Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

31 / 12 / 1969
entrevista

John Sayles: Padre del cine indie

“Hacer una película sobre música te permite acercarte al público de una manera más cómoda..."

Por Jaime Iglesias / Corresponsal Madrid

Uno de los padres del cine independiente norteamericano, John Sayles, al estilo de Robert Altman, siempre se las ha ingeniado para meterse de lleno en la idiosincracia de los Estados Unidos. Con Honeydripper: Sueños de Rock and Roll, actualmente en la cartelera mexicana, escudriña los orígenes de una música que es un bastión de identidad cultural para Estados Unidos. En el Festival de San Sebastián, Cine PREMIERE habló en exclusiva con el cineasta neoyorquino.

Eres uno de los iconos del “cine independiente norteamericano”. ¿Exactamente en qué consiste esta independencia?
Hacer una película resulta algo muy costoso, de ahí que aquellos que invierten su capital en este negocio pretenden lograr un margen de beneficios importante, aunque sea a costa de sacrificar el componente artístico que conlleva toda obra cinematográfica. A partir de ahí, uno puede claudicar ante los agentes económicos y dedicarse a hacer aquello por lo que le pagan. Pero sin entrar a cuestionar el sentido último de su trabajo o, por el contrario, rebelarse contra quienes consideran toda manifestación artística como una suerte de ciencia exacta y lo único que buscan es agradar a las masas. Esta postura es más cómoda pero, desde mi punto de vista, bastante menos interesante en tanto anula cualquier atisbo de creatividad.

A menor inversión ¿mayor libertad?
Claro, pero no sólo se trata de una cuestión económica. Cuando rodamos la película, no encontramos algún estudio o compañía interesada en aportar el dinero necesario para la producción, a pesar de tratarse de una película que no exigía asumir grandes riesgos económicos. Lo que ocurre es que Honeydripper..., como la mayoría de nuestras películas, posee un grado de complejidad que los estudios no están dispuestos a asumir, ya que ellos trabajan para una audiencia que lo que demanda es precisamente lo contrario, es decir, simplicidad. Quieren una narración lineal con héroes muy definidos y villanos de manual y cuando haces algo que busca trascender eso todo son pegas.

Ya que mencionas el tema de la complejidad. Es interesante contemplar como, pese a los diferentes niveles de lectura que plantea una película como Honeydripper..., muchos espectadores asuman que su película no pasa de ser un filme musical.
Desde una perspectiva canónica se trata de eso, de una película que refleja un momento de inflexión en el devenir de la música afroamericana, cuando ésta deja de reflejar el lamento de los trabajadores de los campos de algodón y comienza a emerger como un fenómeno masivo dando paso a lo que luego sería el rock & roll.

A eso voy, puede que el filme sea, efectivamente cine musical pero, fundamentalmente se trata de una película que refleja un proceso de transformación social.
Efectivamente, al ambientar la acción de la película en Alabama a inicios de la década de los 50 buscaba precisamente eso: confrontar la dinámica de cambio que estaba comenzando a gestarse con el legado de una sociedad esclavista. En la transformación está la base de cualquier conflicto y a mí como narrador de historias me interesa mucho profundizar en aquellos escenarios donde se ponen de manifiesto situaciones de cambio. En los años 50 las transformaciones más evidentes se dieron en el ámbito de la música, además los músicos son seres especiales, ellos no entienden de razas, de credos o de idiomas, se manifiestan a través de sus instrumentos y tienden al mestizaje consciente o inconscientemente, generando puntos de encuentro entre las distintas culturas. Por esta razón, hacer una película sobre música te permite acercarte al público de una manera más cómoda que apelando a realidades más oscuras. Desde este punto de vista creo que Honeydripper... es bastante compleja pero carece de una carga discursiva como para poder llegar a considerarlo un filme político en un sentido estricto.

             

Autor

Clara Itzel Hernández Valladares

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Ver más artículos de Clara Itzel Hernández Valladares

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas