Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Las patadas inéditas de Zaror

COLUMNA CinefiliadesdeChile

Por: Staff Cine PREMIERE

11 / 03 / 2009

Las patadas inéditas de Zaror

 foto: Parcela Producciones

Zaror en Mandrill, artes marciales a lo 007.

Su nuevo héroe, Tony Mandrill, está en pleno desarrollo. Cine Premiere estuvo en el rodaje y Zaror contó que esta producción incorpora técnicas de combate nunca antes vistas en una película de artes marciales y, también, más diálogos que sus personajes anteriores.

En las instalaciones de la Hacienda Santa Martina, en La Dehesa, Santiago de Chile, el equipo de Mandrill filma a toda máquina poniendo exhaustivo detallismo en la continuidad entre una escena y otra, porque están rodando a una cámara usando una Red One (4k) y por tratarse de locaciones, muchas veces se han adecuado a las condiciones del lugar. Sin embargo, Mandrill encuentra su camino y todos están entusiasmados con la nueva película.

Marko Zaror (30 años) es el artista marcial que da vida al protagonista, Tony Mandrill. Es prolijo y aunque aparece en la mayoría de las tomas, sigue preocupándose por los detalles de producción y aportando ideas que propone al director, Ernesto Díaz, a medida que avanza el rodaje.

Diego Santander, productor ejecutivo de la película, explica que además, Mandrill trae novedades interesantes para la fanaticada que sigue las películas de Zaror. “Hay escenas que en términos de técnica, no se han visto en antes en otras películas de artes marciales”, dice refiriéndose a dos movimientos que el actor quiso incorporar en el plan de acción.

Zaror, que se ha destacado en varias disciplinas, especialmente taekwondo, y que ha sido doble de Dwayne Johnson (La Roca) en la película El Tesoro del Amazonas, asegura que no usa stunts para las escenas de acción. “Eso lo hago yo, de eso se trata”, indica y Santander agrega que “él es su propio coach, aunque Miguel de Luca, que también participa en la película, es uno de sus grandes maestros. Esta vez De Luca tiene un rol quizá no tan importante en términos de tiempo en pantalla, pero sí en términos dramáticos”.

Pero lo más destacado son las nuevas patadas. “Hay dos movimientos que nunca se han visto en la historia de las películas de artes marciales. Son dos patadas bien particulares que se conocen en un nicho de artistas marciales muy selecto de competidores o seleccionados de alto nivel. Es que las artes marciales han evolucionado y ahora se incorporaron las artes marciales extremas, con más acrobacia, muchas patadas, saltos y giros en el aire”, explica Zaror.

Sin embargo, Mandrill usa pistola. “Pero siempre limita su uso a situaciones con peligro de muerte, porque él no es un asesino”, acota el actor y luego, agrega que no se trata de un conflicto en la moral de su personaje, “la tiene re-clara. Lo hace por un caso bien particular, que tienen que verlo en la película, anda buscando a un asesino importante y no lo hace sólo por andar matando gente”. 

A lo Clint Eastwood

Para el director de la cinta, Ernesto Díaz, la personalidad del protagonista se identifica como “un cazarrecompensas pero de los tiempos modernos, como el ‘hombre sin nombre’ que hacía Clint Eastwood en los spaghetti western, pero en la actualidad, como James Bond”. Por su parte, Marko Zaror acota: “Este personaje está claramente inspirado en las películas de James Bond o el Súper Agente Cobra. Es un tipo ya más bacán, más cool, con más confianza, pero se encuentra con algo de su pasado y todo lo bacán se le da vuelta y se ve en un problema grande”. En relación a sus papeles anteriores, también desarrollados entre las artes marciales y bajo la dirección de Ernesto Díaz, Marko explica las diferencias: “Kiltro era más niño, más inocente y Mirageman era como para adentro con un trauma bastante grande”. Sin embargo, una de las diferencias radicales está en el guión y es que en este filme, el protagonista habla bastante más que en Mirageman, “él estaba traumado y no era lógico que fuera un parlanchín… pero este otro personaje (Mandrill) tiene más personalidad”.

Santander se suma a las diferencias y es más preciso aún en cuanto a las técnicas de combate: “En Kiltro hay un tipo de pelea bastante más cercana al manga japonés, el personaje tiene un arma secreta y es más sangriento; Mirageman es más callejera, más ruda y más real a la vez, es una película similar a lo que uno podría encontrarse al ver a una persona peleando a puñetes en la calle. Y Mandrill tiene un estilo de pelea con más acrobacia y movimientos que no se han visto en el cine”.

Díaz explica que pese a tener tomas de acrobacias y luchas, a medida que el equipo se ha ido afianzando y ya cuenta su tercera película, lo que parece lo más difícil ha sido lo más simple. “Si hay algo que s ehace más fácil con el tiempo son las escenas de acción”, y es que en Kiltro encontraron idearon su propio sistema “con poco presupuesto, porque la diferencia con Hollywood es demasiada en los métodos, y luego, en Mirageman lo pudimos hacer mucho mejor y se hace cada vez más fácil”. Por otro lado, la experiencia previa del equipo también ayuda: “La relación con el director de foto, Nicolás Ibieta, está mucho más sólida y ya hay como una sinergía creativa”, sostiene Díaz. De todas maneras, vale destacar que ninguna de las películas está relacionada. 

Y si bien, los fanáticos del género en Chile hablan de las películas de Zaror y no del director, Ernesto Díaz tiene su propia apreciación al respecto: “Las películas de género están súper marcadas por el héroe de acción, entonces, está bien que las películas sean de Marko como las de Bruce Lee o Jackie Chan”. Y sobre su propia marca en las producciones, Ernesto dice que no percibe su propia impronta, “eso es muy subjetivo, no me doy cuenta… quizá algo en el humor”.

Fe de festivales

En medio de la crisis económica mundial, el equipo de Mandrill se atrevió a rodar tal como lo tenía previsto, según Santander aseguraron el apoyo comercial y acomodaron los tiempos de filmación, pero no tienen claro cuando esté lista la película para ser estrenada. Confían en que podrán presentarla en los festivales del género, como el Fantastic Fest de Estados Unidos (septiembre) o el Pifan de Corea (julio). “Siempre hay algo que mostrar, espero que haya un off-line”, acota Santander. Mientras, en Chile y los demás países de América, habrá que esperar, pero los realizadores están confiados, sobre todo, porque saben que es un producto muy esperado , ya que se trata de los únicos productores de este género en Chile y posiblemente en todo el Cono Sur. “Al parecer somos los únicos, porque no ha salido ninguna otra película así que se presente oficialmente en festivales o salas de cine. Estoy seguro que debe haber gente acción, pero de artes marciales, como género neto, somos los primeros”, concluye Ernesto Díaz.

DATOS DE MANDRILL

Rodaje: Desde el 20 de febrero al 25 de marzo de 2009.

Locaciones: Suite presidencial del Hotel Intercontinental, Santiago de Chile; Camino Costero de Con-con, Chile; Hacienda Santa Martina, Santiago de Chile; edificio en el Centro de Santiago de Chile y Casino Atlantic City de Lima, Perú.

Director: Ernesto Díaz E.

Protagonista: Marko Zaror

Elenco: Miguel A. de Luca, Celine Reymond, Augusto Schuster, Alejandro Castillo.

Género: Acción, aventuras, artes marciales.

Equipo realizador: Compuesto por 35 personas aproximadamente.

País: Chile.

Argumento:

Antonio Espinoza es un joven que tras sufrir una experiencia traumática decide seguir los pasos del héroe que ve en TV y se convierte en un tremendo cazarrecompensas: Tony Mandrill, que captura criminales, pero con una motivación mucho más profunda. Con el tiempo averigua la verdadera identidad del asesino de su padre y lo busca por Latinoamérica, pero antes de encontrarlo conoce a alguien que lo hará dudar de su objetivo.

Curiosidades:

- Marko Zaror, Ernesto Díaz y Diego Santander eran compañeros de colegio y ahí comenzó a gestarse su interés por el cine. Hacían cortos.

- Zaror y De Luca crearon una empresa de stunts para producciones audiovisuales. El equipo de dobles se llama Kiltro Stunt Team porque comenzó con esa película. “Hice un casting, seleccioné a 15 personas y con el tiempo se han ido sumando”, recuerda Marko.

- La madre de Marko Zaror fue quien lo inspiró a convertirse en artista marcial porque ella misma es instructora de una de esas disciplinas. Simpática y luciendo muy jovial, se aparece por el set de grabaciones para observar a su hijo. Saluda a todos y todos le sonríen.

- El adolescente actor chileno Augusto Schuster, protagonista de series de TV como Química y Amango, interpreta al propio Antonio Espinoza cuando niño. Zaror quedó muy complacido con su participación.

- Celine Reymond, la actriz principal del filme es pareja en la vida real de Marko Zaror y tiene un público que la sigue tras su participación en la serie de TVN Gen Mishima.

- El guión, escrito por Ernesto Díaz, se va desarrollando a medida que avanzan las grabaciones.

 

Staff Cine PREMIERE

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Ver más artículos de Staff Cine PREMIERE

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER