Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Michael Jackson, del cine serie B a la farsa

COLUMNA Kino central

Por: Carlos Jesús González

17 / 04 / 2009

Michael Jackson, del cine serie B a la farsa

Carlos Jesús González (corresponsal Berlín) recuerda su paso por el celuloide.

NOTA: este texto fue escrito el pasado mes de abril, antes de la noticia del fallecimiento.

Al igual que para miles de niños y adolescentes que vivieron la década de los ochenta, Michael Jackson era mi ídolo. Recuerdo que junté varios domingos para comprarme el acetato de Thriller, y que me pasaba horas escuchándolo como los devotos escuchan las sagradas escrituras, mirando una y otra vez esa foto tan kitsch en la que Jackson, enfundado en un traje blanco, acaricia a un tigre bebé.

En aquel entonces todavía ignoraba que Jackson anteriormente había formado parte de un grupo con sus hermanos, mismo que tuvo un enorme éxito en los setenta, y no tenía ni idea de que su cristalina voz de castrato se hallaba incluida en el soundtrack de una película serie B llamada Ben, la Rata Asesina y cuya distribución incluso alcanzó a varias salas mexicanas. Una de las espectadoras de dicho filme, cosa extraña, fue mi madre, quiene desde entonces adquirió una especie de aversión a todo roedor, incluyendo a mi pobre hámster, Emilio, a quien yo siempre vi como una tierna bola de pelos. Sobra decir que la cinta en cuestión, de seguro malísima -aunque igual quiero verla- fue incapaz de resistir el paso del tiempo. No así la hermosa y lacrimógena canción que Michael interpreta al final de la cinta y que sigue programándose en incontables estaciones de radio alrededor del mundo, Radio Universal, tu gran compañera, incluida.

Aquí la última secuencia:

Algunos años después, y luego de dedicarle amor vocal a una rata de alcantarilla, Jackson hizo una película malísima que yo pude captar en un reestreno que tuvo lugar a mediados de los ochenta, aprovechando el rotundo éxito que el hombre del guante blanco había cosechado en todo el mundo. El filme en cuestión, llamado The Wiz y que, además de Jackson, incluye la participación de Diana Ross y Richard Pryor, pretendía ser una versión afroamericana y funky de El Mago de Oz, pero sus resultados fueron tan patéticos que ni los entonces incondicionales del cantante tuvimos armas para defenderla. Yo incluso me atrevería a asegurar que fue justo luego de presenciar tal filme que mi fanatismo por Michael Jackson empezó a caer irremediablemente en picada. Verlo disfrazado de espantapájaros y haciendo gala de su voz de flautín de juguete fue demasiado. Para el caso me quedo con el Elvis panzón y balbuceante y decadente.

Aquí el trailer:

Y de paso vale la pena hablar de Moonwalker, cinta que demuestra los terribles resultados que puede tener un ego infladísimo cuando se combina con millones de dólares. Intragable, aburrida y freaky, la cinta es digna de pasar a los anales de la vergüenza cinematográfica. Yo no sé qué sería lo que convenció a Joe Pesci de participar en ella y además haciendo un papel de un andrógino tan asqueroso que a su lado el travesti de El Silencio de los Inocentes es elegancia pura, todo un gentleman de gran clase. Y lo peor: Jackon se atreve a destruir Come Together, de los Beatles, y eso sí que merece un tormento medieval.

Para los curiosos, aquí el trailer:

Y a continuación, dos documentos que hacen burla de aquella caricatura de sí mismo en que se ha transformado con el paso de los años -y las cirugías-. Más que caricatura, el Jackson de ahora me parece surgido de un retrato pintado por Francis Bacon luego de una noche de mucha coca y sometimientos sadomasoquistas. Ya ni ganas de reír me provoca, al menos no el gag sobre él que se puede hallar en Scary Movie 3. Más graciosa quizá es la suerte de homenaje que le brinda Rodolfo Chikilicuatre en su Chiki chiki, canción que hizo bailar a toda España el año pasado.

Pues eso entonces, a realizar todos el paso del Maiquelyason mientras recordamos aquella bomba de energía y carisma que era Michael Jackson antes de convertirse en cualquiera que sea la cosa en la que se ha convertido:

Aquí el gag:

Y aquí la canción del Chikilicuatre:

 

Carlos Jesús González

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Ver más artículos de Carlos Jesús González

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER