the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

John Cusack y su Edgar Allan Poe

COLUMNA Hollywood Boulevard

Por: Vera Anderson

30 / 04 / 2012

John Cusack y su Edgar Allan Poe

El actor lo interpreta en el filme El cuervo, guía para un asesino. 

Asistí a la proyección de El cuervo, guía para un asesino (The Raven) esperando una película de terror intelectual, pero me sorprendió encontrarme con un thriller psicológico provocativo, entretenido y, lo acepto, algo extraño. El filme es una versión fantástica de lo que pudo haber pasado en los 5 últimos días en la vida de Edgar Allan Poe, que están cubiertos por un velo de misterio. 
 
“Recuerdo haber leído a Poe en mi clase de literatura: lo considerábamos el padrino del movimiento gótico”, dice John Cusack, quien encarna al famoso autor –no es una elección tan arrojada como parece. “Por esto, fue emocionante interpretarlo en una película fantástica donde Poe se convierte en parte de su propia historia; es como si Poe realizara una deconstrucción de Poe. No es una cinta biográfica, pero tiene su sabor, tanto pop como esotérico, de alta y baja culturas. Él quería crear literatura importante y a la par escribir thrillers emocionantes que hicieran eco a la neurosis de la gente y fueran vendedores. Era un hombre muy inteligente”. 
 
¿Y qué hay del infame lado oscuro de Poe? “En definitiva tenía una existencia oscura. Era un alcohólico terrible que tenía periodos de lucidez entre borrachera y borrachera. Las tres mujeres más importantes de su vida murieron de tuberculosis en sus brazos. Alguna vez dijo: ‘No pude amar sino en aquellos lugares en que la muerte se unió al aliento de la belleza’. Así que toda su estética giraba en torno a unir la belleza y el éxtasis religioso con la muerte. Algunas de sus historias, como El rey peste o La máscara de la muerte roja, narran cómo la plaga llega a las puertas del feudo y reflejan la neurosis de esa época, u otro tipo de neurosis moderna. Creo que siempre fue un tipo al que le fascinaba ese espacio entre la vigilia y el sueño. Ese hueco entre la vida y la muerte, ése crepúsculo. Y, en términos mitológicos, para mi The Raven se encuentra entre los dos mundos. Creo que fue un pionero en muchos sentidos. Intelectual, psíquica y creativamente alcanzó lugares nunca antes explorados. Y era un rockstar de la época, en cierto sentido, aunque debido a que en ese entonces no se protegían los derechos de autor, a pesar de la popularidad de su obra nunca ganó dinero. Nadie sabe en realidad lo que sucedió al final de su vida. Se cree que murió de intoxicación alcohólica, pero hay muchas teorías. No sé si hay alguna versión de Poe que tenga un final feliz. Sin embargo, en ocasiones las personas viven una existencia trágica pero la obra que dejan tras de sí tiene cierta valentía que hace que la desgracia tenga un sentido. Poe fue como un alquimista, ya que tomó todo su dolor, paranoia y neurosis y los transfirió a su trabajo de manera honesta, en una obra que resiste al paso del tiempo”. 
 
Pero no dejen que esta interpretación los espante…. The Raven es una película disfrutable en el mejor sentido de la palabra. 
 

follow me buttons

 
John Cusack on playing Poe
 
Having gone to a screening of The Raven expecting some sort of highbrow horror, I was surprised to instead see a provocative and entertaining – and OK, somewhat strange - psychological thriller sort of fantasy version of what might have happened during the mysterious last five days in the life of Edgar Allan Poe. 
 
“I remember reading Poe in English class, we thought of him as the godfather of Goth,” says John Cusack, who stars as the famed author – not such a stretch as it might seem. “So it was exciting to play him in a fantasy movie where Poe becomes part of his own story, sort of Poe deconstructing Poe. It’s not a biopic, but it gets to the flavors of him - both pop and esoteric, pulp and highbrow. He wanted to create important literature and at the same time write tantalizing thrillers that would play on people’s neurosis and sell. He was a very clever man.”
 
And what about Poe’s infamous dark side?  “He certainly did have a dark life. He was a really bad alcoholic, with periods of lucidity between binges. And the three most important women in his life died of tuberculosis in his arms. He once said, ‘I could not love except where death linked his with beauty’s breath.’ So his whole aesthetic was linking beauty and religious awe with death. So some of his stories like King Pest, or, you know, Mask of the Red Death, when the plague is coming into the feudal gates, those reflect the neurosis of the times, or the new sort of modern neurosis. I think he was always just a guy who was also fascinated with that space between waking and dreaming. And that space between life and death, that twilight space. And THE RAVEN to me, mythologically, is a harbinger between the two worlds. I think he was a pioneer in many ways. He went to places, psychically, intellectually, creatively, that no one had ever gone before. And he was a rock star of that day, in a sense – though because there was no copyright protection then, in spite of the popularity of his work he never made any money. And at the end of his life, no one really knows what happened to him. It’s believed that it was alcoholic poisoning, but there are many theories. I don’t know if there’s any version of Poe that ends with a happy ending. But sometimes people can have tragic lives but the work that they leave behind has a certain courage to it that makes the tragedy of their life meaningful. And Poe was like an alchemist in that he took all of his pain and his paranoia and his neurosis and he put it honestly into this work that stands the test of time.”
 
But don’t let all these words about meaning scare you, it’s a movie movie in the best sense of the word…
 

follow me buttons

 

Vera Anderson

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Ver más artículos de Vera Anderson

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER