Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

Regresando de la Dimensión Desconocida...

COLUMNA FestivalMorbido

Por: Staff Cine PREMIERE

29 / 10 / 2010

Regresando de la Dimensión Desconocida...

 En una de las historias, un jovencito resulta ser la única esperanza contra la cruel venganza que Luzbel y sus ejércitos traman desde lo más profundo de los infiernos; en otra, una niña deberá desentrañar la verdad detrás de la misteriosa muerte de su padre… antes de que su malvada madrastra la descubra. Y aún en otra historia, una expedición arqueológica llevará a un héroe enmascarado a enfrentar la terrible maldición de una momia Azteca que ha regresado en busca de venganza.

 Todas estas historias parecerían salidas de aquella zona extraña que se encontraba a medio camino entre la luz y la sombra, la ciencia y la superstición. Las momias, marcianos y mujeres vampiro resultan por supuesto personajes infaltables en el cine de luchadores, género al que pertenecen las cintas Santo en la venganza de la momia (René Cardona, 1970) y La venganza de Huracán Ramírez (Joselito Rodríguez, 1967). Y si bien la trama de la colombiana Funeral siniestro (Jairo Pinilla Téllez,1977) parecería más apropiada para un programa como Alfred Hitchcock Presenta, sería sin embargo una película como la clásica Ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960) —la historia de un brillante cirujano que parecería dispuesto a cualquier cosa con tal de restaurar la belleza de su hija, desfigurada en un trágico accidente— la que se encontraría más cerca de las preocupaciones que guiarían a Rod Serling en su legendario programa, siempre atento a las manifestaciones más complejas, ambiguas y terribles de la condición humana.

 Más en deuda con la épica fantástica de filmes como Percy Jackson y los dioses del Olimpo y la saga de El señor de los anillos resulta Ángel caído (Arturo Anaya T., 2010), cinta que encuentra en la imaginería cristiana la inspiración para representar de nueva cuenta ese conflicto entre el bien y el mal que tiene lugar en el corazón de todos los hombres. Sin embargo, y aún cuando la moraleja como razón y fin último de sus premisas resulta indispensable en los episodios más memorables de Dimensión desconocida, no serían pocos los espectadores que encontrarían esta historia de ángeles y demonios francamente moralista, y ciertamente maniquea en su representación de los demonios como aficionados al sexo, drogas y heavy metal.

 Sin embargo, el regreso al que alude el título de la presente entrada no se refiere sólo a esa dimensión de sonido, de la vista y de la mente a la que nos transportan todas estas historias. Muchos de los asistentes a MÓRBIDO pudimos experimentar en carne propia lo que las criaturas de Serling han vivido cuando, desde muy temprano en la mañana y hasta bien entrada la tarde, la falta de acceso a Internet nos arrancó del mundo de lo que hemos venido a llamar la realidad, arrojándonos a una tierra de sombras y sustancias, de cosas e ideas de la cual llegamos a temer nunca escapar.

 Quizás algo haya en Tlalpujahua que silenciosamente se apodera de nosotros, que nos empuja a hacer cosas que no haríamos normalmente: pongo a su consideración la historia de Rigoberto Castañeda, cineasta y director de Kilómetro 31, a quien se le vio en El Socabón llevando a cabo extraños malabares a altas horas de la madrugada…

Antonio Camarillo

Staff Cine PREMIERE

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Ver más artículos de Staff Cine PREMIERE

COMENTARIOS

News

¿Ya atrapaste Pókemon?

¡Ahora atrapa las mejores trivias en nuestro newsletter!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER