Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

¿Qué voy a hacer con mi marido?

Calificación Cine PREMIERE: 2
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

21-02-2013

La película protagonizada por Tommy Lee Jones y Meryl Streep tenía todo para ser una película memorable, pero es aburrida y sosa.


  • Título original: Hope Springs

  • Año: 2012

  • Director: David Frankel (The Big Year)

  • Actores: Meryl Streep, Tommy Lee Jones

  • Fecha de estreno: 22 de febrero de 2013

Todos los ingredientes estaban ahí para que ésta fuera una película memorable: dos de los mejores actores maduros de Hollywood como lo son Tommy Lee Jones y la multioscareada Meryl Streep, Steve Carrell en un papel secundario y un director, David Frankel, que ya nos había hecho reír dirigiendo a Streep en El diablo viste a la moda, y llorar a moco tendido con Marley y yo. Además, lidiaría con un tema poco visto en Hollywood pero que incitaba curiosidad: el desamor otoñal. Sin embargo, lo que prometía ser una tormenta perfecta terminó siendo un filme aburrido, soso y que no le hace justicia al pedigrí de sus actores.

El filme narra la historia de Kay y Arnold, un matrimonio que ha caído en una espiral de aburrimiento y desconexión emocional, al punto que duermen en camas separadas. Como lo podemos esperar, Arnold es malencarado como el propio Tommy Lee Jones y Kay es alegre pero introspectiva como Streep. Es decir: los protagonistas parecen interpretarse a sí mismos… y con desgano. No hay sorpresa alguna, como sí la hubo, por ejemplo, en el proyecto previo de Meryl con el director, donde la diva creo a un personaje, Miranda Priestly, ácido y desalmado. Lo que sigue resulta sumamente predecible: Kay no puede más con esta vida doméstica carente de emociones y le pide a Arnold que vayan a una terapia de un fin de semana. Él accede a regañadientes y asisten a la clínica del Doctor Feld, interpretado por un gris Steve Carrell. Las sesiones de terapia son más aburridas que los infomerciales de la madrugada, y las escenas que se supone revelarán secretos sobre la sexualidad madura son filmadas con mal gusto, insidiosamente.

En un año que nos regaló una obra maestra sobre el amor en la vejez como lo es Amour de Michael Haneke, resulta particularmente penoso que Hollywood se las vea tan difícil para contar historias que no se alineen con su mundo de cuerpos perfectos, individuos multiorgásmicos y amores idealizados. Por cierto: esa nominación al Globo de Oro para Streep por esta cinta debería de poner en serias dudas la validez y seriedad de dichos premios.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios