Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Staff Cine PREMIERE

31 / 12 / 1969
entrevista

Quentin Tarantino: bastardo con gloria

Cara a cara con el director de Bastardos sin gloria. 

por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

Quentin Tarantino es al mismo tiempo uno de los más fascinantes y molestos hombres en la industria del cine. Inteligente y con una memoria al parecer sin límites para la trivia cinematográfica, es como un niño la mañana de Navidad cuando habla de sus propias cosas –y esa es la parte encantadora–. Lo que colma un poco la paciencia es su exuberancia sobre su propio talento. Pero lo es, y con Bastardos sin gloria no hay duda de que tiene buena razón para sentirse satisfecho consigo mismo.

¿Cuál es el génesis de Bastardos sin gloria y, por cierto, por qué está intencionalmente mal escrito?

Es chistoso. Lo que me hace sentarme a escribir algo, normalmente es algo muy, muy simple. En el caso de Perros de reserva, por ejemplo, quería intentar escribir una película sobre un asalto. Y lo es, aunque en realidad nunca vemos el asalto. Pero la esperanza es que cuando me siento a hacerlo, que de alguna forma pueda trascender el material y convertirlo en algo más. Así que el punto de comienzo aquí fue literalmente: "Hey, creo que sería divertido hacer una película sobre un montón de tipos en una misión durante la Segunda Guerra Mundial". El cual es un subgénero de las películas de guerra, como Los cañones de Navarone (1961) o algo así. 

Hace mucho que nadie hacía una. Así que pensé que ése sería un buen género para mí. Y luego cuando empecé a escribirla, se convirtió en algo más. Y luego ya, me pregunté: "OK, ¿quiénes son estos tipos 

y cuál es s

u misión?". Y sólo me llegó: la idea de una montón de soldados Judío-Americanos atrás de las líneas enemigas haciendo un resistencia Apache contra los Nazis. Una toma chistosa, o que yo creo que es chistosa por lo menos, es cuando ves a todos los bastardos formados al principio. Igual que en The Dirty Dozen (1967) tienen así parados a Charles Bronson, Telly Savalas, Jim Brown, yo tengo a estos muchachos de una escuela hebrea ahí formados. Y en cuanto a lo de la ortografía, no me gusta contestar eso por una sencilla razón. Simplemente es un toque artístico. Así que describirlo o explicarlo le quitaría todo el sentido.

Luego de una respuesta desigual en el Festival de Cannes, salieron muchos rumores de que regresaste a la sala de edición, le quitaste 25 minutos y metiste otros 26...
Gracias por esa pregunta, para que pueda dejar todo claro de una vez por todas. Esta es la primera vez que tengo rumores durante la posproducción, eso nunca me había pasado en toda mi carrera. Pero sí, hubieron estos rumores de que los Weinstein y Universal me estaban forzando a cortarle 20 minutos a la película y quién sabe qué tanto más. Todas son mentiras, ¿OK? Uno, me ofende que la gente crea que a mí me podrían ordenar de esa forma. Yo hago lo que quiero y la realidad es esta. Nos apuramos mucho para llegar a Cannes. Yo trabajo con la misma editora en todas mis cintas, Sally Menke, y tenemos un proceso que seguimos.  Y lo único que nos brincamos esta vez para llegar a Cannes, fue el último paso: el verla con un público, verla con un montón de gente en una habitación. Ahora, yo no creo que verla en Cannes sea lo mismo a verla con un público neutral, porque si lo hiciera, nos dieron una ovación de once minutos, así que la hubiera dejado así y ya. Pero una vez que terminamos en Cannes, literalmente a los seis días de regresar, tuvimos una proyección sorpresa cerca del aeropuerto en Los Ángeles. Nosotros no repartimos tarjetas o hacemos grupos foco ni nada así, sólo vemos la película con el público y nos damos cuenta de lo que funciona y lo que no. Así que literalmente vi la cinta ahí con el público. Y luego regresamos a la sala de edición, sólo fueron cortes pequeños y arreglos. Fueron cosas como, "creo que si hacemos esta toma un poco más larga, vamos a tener un buena risa" o  "extendí esa toma de allá para que llegaran las risas y no lo hicieron, así que mejor la quito". Ahora, eso dicho, lo otro que hice fue un poco más notorio. Le añadí una escena que tiene tan buena recepción que debo haber tenido un problema mental por no haberla puesto en la primera proyección.

¿Tuviste alguna duda sobre la posibilidad de perder un poco del encanto de tus diálogos al momento de hacerla en otros idiomas?

Me puse en una encrucijada yo mismo y si no los hubiera puesto a hablar sus propios idiomas, hubiera sido un engaño. Eso dicho, claro que hay un aspecto en el que en inglés hay juegos de palabras o repeticiones que pueden crear un efecto musical. Pero usé a la persona que traduce todas las películas de Woody Allen en Francia para traducir los diálogos en francés y para todos los momentos en que podríamos estar perdiendo algo, intentamos encontrar algún juego de palabras que en francés funcionaría. Para el alemán, usé al director Tom Tykwer, que es un muy buen amigo mío, y él me decía, "Ah, puedo decir exactamente lo que escribiste en inglés, si lo hago en austriaco, que es mucho más como una forma antigua del alemán". Pero también, la otra cosa para mí, es que sabía que cuando llegara a paises de habla inglesa, también estarían leyendo mis diálogos en los subtítulos. Así que no se fueron por completo. Mis diálogos se leen bastante bien, debo decirlo, en realidad se entiende bastante bien.

¿Te imaginas algún día filmar en estereoscópico? Jeffrey Katzenberg dijo hace poco que el futuro, hasta las películas pequeñas como Juno se harán en 3D...

¡El 3D es genial! Nadie está más feliz de que regrese la tercera dimensión que yo. Tengo un par de lentes de todas las eras del 3D. Tengo unos que dieron para la original de House of Wax. Tengo unos de cuando la volvieron a sacar en los 70. Yo guardo todas esas porquerías.

Eres uno de los pocos directores que quedan que siguen fieles a usar película de verdad... ¿Veremos una película digital de Tarantino en algún momento?
¿Le llaman digital? Es video. Es sólo chingado video, si me preguntas a mí. Está bien para hacer telenovelas, pero para mí no está bien. Mira, yo colecciono cintas de 16 y 35 mm. Mi formato favorito es el IB Technicolor. Así que no, no me voy con el digital. Simplemente no es quien soy. A mí me interesa el material cinematográfico. Pero hay otra razón, y es que francamente la magia desaparece cuando lo haces en video. Hay un aspecto real. Cuando hablan de la magia del cine, no es una metáfora. Es la realidad. Cuando filmas algo en una cámara de cine, en realidad no estás capturando nada en movimiento. No hay movimiento, son una serie de cuadros fijos. Pero esa ilusión de movimiento es la magia del cine para mí, y en video es un look totalmente diferente. La otra cosa  que creo, es que no me imagino pasar por toda la labor que requiere hacer esto o hacer Apocalipsis ahora para video. No lo entiendo. Digo, si no me interesa lo suficiente como para hacerla en cine, entonces no me interesa lo suficiente para hacer la maldita película. 

Autor

Staff Cine PREMIERE

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Ver más artículos de Staff Cine PREMIERE

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas