Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Emilio “el Indio” Fernández: la cara del cine mexicano

Por:

08-08-2016

Recordamos al cineasta mexicano más celebre de la historia a 30 años de su fallecimiento.

“Sólo existe un México: el que yo inventé”, decía Emilio “el
Indio” Fernández, y remataba con la frase: “¡Yo soy el cine mexicano!”. Aunque
su vida fue marcada por el orgullo y la soberbia, el tiempo se encargó de
separar a la bestia del hombre, enterrando en el olvido al misógino, violento y
mitómano, e inmortalizando al cineasta, al genio, a la leyenda…

Y hubo un par de momentos en los que su inteligencia fue más
grande que sus defectos. El primero fue en 1932 cuando regresó de Hollywood a
su tierra totalmente inspirado por aquellas imágenes de ¡Qué viva México! de
Serguéi Eisenstein, las cuales lo motivaron a hacer un cine que enalteciera las
historias más entrañables de su país.

(Emilio Fernández y Gabriel Figueroa en el rodaje de Una cita de amor en 1956)

 

El segundo ocurrió en 1943 cuando aceptó con toda humildad
una propuesta del productor Raúl de Anda, que consistía, básicamente, en crear
un equipo de trabajo que le ayudara a mejorar en esos aspectos en donde fallaba
y con los que crearía algunas de las cintas más aplaudidas del cine mexicano.
El guionista Mauricio Magdaleno –con quien trabajó en 22 ocasiones– y sobre
todo, el destacado cinefotógrafo Gabriel Figueroa –que trabajó en 24 de sus 41
películas– le ayudaron a crear un universo y una estética inigualable que no
sólo conquistó al público mexicano, sino a la crítica mundial.

Flor Silvestre y María Candelaria fueron sus primeros
trabajos en conjunto. De la primera, la crítica especializada afirma que es la
cinta más emblemática de Emilio y una de las más bellas del cine mexicano. La
segunda fue premiada en Cannes con la Palma de Oro a Mejor película y
fotografía. A este certamen, Fernández regresaría en 1949 por una nominación
para Pueblerina y luego en 1953 por un premio para La red. La perla ganó en
Venecia y en los Golden Globes de 1947, éste último a Mejor fotografía.

(María Candelaria)

En casa, el Indio obtuvo cuatro premios Ariel a Mejor
dirección; tres de ellos de manera consecutiva (de 1947 a 1949) por Enamorada,
La perla
y Río escondido y otro más en 1975 por La choca. Al día de hoy, no ha
habido ningún director que iguale su récord. (Aunque Carlos Carrera tiene
cuatro premios, uno de ellos fue en la categoría de Mejor ópera prima).

Cintas como Salón México y Víctimas del pecado
complementaron esta década fortuita. Pero fue la mencionada Pueblerina la que
marcó el final de su esplendor, debido a que el público, al parecer, ya no
quería más historias indigenistas. Sobre esto, Dolores del Río afirmaba: “Le
tengo mucho cariño a las películas que hice con Emilio. La malquerida es mi
favorita. El problema es que él no supo salirse a tiempo del cine mexicano.
Debemos dejar el lugar a los jóvenes para que haya una renovación. No podemos
seguir repitiendo hasta la saciedad lo que hicimos”.

(Salón México)

Y ese fue justo el problema de Emilio: repitió varias veces
el mismo argumento. El caso más sonado fue México norte, su penúltima película,
que presentaba la misma historia que Pueblerina y La tierra de fuego se apaga.
Su obsesión por seguir haciendo lo mismo que lo había llevado a la gloria acabó
con el poco honor que le quedaba.

Fue el 6 de agosto de 1986 cuando su muerte marcó el
nacimiento de la leyenda. Aquellas secuencias que bien podrían ser hermosas
postales –que enmarcaron esas miradas penetrantes que transmitían emociones sin
decir una palabra y en las que miles de nubes eran cómplices de amores
prohibidos– fueron capturadas para siempre en la filmografía del hombre que,
tal y como afirmaba el crítico e historiador Emilio García Riera, “fue para el
mundo todo el cine mexicano, en la misma medida en que Kurosawa y Bergman
serían todo el cine de Japón y Suecia, respectivamente”.

(Río Escondido)

10 IMPRESCINDIBLES DEL INDIO

  • Flor Silvestre (1943)
  • María Candelaria
    (1943)
  • Las abandonadas
    (1943)
  • La perla (1945)
  • Enamorada (1946)
  • Río escondido (1947)
  • Salón México (1948)
  • Pueblerina (1948)
  • La malquerida (1949)
  • Víctimas del pecado
    (1950)

(Enamorada)
Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:

  • Enamorada (Dir. Emilio Fernández, 1946)

  • Río escondido (Dir. Emilio Fernández, 1947)

  • Salón México (Dir. Emilio Fernández, 1948)

mm

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

Comentarios