Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Vera Anderson

20 / 11 / 2016
joseph gordon levitt entrevistas

Entrevista Joseph Gordon Levitt por Snowden

Platicamos con Joseph Gordon-Levitt sobre el encuentro que tuvo con Edward Snowden para preparar su papel y la polémica detrás de la cinta.

¿Edward Snowden fue un noble luchador de la libertad de expresión y de la responsabilidad democrática o un traidor oportunista que filtró revelaciones top secret? Por ese mismo cuestionamiento a Joseph Gordon-Levitt le aconsejaron rechazar el controversial rol del denunciante de la CIA. Nos alegra que no lo haya hecho, porque encarna por completo a Snowden; cada gesto y palabra los matizó con tal sutileza que es fácil olvidar que estamos viendo una interpretación.

¿Qué pensaste cuando se te ofreció este proyecto?

Estaba muy emocionado porque Oliver Stone me llamó. Soy fan de muchas de sus películas y había escuchado el nombre de Edward Snowden pero no sabía nada de su historia. Cuando se dio a conocer a mediados de 2013 yo estaba muy ocupado con mi trabajo y no estaba al pendiente de las noticias. Aunque me sentía muy halagado de que Oliver me llamara y me ofreciera el papel, quería indagar al respecto.  

¿Qué te sorprendió de lo que aprendiste?

Bueno, una de las cosas que más me sorprendió fue la historia de James Clapper, Director de la Inteligencia Nacional (Director of National Intelligence) que a principios de 2013, unos meses antes de que Edward Snowden hiciera lo que hizo, testificó ante el Congreso y juró decir la verdad cuando se le preguntó si la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) estaba recolectando grabaciones de millones de ciudadanos americanos. Él dijo que no, mintió descaradamente. Eso me parece alarmante por dos razones. Uno: genera shock escuchar a un funcionario de alto rango cometer perjurio de esa manera. Me parece sorpresivo y atemorizante. Dos: muchos de los críticos de Edward Snowden dicen: 'Bueno, ¿por qué no se quejó por los canales apropiados? ¿Por qué no fue con sus superiores?'. Pero ahí estaba el jefe del jefe del jefe del jefe siendo interrogado por un senador miembro del comité de inteligencia. Ron Wyden fue el senador de dicho comité que cuestionó a James Clapper mientras mentía. Deshonestamente ocultó esa información de los ciudadanos estadounidenses y eso demuestra que Edward Snowden pudo haberse quejado y no hubiera importado. Alguien tenía que revelar esa información para que hubiera consecuencias. ¿Me preguntas qué fue lo que me pareció más sorpresivo? Esa historia me lo pareció cuando la leí, pero también me hizo sentir agradecido porque Edward Snowden actuó como lo hizo. 

¿Tú tienes ese tipo de pasión como para levantar la voz aunque podría costarte tu libertad? 

No puedo decir que tengo ese tipo de valor, porque nunca he tenido que arriesgar mi vida para nada. Ciertamente es admirable. Una de las cosas que no mucha gente sabe de Snowden es que se enlistó en la milicia estadounidense en 2004 y si sabes lo que estaba pasando en el país en ese año, sabrás que cualquiera que se enlistara tenía que ir a pelear a Irak, que era el lugar más peligroso del mundo. Era alguien que verdaderamente quería ir y pelear por aquello en lo que creía y eso es lo que detalla esta película. Te lleva nueve años atrás en su vida, puedes ver la transformación de un joven que quiere arriesgar su vida al irse a la guerra de Irak porque incuestionablemente cree que todo lo que hace el gobierno estadounidense es correcto. Cree firmemente en los principios en los que se fundó el país, los principios de democracia, del gobierno rindiéndole cuentas a la gente y no viceversa, que él estaba dispuesto a arriesgar su vida y libertad para cumplir con esos principios.   

¿Este proyecto te hizo cambiar la relación que tienes con tu teléfono o tu computadora? 

Me volví más consciente de quién puede estar recolectando mi información y la cual, por cierto, no sólo se va al gobierno. De hecho, quien más reúne información no es el gobierno, son los gigantes tecnológicos: Google, Facebook, etc. Una de las cosas de las que estoy más consciente es lo que estoy aceptando cuando al dar click selecciono la casilla para decir que estoy de acuerdo con los términos del servicio de mi mail, mi música o lo que sea, de qué están haciendo estas compañías con la información que obtienen sobre mí y si quiero que lo hagan. No necesariamente creo que Facebook o Google estén haciendo cosas malas con la información, pero antes ni siquiera me detenía a pensar en que la estaban recolectando. 

¿Pasas mucho tiempo en casa en la computadora? 

Sí, ya sea que trabaje para mi productora Hit Record o en lo que sea que esté trabajando en el momento —como ahora que estoy coescribiendo Fraggle Rock— o leyendo otros guiones. Para muchas cosas que hago necesito la computadora y, además, siempre cargo conmigo un smartphone. Tiendo a ser optimista sobre hacia dónde se dirige la tecnología. Creo que las máquinas que se están volviendo más y más poderosas tienen el potencial de ser maravillosas para nosotros, de usarse para hacer cosas increíbles y productivas. También es importante tener en cuenta que toda la tecnología es un arma de doble filo y depende de nosotros estar conscientes de que se use en nuestro beneficio y no en nuestro detrimento.

En tu experiencia personal con Edward Snowden, ¿cómo fue tu primer encuentro con él, cómo fue tu primera impresión? ¿Estabas nervioso?  

Volé a Moscú para reunirme con el señor Snowden y su novia Lindsay Mills, que en la película es interpretada por Shailenne (Woodley) y platicamos durante cerca de cuatro horas. Para ser honesto, probablemente estaba un poco nervioso y es gracioso porque casi nunca me siento así cuando conozco gente, pero ésta era una persona que estaba en una categoría diferente que cuando voy a conocer a alguno de mis ídolos en la industria del cine, por ejemplo. Pero también estoy acostumbrado a usar esos nervios y transformarlos en emoción. Creo que era muy importante conocerlo como persona. Respeto bastante el intento que hace por poner la atención en los temas de los que habla y no en él mismo. Sin embargo, necesitaba interpretarlo como un actor que da vida a un ser humano y necesitaba darme una idea de él como tal para tratar de adentrarme en quién es más allá de la política. Sólo quería ver cómo le da la mano a alguien, cómo se sienta en una silla, cómo come y cosas por el estilo. Una de los primeros detalles que noté es que tiene buenos modales y creo que se debe a que él creció en Carolina del Norte, donde se enfatizan más los buenos modales que al sur de California, donde yo crecí. Y ese era el tipo de cosas que me interesaban cuando lo conocí.

Autor

Vera Anderson

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Ver más artículos de Vera Anderson

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas