the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: César Albarrán Torres

31 / 12 / 1969
entrevista

Megan Fox: en el cuerpo de Jennifer

Cómo ser una chica mala en Diabólica tentación.  

Por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

Menciona el nombre de Megan Fox y casi todos piensan: "chica hot, medio tonta, que dice lo que sea con tal de obtener atención". Así que es muy sorprendente cuando la conoces y descubres algo bastante diferente. No que no sea hot, porque hasta una mujer heterosexual puede sentir ese calor emanando de esta actriz de 23 años. Pero esta joven es en realidad muy inteligente, bastante chistosa y completamente dispuesta a ser la primera en burlarse de su imagen sobre-sexualizada, como le acaba de hacer al inaugurar la temporada Saturday Night Live. Y, claro, también está su nueva y divertida cinta: Diabólica tentación

Esta película da la impresión de que fue muy divertida de hacer, con todos esos diálogos descarados y frescos de Diablo Cody...

Tuvo sus momentos divertidos, pero yo estuve bajo mucha presión por hacerle justicia a los textos de Diablo. No quería darle en la madre al personaje y arruinárselo. Porque es una escritora brillante y eso me ponía de nervios y me hizo cuestionarme muchísimo para poder encontrar el balance entre ser chistosa y esperar que todo funcione bien y que le llegue a la gente. Pero también el quererle dar elementos reales a Jennifer. Quiero que la gente ame odiarla, pero también quiero que sientan empatía, que le tengan lástima, porque fue víctima antes de ser depredadora. Quería que fuera una persona real. No quería que fuera una caricatura, como quizá la hubiera interpretado en el pasado. Quería que fuera especial. 

Una línea favorita es cuando señalas los senos de Needy (Amanda Seyfried) y dices: "Esas son como bombas inteligentes. Apúntalas en la dirección correcta y las cosas suceden". ¿Crees que el poder del cuerpo de la mujer es así?

–Ríe–. Supongo que depende de cómo las tengas. Creo que si una mujer toma provecho de su sensualidad y sexualidad, puede ser una cosa muy poderosa. Y es un regalo que tenemos. No tenemos fuerza bruta, necesariamente. Físicamente, tal vez no podamos dominar a los hombres. Pero lo puedes lograr usando tus engaños femeninos. Creo que es algo a lo que las mujeres no le deberían tener miedo, ni juzgar a las que sí lo usan. Creo que es algo positivo. No te puedes tener miedo a ti misma. Pero sí, creo que la mayoría de los hombres pueden ser manipulados hacia cualquier situación.

¿Y la escena del beso?
Ésa fue bastante rara. Siempre son raras, no importa lo que hagas. No importa cómo lo veas. Claramente, Amanda no quería hacerlo. Estaba nerviosa –ríe–. Ambas lo estábamos. Y eso como que nos ayudó a las dos. También ayudó que la directora es mujer, porque entendía lo extraño que era. Pero ir a trabajar y que te paguen por besar a alguien en la boca es una cosa muy rara. Y nunca, nunca se vuelve más fácil o más cómodo. Lo que sí te diré es que me sentí más segura con ella que cuando lo he hecho con muchachos extraños que no conocía. Eso es particularmente incómodo.

Jennifer dice que es muy insegura. ¿Y tú?

Muchísimo. Una inseguridad debilitante. Creo que en general todos los actores son personas muy inseguras. Y las mujeres áun más. Pero no tengo una respuesta de por qué es así. Creo que es la sociedad, la forma en que las mujeres son retratadas o la forma en que se espera que sean, como diosas o seres perfectos. Eso pone mucha presión sobre ti desde chica. Recuerdo tener cuatro o cinco años y estar muy conciente de mi cuerpo. Y hay un problema con eso. No sé la respuesta ni cómo arreglarlo. Pero sí, creo que crecí con inseguridades toda mi vida. No creo que, a menos de que me meta a muchísima terapia, se me quite algún día. Aunque tal vez de alguna forma eso te vuelve más fuerte. Definitivamente sí me siento demasiado conciente de mí misma y extremadamente autocrítica.

Pero, ¿cómo encaja eso con decirle a la revista Esquire: "Soy muy segura sexualmente, esa seguridad me sale por los poros"?

A veces cuando me entrevistan digo cosas que según yo son obviamente sarcasmo, pero se leen bastante literalmente. Y esa fue una de esas veces en las que yo me burlaba de mí misma, porque el periodista fue honesto conmigo y me dijo que su encargo fue sobre qué tan sexy era yo. Pero sí me siento confiada con mi pareja en la privacidad de nuestra relación y en nuestra casa, donde tengo permitido ser libre y estar cómoda. Pero eso es muy diferente a tener el tipo de seguridad que se necesita para salir a un escenario o al mundo a que te juzguen todos.

 

Autor

César Albarrán Torres

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Ver más artículos de César Albarrán Torres

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas