Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Los Beatles al Cine (III): Two of us

COLUMNA Kino central

Por: Carlos Jesús González

01 / 06 / 2011

Los Beatles al Cine (III): Two of us

Two of us posee de entrada un bellísimo título (y habrá para quienes este filme de 2000 hecho para la televisión no pase de eso). Para mí al menos se trata de la canción del álbum Let it be que más me gusta por su sencillez y ausencia de toda falsa pretensión. En ella, las voces de John y Paul se perciben casi puras, limpias de efectos y dubbings excesivos, lo que facilita que cualquier beatlemaniaco se los imagine en el mismo cuarto de estudio y mirándose a los ojos con rabia, quizá también con afecto, tal vez ambos conscientes de estar grabando una de las últimas canciones que harían en su historia como grupo.

Pero sería injusto decir que este filme no tiene más cosas interesantes que las tres palabras con las que se lo puede buscar en la página web IMDB y que -para  quien lo vea así-, ciertamente van más allá del morbo de ver a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney (cosa que, por cierto, y aunque sea difícil de creer, no hace nada mal). Entre ellas se halla la historia misma que pretende relatarse: el encuentro que McCartney y Lennon mantuvieron por allí de 1976 y que casi termina con ambos dirigiéndose a un programa de televisión para tocar en vivo. Lo curioso es que el hecho fue real: Paul visitó más de una vez a John cuando éste vivía en Nueva York y si lo dejó de hacer fue porque Lennon le pidió, con su tajantes modos, que llamara antes de pasarse por su casa. Algunos de estas fortuitas citas son narradas por el autor Barry Miles en Many Years from Now, biografía de McCarntney que recomiendo ampliamente.

Lo cierto es que Two of us hace el intento por rescatar uno de esos momentos y, tras añadir una espesa capa de ficción (a la que le sobra mucha cursilería) y el histrionismo explosivo -como todo Lennon adulto llevado al cine- de Jared Harris (Resident evil: Apocalipsis), trae como resultado un producto fílmico que quizá no merezca mucha fiesta pero seguro hará más llevadero el domingo de todo curioso que le de una oportunidad. Por lo demás, no hay que perderse la manera en que se retrata a Yoko Ono en esta cinta: más que una persona parece una energía invisible, una sombra, como la que el Emperador genera de forma sutil pero efectiva en la primera parte de La guerra de las galaxias, o como esa atmósfera maligna que puede respirarse a lo largo de La cinta blanca, de Michael Haneke.

"El horror, el horror", que diría el Coronel Kurtz.

Aquí un pequeño fragmento del filme. Éste todavía fue más famoso que la anteriormente mencionada Lennon nakedasí que si alguno la ha visto, por favor no deje de compartirnos su opinión.

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER