Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Que ganen los demócratas por el bien de Michael Moore

COLUMNA HAL9000

Por: Carlos Gómez Iniesta

29 / 09 / 2008

Que ganen los demócratas por el bien de Michael Moore

Su mejor experimento, su peor documental.

 

No le hago mucho caso a los que, sin ser estadounidenses, se enfrascan en acaloradas discusiones sobre quién ganará las elecciones gringas como si eso les diera la oportunidad de expedir su voto en noviembre próximo. Lo que sí me interesa, son los hechos alrededor de las riñas por el poder, en especial cuando se trata de un país entero. Es la historia.

Por cosas del destino, me tocó estar en Estados Unidos el mismo día que Michael Moore "regalaba" su quinto documental, Slacker Uprising (Slacker 1.- Persona que evita el trabajo o el esfuerzo. 2.- Persona que evade el servicio militar. 3.- Joven (en especial de los 90) perteneciente a una subcultura caracterizada por la apatía. Sin propósito o dirección), así es que fui uno de los 2 millones de personas que lo descargó legalmente en los primeros tres días. Lo vi el mismo día que fue el debate entre Obama y McCain. Soltarlo en esa fecha fue con todo el colmillo de los buenos agarrones de política.

Debo decirles que cuando vi Roger y yo, llegué a admirar tanto a Moore que seguí su carrera a pie juntillas. Cuando apareció Bowling for Columbine se me hizo un genio. Pero de ahí, para adelante, he sentido una fuerte manipulación en sus producciones, sobre todo en Sicko.

Así es como llegué a Slacker..., su mejor experimento –por eso de la distribución–, pero su peor trabajo. No sólo por su escasa producción (el 95% del tiempo son sus discursos, el 3% canciones enteras, el 1% material de noticieros y 1% los créditos), sino porque está plagado de un afán protagónico que en cada producción ha ido in crescendo hasta llegar a esto: el cineasta convertido en orador de masas. El cineasta en un video dirigido por él, en donde podemos ver cómo él entretiene al público. Demasiado ego.

Sobre el discurso político ya lo sabemos: todo contra los republicanos. Refresca ver a los invitados especiales y ver qué pensaban allá por 2004 (¿seguirán siéndole tan fieles ahora? Bueno, de la que dijo: "Estoy enferma y cansada de que los mexicanos estén merodeando en lo que solía ser su país –carcajadas y aplausos–... Maldita sea. Maldita sea. Robando los empleos de los americanos que podrían hacer si quisieran hacerlos...", me reservo mis comentarios.

Total, después de echarme este pedazo de ideología propagandística me pregunté: ¿Qué sería de MM si no estuviera George Bush? Porque, aun tan odiado y criticado como siempre, Bush sí sería Bush, pero no sé si Michael sería Michael Moore. Es más, no sé si tendría esa Palma de Oro por Fahrenheit 9/11 (otorgada el mismo año electoral en el que se desarrolla Slacker... y en el que Tarantino era el Presidente del Jurado).

Por eso decía que ojalá ganen los demócratas. No sé con quién estará mejor EU y la verdad no le veo mucho caso preocuparme por eso. Más bien, quisiera ver qué hace el director del documental más visto de la historia una vez que su cruzada, ahora sí, le reporte triunfos en la Casa Blanca. ¿Le tirará con la misma saña a los demócratas?

 

Carlos Gómez Iniesta

Colaborador en Cine Premiere desde 2001. Da pláticas, es jurado y ayuda a programar festivales. Los únicos maratones a los que va son de cine.

Ver más artículos de Carlos Gómez Iniesta

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER