Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

31 / 12 / 1969
entrevista

Q&A: Malin Akerman y Patrick Wilson

Silk Spectre II y Nite Owl, en sus propias palabras.

Por Vera Anderson

¿Leían cómics antes de esto?

Patrick Wilson: Ambos compartimos la experiencia de realmente no haber estado muy familiarizados con los cómics y éste es nuestro primer acercamiento al mundo. Digo, sí había escuchado de Watchmen y tengo un amigo que es súper fan, y una vez que hablé con él, conocí al mercado al que iríamos y creo que eso me ayudó. De hecho me emocionó en lugar de darme nervios, y desde entonces me he vuelto mucho más fanático. Me he metido mucho al Capitán América y algunos menos conocidos como Powers: Who Killed Retro Girl? y ese tipo de novelas gráficas. Simplemente es un nuevo género literario al cual entrarle. El problema es que cuando empiezo con otras novelas, le marco a mi amigo y le digo que ésta no es muy buena y me contesta: “Pues no, ¡porque empezaste con Watchmen!”

Siempre dicen que la ropa hace al hombre, ¿qué tanto les ayudaron los disfraces a identificarse con sus personajes?

Malin Akerman: Digamos que si la ropa hace al hombre, los tacones hacen a la mujer –ríe– ¡y el látex! Es un disfraz hermoso, salvaje e increíble y ponértelo te ayuda a entrar en el personaje y empezar a sentirte con ganas de patear traseros. Aunque tengo que decir que el látex no es el material más cómodo.

PW: La primera vez que me probé el traje del Nite Owl en un probador de Warner, ni siquiera estaba pintado, así que me sentí un poco como Batman porque era negro. Fue muy divertido crecer con Adam West como Batman y recordar dónde estaba cuando vi la cinta de Tim Burton y Michael Keaton en 1989. Así que para mí, el entrar a ese mundo, independientemente de que fuera Nite Owl o Watchmen, y toda esa historia, fue muy emocionante estar en uno de esos vestuarios. Y en verdad sí te sientes muy fuerte y poderoso cuando traes eso puesto. Pero el acostumbrarnos al estilo de pelea fue el verdadero reto. Dan tiene que maniobrar una capa de cuatro kilos y le tomó tiempo acostumbrarse, porque te das una vuela y la capa te sigue unos segundos después, se vuelve un verdadero baile.

Zack dijo que realmente quería llevar al límite las escenas de sexo…

PW: Ese viejo tema.

¿Pueden hablar un poco sobre estar abiertos a la visión del director contra el estar pensando que sus familias iban a ver eso?

PW: Y en IMAX…

MA: Yo de hecho sí vi la primera proyección con mi papá y fue un momento extraño. Por un momento me congelé y sientes la tensión en todo el cuerpo porque sabes que ahí viene la escena, pero en lo personal, realmente nunca tuve problemas con la escena porque no fue gratuita. Mi familia y mi esposo –y ésta es una de las razones por las cuales me casé con él– saben y entienden que es mi trabajo. Y estuvo muy bien, porque mi papá me dijo: “buen trabajo”. Todavía es un poco extraño, pero siento que fue tan bello y con clase que nos dio mucho gusto compartir esa visión con Zack.

PW:
Desde el principio hablamos con Zack sobre esa escena específicamente, porque como actor uno siempre quiere saber la importancia de las escenas románticas, el saber por qué estamos haciendo eso. ¿Qué tan vital es? Y en este caso en específico, por todo el aspecto de fetiche que tiene. Cuando empezamos a hablar de eso, me emocioné mucho porque en la novela hay muy pocas líneas al respecto, pero hay un par de páneles de Dan, cuando Laurie está bajando hacia la guarida y encuentra una foto de una tal Twilight Lady, de la cual realmente nunca hablan, y ves que él está un poco nervioso al respecto. Ella estaba vestida con piel y te das cuenta que él tenía un pequeño fetiche con eso. Zack sentía que si íbamos a crear esa fascinación con la piel, deberíamos realmente meternos en eso. Así que me senté a verla con mi esposa, y ella ha visto Secretos íntimos, donde también tengo escenas así, pero claro que estaba un poco nervioso. Pero tuvo una reacción muy honesta, me dijo: “Dios, ¡eso estuvo genial!”

Ambos tienen parejas geniales.
PW: Tenemos mucha, mucha suerte.

Autor

Clara Itzel Hernández Valladares

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Ver más artículos de Clara Itzel Hernández Valladares

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas