the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Menú de Películas Sobre Grupos Musicales

COLUMNA Ciudadano Rosebud

Por: Carlos Jesús González

02 / 03 / 2009

Menú de Películas Sobre Grupos Musicales

Las Innombrables. Son de las que nos provocan ronchas de solamente evocarlas. Para colmo de males, y por cuestiones meramente circunstanciales, quizá algunas de ellas nos alcanzaron, al menos indirectamente, en un momento de nuestras vidas, tal vez en un sábado en que no hayamos tenido ni cablevisión ni materia gris y en cambio sí mucho ocio como para dejar nuestra mirada fija en la función vespertina del canal de las centellas. Pobres, pobrísimos -me dan ganas de abrazarlos, darles el pésame ante tanto infurtunio- de aquellos que tuvieron que verlas en salas de cine de verdad como acompañantes de primas, hermanitas o noviecitas de gustos nada refinados y sí demasiadas hormonas.

Mi pregunta para esos valientes es la misma que me sigo haciendo todavía: ¿Esas cintas de verdad pueden ser considerada como tales? Y aquí no entra nada más la cuestión de mercadotecnia, presente creo en todos los filmes protagonizados por grupos musicales; hablo únicamente de la calidad que desprenden: ¿Quién es el infame misántropo que escribe esos guiones?, ¿y quién el director que traiciona tan cínicamente su oficio?, ¿y quién el productor que merece, si no ir al paredón -somos civilizados- sí un baño en polvo pica-pica luego de aplicarle calzón romano? ¡Carajo!, ¿Qué no se trataba de grupos con supuestas ventas millonarias que los respaldaban?, ¿No pudieron entonces pagarse algo mejor?

Aquí pues una pequeña lista de esos insultos cinematográficos que ni a películas malas llegan. No son nada y ni siquiera valen una nota mala en imdb. com; Habría que quemar todas sus copias:

1. Menudo: La Película y la otra cuyo título me da flojera buscar.

2. Cambiando el Destino, de Magneto. ¿Te cae que ese era el título?

3. Dónde Quedó la Bolita, de Garibaldi. ¡Ay!, René Cardona Jr., ¿qué te hicimos para merecer esto?

4. Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. A mí tampoco me tocó pero quizá sea peor que la suma de las cuatro anteriores, sobre todo tomando en cuenta que aquí sí que existía un alto presupuesto. ¿Los Bee Gees cantando temas de los Beatles? Parece idea de Richard Nixon en viaje de LSD. No vale la pena ni por la nostalgia.

Y por desgracia hay muchas, muchas más. Entre ellas TODAS las películas de los Hombres G. ¿Quienes creían ser?, ¿los Beatles?

Las Indescriptibles. Son esas que, dadas su incuestionable cutrés al menos entran al reino del kitsch, aunque ciertamente no son para todos los gustos: la pueden soportar nada más nostálgicos empedernidos, freaks incurables y fanáticos de corazón de los grupos expuestos. Aquí dos ejemplos:

Kiss: Meets the Phantom of the Park (1978). ¿Rockeros pintarrajeados con súper poderes? Increíble pero cierto:

Parchís. La Guerra de los Niños. Si la pongo aquí es sólo porque a los niños les perdono todo lo que en los adolescentes me parece insoportable. Ah, y también por la nostalgia. Lástima que hicieron seis bodrios más (todos ellos infames) que en la actualidad bien podrían utilizarse para castigar a los infantes mal portados o hiperactivos.

Spice World (1997) : No la he visto ni la veré. Es más, por poquito y la meto en la lista de las innombrables. Se salvó de panzazo y eso es nada más porque tres de las cinco Spice me ponían a tono.

La de Culto. En todas las listas se repite una y otra vez lo mismo: This is Spinal Tap (1984), de Rob Reiner, es la mejor película que se ha hecho sobre un grupo de rock, ficticio o no. Sé de fanáticos que la defienden a muerte y no todos llevan pelo largo.

La que todos quieren repetir y no pueden ni podrán, ni siquiera sus propios protagonistas.

Sin palabras:

 

 

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER