Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Una pregunta para terminar la semana

Por:

30-11-2012

Hoy en ‘Una pregunta para terminar la semana’, ¿qué película te la pasas defendiendo? En una entrevista que le hicieron a Woody Allen para el apropiadamente titulado documental Woody Allen: A Documentary, una de las preguntas fue al respecto de qué película siempre tenía que defender. (Pueden leer más al respecto en la versión de […]

Hoy en ‘Una pregunta para terminar la semana’, ¿qué película te la pasas defendiendo?

En una entrevista que le hicieron a Woody Allen para el apropiadamente titulado documental Woody Allen: A Documentary, una de las preguntas fue al respecto de qué película siempre tenía que defender. (Pueden leer más al respecto en la versión de nociones, ideas y cosas para creadores de La cámara y la idea, aquí.)

Nombra una película que seguido tienes que defender el hecho de que te gusta, y una que siempre tengas que defender el hecho de que no te gusta. 

Esta cuestión me dejó pensando un momento en qué respondería yo en caso de que alguien perdiera la razón y me quisiera entrevistar sobre este tipo de cosas. Esencialmente la pregunta es, ¿qué película que todo el mundo parece odiar te gusta? Y, ¿qué película no te gusta y que a todo el mundo le encanta?

Después de pensarlo unos minutos y de debatirme entre The Saint y Batman Forever, me acordé que hay dos cintas que me gustan tanto que ni siquiera recordaba que yo era el único. En realidad nunca las he tenido que defender porque ponerse a discutir sobre quién tiene la razón en términos de gustos se me hace muy aburrido. Hay cosas que te gustan “nomás porque sí”. Por nostalgia, porque te agarraron de buenas, porque te gustaba Elisabeth Shue o Jim Carrey o simplemente porque como dice el dicho: en gustos se rompen géneros. En fin. Evidentemente una discusión sobre la validez de discutir si los gustos personales se deben debatir se me hace más interesante que discutir si los gustos personales se deben debatir. 

Las dos películas que a nadie más le gustan y a mí gustan tanto que podría en este momento volver a ver son: The Mexican (2001) y The Terminal (2004).

Y las que no me gustan que a todo el mundo le fascinan (y no crean que no me siento mal, pero no puedo hacer nada al respecto) es todo lo de Wes Anderson. Ni una. Y las he visto todas (excepto la del tren pero tengo tan poquito interés en hacerlo, que aunque sé perfectamente que se llama The Darjeeling Limited, prefiero referirme a ella como ‘la del tren’). Lo respeto y me cae bien y qué bueno que siga haciendo cosas y que le vaya bien haciendo exactamente lo mismo en cada película (no me aguanté las ganas, “lo siento”) pero no es para mí. Ni tantito. 

¿Qué dicen? ¿Qué película es la raíz de todas las burlas de sus amigos cinéfilos? 

 

Lo que escucho en este momento: “Friends To Go” de Paul McCartney.

En este blog normalmente contesto preguntas sobre cine y su quéhacer, pero los viernes yo hago las preguntas.

Manden sus preguntas a: camara.idea@gmail.com

twitter / IvanMorales

mm

Periodista independiente por más de 16 años (en Cine PREMIERE desde 2006). Se especializa en anime, comics, doblaje, tecnología y videojuegos. Sus sagas favoritas: Doctor Who, Star Trek y Star Wars. Batimaníaco, geek ochentero y hardcore gamer.

Notas relacionadas

Comentarios