Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Seis sesiones de sexo

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 2.5
Votar ahora:

Por:

23-01-2013

Un drama humano sostenido por dos extraordinarias actuaciones: Helen Hunt y John Hawkes.


  • Título original: The Sessions

  • Año: 2012

  • Director: Frank Coraci (Lucky Break)

  • Actores: Helen Hunt, John Hawkes

  • Fecha de estreno: 29 de marzo de 2013

Seis sesiones de sexo –gracias distribuidores por otro título “para dummies”– cuenta la historia verdadera de Mark O’Brien, un hombre con una desabilidad que le imposibilita levantarse de su camilla o alejarse del “pulmón de acero” que mantiene a sus pulmones funcionando.

La premisa es sencilla: Antes de morir, Mark quiere saber lo que es hacer el amor con una mujer. Para lograrlo, recluta la ayuda de la sustituto sexual Cheryl, interpretada por Helen Hunt.

Empecemos por lo menos afortunado, y es que la cinta se siente demasiado “estándar” para su propio bien. Me refiero a que, desde el punto de vista del guión y la dirección, no hay nada que la distinga particularmente de cualquier otro drama “indie” enfocado en personajes y no en historia. La cinta está basada en un artículo publicado por el mismo Mark O’Brien y, si no fuera por los 2 actores de la película, seguramente ese texto hubiera sido igual de efectivo para transmitir la historia.

Sin embargo, aquí lo verdaderamente sobresaliente de la cinta: sus 2 actores principales, John Hawkes y Helen Hunt. Él tuvo que transformar su cuerpo y su voz para hacernos ver (y sentir) lo que una enfermedad como el polio le puede hacer a un cuerpo humano. Ella, con una interpretación mucho más sutil, tiene que ser una terapeuta profesional que hace lo que puede por no involucrarse emocionalmente con sus pacientes. Los problemas de ellos no deben ser de ella. Sabemos esto, no porque nos lo diga, sino porque lo vemos en sus ojos.

Viéndolos juntos, es imposible no sentir compasión por ambos –o entender exactamente como es que sólo Hunt acabó entre los nominados al Oscar. Él está atrapado en su propio cuerpo, con el único deseo de experimentar una de las cosas más humanas posibles, que no es el sexo en sí mismo, sino lo que es compartir emocionalmente, absolutamente todo con otra persona. Esas escenas, las potencialmente más incómodas, se vuelven las más entrañables y emocionales con solo ver los rostros de ambos. Es el tipo de material que le permite a un buen actor brillar. Porque una buena interpretación no se da en la cantidad de lágrimas que pueda llorar o las veces que se tire al piso pataleando, sino en su voz y la mirada. Y, en eso, estos dos son maestros.

mm

Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios