the defenders
Revista del Mes SUSCRÍBETE
app store play zinio
Revsita del Mes
SÍGUENOS EN

CinePREMIERE

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Un fin del mundo de película

Por: Clara Itzel Hernández Valladares

30 / 12 / 2011
8/12

Un fin del mundo de película

Guerras nucleares

Visto en: La suma de todos los miedos (Dir. Phil Alden Robinson, 2002), On the Beach (Dir. Stanley Krammer, 1959) Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Luego de la Segunda Guerra Mundial, la humanidad ha manifestado en numerosas ocasiones sus temores ante un tercer conflicto bélico de escala global y las consecuencias ante los inminentes ataques nucleares que éste podría desatar. Aunque la amenaza nuclear ha sido explorada en numerosos largometrajes  –recientemente lo vimos en Misión: Imposible – Protocolo fantasma, algunas cintas han decidido mostrar las fatales consecuencias ante el lanzamiento de bombas atómicas. Tal es el caso de La suma de todos los miedos, en donde Jack Ryan deberá atestiguar una explosión nuclear en Baltimore. Por su parte, la visión alternativa de Watchmen revela una humanidad al borde de un colapso nuclear, mientras que On the Beach revela a los australianos esperando pacientes la radiación tras la III Guerra Mundial, la cual terminará con toda la vida en el planeta.

Los avisos: Los mejores avisos son las tensiones entre los gobiernos o el robo de armas nucleares por parte de grupos extremistas. Lamentablemente hay poco que hacer ante esta situación.

Manera de evitar el apocalipsis: La experiencia nos dice que Jack Ryan es insuficiente para evitar una catástrofe nuclear, mientras que superhéroes como Watchmen tampoco son de mucha ayuda. La mejor opción es recurrir a agentes decretos del calibre de James Bond o Ethan Hunt para terminar con cualquier amenaza.

Plan B: En caso de que los agents secretos fallen y las bombas nucleares sean lanzadas, lo mejor es buscar la manera de llegar a Australia para esperar pacientemente el fin del mundo, el cual será más fácil  gracias a las píldoras suicidas proporcionadas por el gobierno australiano. 

COMENTARIOS

 

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER