Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #168 – Las niñas bien y Leaving Neverland

Las niñas bien y Leaving Neverland

March 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

No

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

08-11-2012

No, la película protagonizada por Gael García Bernal es una conclusión mordaz que narra los tristes saldos de la dictadura Chilena.

  • Título original: No
  • Año: 2012
  • Director: Pablo Larraín (Post Mortem)
  • Actores: Gael García Bernal, Luis Gnecco, Alfredo Castro
  • Fecha de estreno: 9 de noviembre de 2012

Para los espectadores de Tony Manero y Post Mortem, las 2 primeras partes, muy sombrías, de la trilogía de Pablo Larraín sobre el clima social bajo la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, la película No es un giro narrativo hasta cierto punto inesperado. Imágenes deliberadamente deslavadas alternan con un profuso material de archivo, para recrear la atmósfera de golpeteo mediático en la celebración del referéndum que en 1988 debía dar un “Sí” a la permanencia del dictador Pinochet en el poder o el “No” que decidiría su salida definitiva.

Pablo Larraín narra la historia de René Saavedra (Gael García Bernal), el publicista que decide manejar la campaña por el “No”, desechando la retórica tradicional que subraya los agravios padecidos por el pueblo e incorporando el lenguaje publicitario, más asertivo y desenfadado, del neoliberalismo dominante. La estrategia desconcierta a los responsables de la campaña por el “Sí” y agudiza, en la clase gobernante, una respuesta de hostigamiento intimidatorio contra los opositores.

El cineasta captura muy bien el clima de zozobra que viven quienes animados por el éxito inesperado de su campaña por el “No” se sienten todavía vulnerables y vigilados, expuestos más que nunca a engrosar el número de desaparecidos políticos. Este drama que combina las sensaciones de impotencia colectiva y el súbito empoderamiento ciudadano, tiene las tonalidades de ironía obscura que caracterizan la obra de un director incisivo que ha sabido evocar, mejor que nadie en su país, las atmósferas de desasosiego y también las voces disidentes de una comunidad sumida en el temor y en el silencio.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios