Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

8 milímetros

Por:

07-02-2013

¿Cuales son los distintos formatos cinematográficos que existen y sus caracteristicas? –Marcos   Como bien sabe cualquiera que ha prestado la menor atención a la industria los últimos años, cada vez menos películas usan verdadero material cinematográfico. Existen muchas razones para hacer el cambio a digital (entre ellas, el costo y beneficio que acompaña al […]

¿Cuales son los distintos formatos cinematográficos que existen y sus caracteristicas? –Marcos

 

Como bien sabe cualquiera que ha prestado la menor atención a la industria los últimos años, cada vez menos películas usan verdadero material cinematográfico. Existen muchas razones para hacer el cambio a digital (entre ellas, el costo y beneficio que acompaña al “material infinito” de una cámara digital) y, aunque el debate entre si deberíamos ya dejar el celuloide o no*, parece a estas alturas un poco inútil, sí creo importante saber, por lo menos, qué significa cada uno de esos términos. Si nada más, para poder tener una opinión bien informada.

Esta es la primera parte de una serie de cuatro partes sobre los formatos más comunes de celuloide. Espero que, de perdida, terminemos entendiendo que el término ‘filmar’ no es intercambiable con ‘grabar’. Uno filma en celuloide y graba en video digital. 

 

8 mm

¿Alguna vez han visto esas películas caseras de los 60? Las reconocen porque están medio descoloridas, todos se mueven un poco rápido y no tienen audio. ¿Se acuerdan de los créditos iniciales de Los años maravillosos o la famosa cinta Zapruder? De eso hablo. Más o menos.

 

Verán, existen dos tipos de película de 8 milímetros: 8mm y Super-8

Lo primero que deben saber sobre ambos formatos es que el nombre “8 milímetros” se refiere a lo que mide la cinta de forma horizontal e incluye tanto el área para la imagen, como las perforaciones con la que es hilada la cinta a través de la cámara. Como pueden adivinar, ninguno de los dos formatos tiene capacidad para grabar audio.

El formato de 8mm fue desarrollado por Kodak en los 30 para ofrecerle al público una opción más “casera” y barata que el estándar de la industria en ese entonces, el 16mm. Es decir, fueron los primeros en ofrecer una cámara “pro-sumer” mucho antes de que los mercadólogos inventaran ese término que combina “professional” con “consumer”. 

Si quieren ponerse un poco más técnicos (y si están leyendo esto no veo porqué no querrían hacerlo), las primeras cámaras de 8mm usaban material de 16mm que exponían dos veces. Primero una mitad del fotograma (digamos, la izquierda) y después la otra (la derecha). Cuando el cineasta llevaba a revelar su película, el laboratorio cortaba su negativo a la mitad. Así, el material de 16 milímetros se convertía en 8 milímetros. Quizá valga la pena mencionar que no se usaba cinta normal de 16mm, sino una especial para estas cámaras que tenía un mayor número de perforaciones.

Hoy en día es difícil apreciarlo, pero ¿se imaginan únicamente poder grabar en cachitos de tres o cuatro minutos a la vez? Y eso sin hablar del tiempo que tenía que pasar entre filmación y proyección (obviamente, también necesitaban tener proyectores en casa). 

El Super-8 fue un formato desarrollado ya entrados los 60 para facilitar aún más el trabajo de los usuarios. Aunque el tamaño de la cinta es el mismo (ocho milímetros, ¿qué no están poniendo atención?), este formato tenía un área para la imagen considerablemente más grande, de forma que la calidad visual era mejor (ver imagen arriba de estas líneas). 

Quizá lo más sobresaliente del Super-8 y la razón de su popularidad inmediata, es que la película venía en cartuchos que podían ser reemplazados con muchísima facilidad y rapidez. Ya no era necesario hilar la película directamente al mecanismo de la cámara. 

Aunque ninguno de estos formatos fue realmente usado de forma profesional, son famosos por haber ayudado a muchos cineastas a empezar su carrera. 

También son famosos por tener largometrajes de ficción nombrados en su honor… pero ése es otro tema.

 

Lo que sigue: 16mm 

*Si quieren saber más sobre este debate, les recomiendo el documental Side by Side, que incluye citas como “En mi corazón, el celuloide lleva diez años muerto”, de James Cameron. 

 

Lo que escucho en este momento: “Life in Mono” de Mono.

Manden sus preguntas a: camara.idea@gmail.com

twitter / IvanMorales

mm

Periodista independiente por más de 16 años (en Cine PREMIERE desde 2006). Se especializa en anime, comics, doblaje, tecnología y videojuegos. Sus sagas favoritas: Doctor Who, Star Trek y Star Wars. Batimaníaco, geek ochentero y hardcore gamer.

Notas relacionadas

Comentarios