Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Quentin Tarantino

COLUMNA Hollywood Boulevard

Por: Vera Anderson

23 / 02 / 2010

Quentin Tarantino

Nuestro bastardo con gloria rescata una casa de cine, el Teatro New Beverly.

 

Yo solía vivir a una cuadra del New Beverly Theater, y en aquel entonces Tarantino y yo seguramente estuvimos más de una vez al mismo tiempo ahí, pues él dice que ha estado yendo desde que tiene suficiente edad para manejar hasta Hollywood desde donde vivía, al sur del aeropuerto de Los Ángeles con su familia. Construido en 1929, los asientos estaban ya un poco raros y la alfombra olía a moho en el invierno, pero podías ver una función doble por $2 dólares, y más recientemente, al igual que muchos otros cines independientes que han cerrado, el New Beverly permanecía como el último "cine de arte" en Los Ángeles, proyectando cintas clásicas, extranjeras e independientes.

Hace algunos años, tras escuchar que el cine estaba pasando por un momento económico dificil, el cineasta se puso en contacto con la familia que era dueña y comenzó a subsidiar la renta de unos $5,000 dólares mensuales. Pero cuando el padre murió repentinamente en el 2007, el casero tenía otros planes para el valioso terreno. "Lo iban a convertir en una sucursal de la cadena de peluquerías Super Cuts –dice Tarantino–. Yo no podía dejar que eso pasara". El director decidió comprar el cine y el terreno, una decisión que involucró meses de tratos legales y financieros. Pero al final, el demacrado cine ya es suyo y está disfrutando de su nuevo rol: haciéndole las renovaciones necesarias, instalando proyectores digitales y permitiendo a la familia que continúe administrando el lugar, mientras –como uno esperaría–, él hace sugerencias de proyecciones. Algunas tan variadas como la reciente "sangre toda la noche" en la que presentó Blood Splattered Bride y Asylum of Blood o invitando al también nominado al Oscar Jason Reitman como programador invitado durante una semana para pasar sus favoritas personales. "Es genial tener un cine donde puedo proyectar lo que me gusta. Mientras viva, y mientras sea rico, el New Beverly estará ahí, mostrando funciones dobles en 35mm", dice riendo Tarantino.

Our glorious basterd rescues a neighborhood movie house

I used to live down the street from the New Beverly Theater, and back in the day Quentin Tarantino and I probably were both there at the same time more than once - he says he’s been coming there since he was old enough to drive into Hollywood from where he lived at the time, south of the LA airport with his family. Built in 1929, the seats were all a bit funky and the carpet smelled moldy in winter but you could see a great double feature for $2.00, and more recently, as so many independent theaters have closed, the New Beverly remained one of Los Angeles’ last  “art house” cinemas, showing classic, foreign and independent films.

A few years ago, hearing the theater had fallen on hard economic times, the filmmaker got in touch with the family who owned it and started subsidizing the lease to the tune of $5,000 a month. But when the father died unexpectedly in late 2007, the landlord had other plans for the valuable property. “It was going to be turned into a Super Cuts,” Tarantino says. “I couldn’t let that happen.” The director decided to buy the theater and the land it sits on outright – a decision which involved many months of legal and financial haggling. But finally the tattered old movie house is his, and he’s enjoying his new role - making much needed renovations, installing a digital projection system and allowing the family to continue running the theater, while –as one might imagine– he gets to make booking suggestions as varied as the recent “all blood night” featuring Blood Spattered Bride and Asylum of Blood or inviting pals like fellow Oscar nominee Jason Reitman as guest programmer for a week to schedule their own personal favorites. “It’s cool to have a theater where I can show what I like. As long as I’m alive, and as long as I’m rich, the New Beverly will be there, showing double features in 35 mm,” Tarantino laughs.

Vera Anderson

Es escritora, fotógrafa, cineasta y vive en Hollywood con su esposo y su traviesa cachorrita Airedale. Promete estar más activa en Twitter y espera que el guión que escribió con su hermano se convierta en película.

Ver más artículos de Vera Anderson

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER