entre nosotros. Conocemos el ritmo del otro. Tenemos sensibilidades similares. Nos hacen reír las mismas cosas. Y sobre si es más fácil con un hombre o una mujer, pues realmente depende de la persona.

Autor

Clara Itzel Hernández Valladares

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Ver más artículos de Clara Itzel Hernández Valladares

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas