Revsita del Mes Suscríbete
Cine PREMIERE #187 – El podcast de las nerds

Booksmart, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Django sin cadenas

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

09-01-2013

En Django Unchained, la película de Quentin Tarantino de 2012, su protagonista, Jamie Foxx, es el menos emblemático de toda la filmografía del director.

  • Título original: Django sin cadenas
  • Año: 2012
  • Director: Quentin Tarantino (Bastardos sin gloria)
  • Actores: Leonardo DiCaprio, Jamie Foxx, Christoph Waltz
  • Fecha de estreno:

Siendo poco exigente con Quentin Tarantino, Django sin cadenas es acreedora a 5 estrellas y, sin duda, una candidata digna para competir en la categoría de Mejor película en la premiación de la Academia. Sin embargo, como seguidor asiduo del creador de cintas como Tiempos violentos, Kill Bill y Jackie Brown, entre otras, uno puede ponerle ciertos peros a su primera incursión al género western.

La película, situada 2 años antes de la Guerra Civil de Estados Unidos, sigue la travesía de Django (Jamie Foxx) tras ser liberado por el caza recompensas alemán, Dr. King Schultz (Christoph Waltz), en la que busca recuperar a su esposa –quien está recluida en una plantación de Candice (Leonardo DiCaprio). A pesar de su duración –la cinta está cerca de las 3 horas, 2:45 minutos para ser exactos– ésta se disfruta de principio a fin, dejando en claro que Quentin se muestra en buena forma al momento de escribir.

Así, construye personajes complejos: tanto Leonardo como Christoph tienen mucho que agradecer al cineasta. Sin embargo, también son ellos quienes opacan al héroe de la historia, Django, y quizá éste sea el protagónico menos interesante y emblemático en toda la filmografía de Tarantino. Sus diálogos sagaces (varias de sus líneas serán recordadas con el tiempo) y grandes momentos, tanto de acción como de suspenso –con estos últimos me refiero a esas secuencias que sólo él puede construir y en las que los diálogos van encendiendo los ánimos y sabes que todo va a terminar en un baño de sangre– están ahí. Respecto a la violencia, ésta no es exagerada, sino real, al tratar un tema tan delicado como la esclavitud. Es notorio que el director no buscaba explotarlo, sino más bien demostrar las prácticas de aquella época de manera verosímil, aunque esto pudiese incomodar a más de un espectador.

La cuestión más criticable de la película es la edición: siendo ésta la primera producción que no cuenta con el trabajo de Sally Menke –quien falleció en 2010 y editó cada una de sus anteriores cintas–, cuya falla también radica en la acelerada postproducción –el director tuvo menos de medio año para realizarla. Al final, el proceso de ensamblaje se siente descuidado. En comparación con sus otros trabajos, donde la misma edición sirve como un elemento para apoyar la narración, aquí sólo funciona para pasar de una escena a otra, lo cual produce tomas largas y, en ocasiones, poco dinámicas. Esto provoca ese sentimiento de que algo falta y no se siente del todo como una cinta de Tarantino.

Al final, tras una larga espera por saber cómo realizaría un western –es bien sabido que el spaghetti western ha influenciado y marcado su filmografía–, el director entrega entra otra película digna de recordarse, analizarse y discutirse por varias horas… Aunque siendo honestos, nos hubiera gustado que tuviera un poco más de tiempo para pulirla.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios