Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Jessica Oliva

26 / 06 / 2016
listas de cine

10 mejores discursos del cine

Porque el mundo necesita inspiración. Y mucha.

Es en tiempos turbulentos como estos en los que las palabras adquieren el poder para cambiar el mundo, y el cine lo sabe. Mientras en las salas de cine la humanidad deberá luchar nuevamente con fuerzas extraterrestres (ahora sin Will Smith), en el mundo real, fuera de las las pantallas, el planeta se recupera de atentados, polémicos referéndums, enojo electoral, corrupción y todo tipo de desequilibrio. En medio de discursos llenos de odio, vale la pena recordar aquellos que en el cine nos invitaron a ser mejores.

Aquí los discursos inspiracionales que se nos han quedado grabados. Ésta es sólo nuestra pequeña selección de grandes mensajes. Seguramente faltarán muchos. ¿Cuál agregarían?

 

1. "Ya no podemos ser consumidos por nuestras diferencias".

El presidente Thomas J. Whitmore  en Día de la Independencia

Bien se dice por ahí que lo único que la humanidad necesita para unirse es un enemigo común, y en este caso se trata del más grande y atemorizante de todos: la aniquilación total. Este blockbuster es recordado por tres cosas: Will Smith, la persecución protagonizada por éste y Jeff Goldblum dentro de la nave nodriza, y ese discurso de Bill Pullman, en el que proclamó el 4 de julio como la Independencia de la Tierra y el día en que se nos olvidó si éramos negros, blancos, mujeres, hombres, europeos,  malayos, nos gustaba el chocolate o no.

 

2. "¡Pueden tomar nuestra vida, pero nunca nuestra libertad!".

William Wallace en Corazón valiente

Al ver una cinta bélica (o el capítulo pasado de Game of Thrones) es difícil no preguntarse: ¿de dónde sacaban el coraje para correr hacia sus enemigos, así, a quemarropa? ¿Quién querría dar su vida y lucha en una guerra? Uno de los momentos más memorables de la película dirigida y protagonizada por por Mel Gibson nos recuerda que hay cosas más importantes que la vida y que el miedo. William Wallace lo sabía: la valentía consiste simplemente en reconocer eso. Y una de esas cosas es nuestra libertad. 

 

3. "Pensamos demasiado, sentimos muy poco. Más que inteligencia, necesitamos bondad."

El peluquero judío en El gran dictador

Es increíble lo actual y relevante que sigue siendo este discurso, en el que Charles Chaplin (en su personaje de peluquero judío pretendiendo ser el emperador Hynkel) nos invita a ser más humanos y menos máquinas. El progreso por encima de la hermandad y la generosidad sigue siendo uno de los problemas más graves de nuestra realidad. "Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos, nuestra inteligencia nos ha hecho duros y secos". Así que no, el simple hecho de saber todo de algo, ser inteligente, devorar enciclopedias, tener el último Iphone, o ser maestros de la tecnología no nos hace mejores personas. (Discfrutenlo con el score de Hans Zimmer)

 

4. "La muerte no es el enemigo. La enfermedad más terrible es la indiferencia".

Hunter "Patch" Adams" en Patch Adams

Robin Williams se las arregló para conmovernos y haceros reír en su interpetción de un aspirante a doctor que hizo lo más loco: no podía evitar empatizar con sus pacientes. Su discurso no sólo es una defensa perfecta (le querían quitar su derecho a  titularse, ¿recuerdan?), es una reflexión sobre el poder y obligación que tenemos todos para sanar a los demás aún sin ser doctores, y que es visto hoy como algo inusual. ¿Preocuparse por el dolor de alguien más? ¡Qué locura!

 

5. "Si buscas al culpable, lo único que debes hacer es mirar en un espejo".

V en V de venganza

Es el discurso revolucionario por excelencia, que pone en evidencia a "aquellos que no quieren que hablemos...", al miedo, a la represión, a la crueldad, a la corrupción y... a nosotros mismos, que no hemos hecho nada más que conformarnos. Un mensaje, fuerte. Muy fuerte. 

 

6. "Pertenecemos a algo mucho más grande que nosotros: ninguno de nosotros está solo".

Dra. Eleanor Arroway en Contact

Sí, afortunadamente también hay mujeres que nos han regalado grandes discursos (aunque, créannos, aún son pocas). Una de ellas fue el personaje de Jodie Foster en esta película de Robert Zemeckis, quien debe defender su contacto extraterrestre ante personas que la creen víctima de delirios. Su argumento final es breve, pero sentido, y habla sobre la humildad y la esperanza. Nos invita a tener fé en que no somos el ombligo del universo.

 

7. "Rompamos los mitos, y destruyamos las mentiras y las distorsiones".

Harvey Milk en Milk

En su interpretación del legendario Harvey Milk, Sean Penn da un mensaje de inspiración hacia lo diverso y la igualdad de todos los hombres, sin importar su orientación sexual. Pero no está limitado a eso: es una invitación a ser quien eres, a salir de todos los clósets posibles. A quién engañamos, todos tenemos uno. 

 

8 "Los seres humanos deben crear la justicia, de forma individual".

Jim Garrison en JFK

Algunas de las mejores reflexiones en el cine suceden en la corte. Este es el caso del proclamado por el fiscal Jim Garrison (Kevin Costner), quien examina un posible encubrimiento del asesinato de John F. Kennedy y se alza en pleno juicio para hablar de la verdad, de la forma en que ésta resulta una amenaza para el poder. 

 

9. "¡Estoy endiabladamente enojado y no voy a aguantarlo más!"

Howard Beale en Network

"¡I'm mad as hell and I'm not gonna take it anymore!" se convirtió casi en el slogan de esta película de Sidney Lumet. En ella, un exconductor aparentemente enloquecido (Peter Finch) despotrica en contra del poder de los medios masivos, de la pasividad de los espectadores. Es casi desesperanzador lo actual que sigue siendo. Seguimos endiabladamente enojados por lo que sucede a nuestro alrededor y por cómo se nos presenta en los grandes medios.

 

10 "Los crímenes más atroces son cometidos por 'nadies', por seres humanos que se rehúsan a ser personas."

Hannah Arendt en Hannah Arendt

¡Otra mujer! Tras su ensayo sobre la banalidad del mal, a propósito del famoso juicio del nazi Adolf Eichmann, la filósofa Hannah Arendt fue criticada por sus ideas, en las que se negaba a tachar a Eichmann como un monstruo. Fue malentendida: en esta escena, ella (Barbara Sukowa) explica que las atrocidades del nazismo no fueron cometidas por personas, sino por hombres y mujeres que se convirtieron en 'nadies', sin convicciones, ni intenciones de maldad. Seres no pensantes. También es una lección sobre como "hablar de algo" no es defenderlo ni atacarlo. 

Autor

Jessica Oliva

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Ver más artículos de Jessica Oliva

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas