Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

31 / 12 / 1969
noticias

Red State sigue dando de qué hablar

La proyección de la polémica cinta atrajo manifestantes

Los manifestantes de la Iglesia Bautista Westboro comenzaron a llegar el domingo a mediodía y se instalaron frente al Eccles Theater del Festival de Cine Sundance. Muchos de ellos llegaron en auto provenientes de otros estados, con el fin de unirse a la muy publicitada manifestación en contra de la proyección de la cinta de horror religioso Red State, de Kevin Smith. La mayoría de las pancartas comunicaban ideas simples como “Dios odia a los maricones”, “Dios odia a los judíos” o “Los maricones son la maldición de las naciones”.

Frente a ellos, encarando a la carretera, un ruidoso contingente de unos 100 alumnos de una prepa local se dirigía a los manifestantes con mensajes de humor absurdo. Cargaban sus propias pancartas con frases chistosas como “Dios odia las pancartas” o “Dios odia a los quejumbrosos”. Además, intentaban acallar a los manifestantes cantando canciones como “I Kissed a Girl” de Katy Perry.

Veinte minutos antes de que comenzara su filme, Smith caminó entre la multitud para posar con letreros que decían “Dios odia a los Christian (Louboutin)”, “Dios odia a los gordos (también SW Airlines)” o “Dios odia a los críticos”. Lo que hasta el momento había sido una manifestación bastante tranquila de pronto se tornó salvaje. Todos gritaban, algunas muchachas ofrecían sexo, las cámaras disparaban sus flashes, la policía se puso nerviosa y los autos que pasaban sonaban sus cláxones.

Ver la película fue duro y, como Smith había advertido, no es una comedia. Para nada: más bien es un thriller sanguinolento sobre tres adolescentes calenturientos (y heterosexuales) que toman una mala decisión y de pronto se encuentran en manos de un ministro fundamentalista (Michael Parks), quien tiene un seguimiento de culto y detesta a los homosexuales. La referencia es clara: el personaje está inspirado en Fred Phelps, la controversial cabeza de la Iglesia Westboro, cuyo sitio oficial es, de hecho, www.godhatesfags.com

Frente a un cine lleno, Smith se llamó a sí mismo “un pacheco gordo y chaqueto” que nunca quiso aprender el lado de los negocios de la industria del cine. Acto seguido, lanzó una diatriba de 20 minutos en contra de los mecanismos del séptimo arte. “Hace 17 años, me arriesgué aquí con Clerks. La última película que hice fue Cop Out, así que tuve que regresar aquí en chinga –ríe–. Esta es la primera cinta independiente que hago desde Clerks, pues no tuvimos el respaldo de un estudio… nos costó $4 millones de dólares”.

Tras explicar en ese modo tan chistoso que tiene de hablar cómo funcionan las compras y distribución de las películas, tras preguntarse cómo es posible que una película de $4 millones necesite un mínimo de $50 millones de ingresos en taquilla para quedar tablas, Smith compró su propia película por $20 dólares para probar su punto.

Su compañía, The Harvey Boys (nombrada en referencia al apoyo que le brindó Harvey Weinstein durante el inicio de su carrera), planea lanzar la película bajo el sello de Smodcast Pictures. Será lanzada oficialmente el 19 de octubre, en el aniversario número 17 de Clerks. “Estamos empezando de nuevo –afirma–. No es sólo sobre hacer una película, también se trata de lanzarla. La independencia real no se traduce en poner tu trabajo en manos de cualquier pendejo. La llevaremos de paseo, como hicieron con Lo que el viento se llevó. Comenzaremos el tour de Red State, iniciando el 5 de marzo en el Radio City Music Hall. El 6 de marzo en Wilbur, el 8 en Harris de Chicago, el 11 en Indianápolis, el 12 en Kansas City…”. Smith enlista demasiadas ciudades como para anotarlas todas dentro de un recinto obscuro. “Todo lo que se necesita es un poco de creatividad e ingenuidad, y estoy feliz de llevar la película de un lugar a otro… hasta que la lancemos el 19 de octubre. Cuando abra, no gastaremos dinero en hacerlo. No pagaremos spots en la tele o publicidad. ¡No necesitas a un pinche estudio para lanzar una película, necesitas un exhibidor!”.

Con estas palabras, el regordete dependiente de una tienda de abarrotes en Nueva Jersey, quien se metió al negocio del cine vendiendo su colección de cómics y llevando al tope a sus tarjetas de crédito para hacer Clerks, convirtiéndose así en el héroe de aspirantes a director del mundo entero, se ha convertido en otra especie de héroe. En esta ocasión, lo logra SALIENDO de la industria. “El cine indie no está muerto, está renaciendo”, afirma. “Ya probamos que cualquiera puede hacer una película, ahora tenemos que probar que cualquiera puede LANZARLA también…”.

More on the Sundance Red State story


The Westboro Baptist Church protesters began arriving midday in front of the Eccles Theater at the Sundance Film Festival Sunday, many driving from out of state to join in the well-publicized demonstration against the premiere screening of Kevin Smith’s religious horror film Red State. Most of their signs stated simple sentiments like God Hates Fags, God Hates Jews, Fags Doom Nations.  In front of them, facing the highway, a boisterous group of about 100 local high school students addressed the protesters with absurdist humor, carrying their own picket signs, with funny messages such as God Hates Signs or God Hates Nags, and trying to drown out the protesters by singing songs like Katy Perry’s “I Kissed a Girl.”

Twenty minutes before his film was scheduled to start, Smith walked outside into the crowd for a few minutes to pose with placards declaring God Hates Christian (Louboutin), God Hates Fat (and so does SW airlines), and God Hates Critics. What had been a fairly tame demonstration suddenly went wild, everyone screaming, girls offering sex, cameras converging and flashing, police getting nervous, passing cars honking.

Watching the film itself was tough, and as Smith had warned, not at all a comedy, but rather a blood-drenched thriller about and three sex-crazed (straight) teens who make a really bad judgment call and find themselves in the hands of a gay-hating fundamentalist cult minister (Michael Parks), clearly inspired by Fred Phelps, the controversial head of the Westboro Church whose official website is actually godhatesfags.com.

Calling himself a “fat, masturbating stoner” who never wanted to learn the business side of the film industry, to the packed theater, Smith launches into a 20 minute diatribe against the Hollywood film industry. “Seventeen years ago, I took my shot here with Clerks. The last movie I made was Cop Out, and so you know I had to come back here fucking quick. (laughing) This is the first independent movie I’ve made since Clerks where we didn’t have a studio behind it…it cost us $4 million to make.”

After explaining in his own hilarious jargon how acquisition and distribution works, how it could possible be true that a $4 million movie needs a $50 million minimum box-office to break even, Smith

bought his own film for $20 to make a point. His company, The Harvey Boys (named for Harvey Weinstein’s early support of his career), plan to release the picture themselves under the Smodcast Pictures Banner.  It will be officially released October 19th, on the 17th anniversary of Clerks. “We’re staring over,” he says. “ It’s not just about making the movie, it’s about releasing the movie. True independence is not about handing your work over to some jackass. We’ll be taking it on the road, the way they did with Gone with the Wind.  We’ll be kicking off the Red State tour, beginning March 5th, at Radio City Music Hall.  March 6th, Wilbur, March 8th, Harris In Chicago, March 11th, Indianapolis, March 12th in Kansas City…..”   He rattles off too many cities to write it all down in the dark theater. “All it takes is a little creativity and ingenuity, and I am happy to take this flick from place to place…until we release it on October 19th. When it opens, we’re not going to spend to open it. We’re not going to be doing TV spots or advertisements. You don’t need a fucking studio to release a movie, you need an exhibitor!”

With these words, the chubby New Jersey convenience store employee who broke into the film business by selling his comic book collection and maxing out his credit cards to make Clerks, thus becoming a hero to aspiring young filmmakers everywhere, has become a sort of hero again – this time by breaking OUT of the film industry. “Indie film isn’t dead, it’s being reborn,” he says.  “We’ve proved that anyone can make a movie, now we need to prove anyone can RELEASE a movie…”

–Vera Anderson / Enviada Park City, Utah & Corresponsal Hollywood

Autor

Clara Itzel Hernández Valladares

Clara Itzel es una comunicóloga junkie de los animales, TV, cine, libros, tatuajes, pop culture, té & café. La pueden seguir en instagram (@MissClaraItzel) y leer en ElMoodRandom.com

Ver más artículos de Clara Itzel Hernández Valladares

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Tú quieres reír

CINE PREMIERE TIENE ESTAS RECOMENDACIONES PARA TI...

Más películas