Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Premios que arruinan una carrera

COLUMNA LaMadrePatria

Por: Jaime Iglesias

02 / 03 / 2009

Premios que arruinan una carrera

 

Dicen que los premios cinematográficos marca el punto álgido en la carrera de cualquier profesional, el ser candidato es ya de por sí un reconocimiento, el ganar un honor en el momento pero también una losa bajo cuyo peso han sucumbido muchas carreras. En los Goya del cine español se mantiene viva la leyenda que augura un futuro infausto para la ganadora del premio a la “mejor actriz revelación” cuya carrera comienza y acaba con el premio (siempre hay excepciones, claro). Pero el otro día recuperé en DVD mi película fetiche de adolescencia: Alguien voló sobre el nido del Cuco (Atrapado sin salida creo que fue el título con el que se exhibió en México) y comprobé que, efectivamente, mientras la carrera de Jack Nicholson (y aún la de algunos secundarios como Danny De Vito o Christopher Lloyd) cobró nuevos bríos tras el estreno del film y su consagración en los Oscars, la de su compañera de reparto Louise Fletcher prácticamente se dio por concluida tras obtener la dorada estatuilla.
De ahí que emulando a algunos compañeros que en sus posts más recientes se han hecho eco de las grandes injusticias que recoge la octogenaria historia de estos premios (aunque muchas de esas injusticias se remontan lo más en el tiempo diez años), he querido compartir con ustedes un top ten de carreras arruinadas tras el Oscar. Ahí van las cinco primeras entradas:
 
 
 
10- Shirley Booth. Oscar a la Mejor Actriz por Comme back, Little Sheba (1952)
Pecaríamos de injustos al decir que el Oscar arruinó la carrera de esta veterana intérprete que debutó en la gran pantalla con 54 años en esta adaptación de la obra de William Inge que la había convertido en una estrella de Broadway. El teatro siempre fue el medio natural de Shirley Booth y a él volvió tras recibir la estatuilla: su ya avanzada edad para ejercer de estrella cinematográfica, unido al hecho de que lo único que había hecho sobre la gran pantalla era reproducir sus afectados tics escénicos, hicieron desistir a muchos productores de incorporarla al star system. Únicamente el director de Comme back, Little Sheba, Daniel Mann, volvió a confiar en ella para otras dos películas. La televisión fue, junto a los escenarios, el medio que más frecuentaría en sus últimos años.
 
 
 
9- Paul Scofield. Oscar al Mejor actor por A man for all seasons (1966)
Un caso parecido al de Shirley Booth. Actor eminentemente teatral (en Inglaterra fue toda una institución), fue obsequiado con el Oscar por interpretar sobre la gran pantalla a Tomas Moro, el mismo personaje que había estelarizado en teatro. Desde entonces su carrera cinematográfica fue mas bien discreta, aunque en 1994 volvió a ser candidato en la categoría de Mejor Actor Secundario por interpretar al padre de Ralph Fiennes en Quiz Show de Robert Redford.
 
 
 
8- Cliff Robertson. Oscar al Mejor actor por Charly (1968)
Interpretar a un disminuido psíquico es garantía de éxito en los Oscars y Cliff Robertson lo obtuvo por una película bastante menor. Si bien en años sucesivos su carrera se vio acrecentada por un buen número de títulos (hasta interpretar al tío de Spiderman en las dos primeras entregas de la serie dirigida por Sam Raimi), el actor nunca sacó el provecho debido a un Oscar que puso su nombre en lo más alto para ser olvidado poco tiempo después.
 
 
 
7- Art Carney. Oscar al Mejor actor por Harry & Tonto (1974)
Carney era una auténtica estrella de la televisión cuando accedió al protagónico de este film de Paul Mazursky que le hizo acreedor de la estatuilla derrotando, entre otros, al Al Pacino de El padrino II y al Jack Nicholson de Chinatown. Su carrera posterior le llevó a alcanzar sendos momentos de gloria al lado de la rana Renéen Muppets take Maniatan y de Arnold Schwarzennegger en Last action hero. El peso del Oscar fue demasiado duro de sobrellevar para este veterano cómico.
 
 
 
6- Louise Fletcher Oscar a la Mejor Actriz por Atrapado sin salida (1974)
Convengamos que el papel de su compañero Jack Nicholson, así como los del resto de actores que interpretaban a los reclusos del psiquiátrico eran bastante más agradecido que el suyo. Muchos únicamente vieron en la enfermera jefe Ratched la encarnación del mal en su estado más puro, cuando lo cierto es que la actriz acometió una interpretación cargada de matices gracias a la cual asumimos la ambigüedad de una mujer que únicamente actúa como brazo ejecutor de las perversiones de un sistema inasumible. No fue suficiente para los productores y únicamente en El exorcista II volvió a brillar con un personaje a su medida. Tras recoger el Oscar dio por finiquitada su prometedora carrera.
 

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER