Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de cine de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar y más.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El conjuro

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

21-08-2013

Protagonizada por Patrick Wilson y Vera Farmiga, The Conjuring demuestra que el poder de sugestión es el que hace de ésta una historia genuinamente aterradora.


  • Título original: The Conjuring

  • Año: 2013

  • Director: James Wan (La noche del demonio)

  • Actores: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Lili Taylor

  • Fecha de estreno: 23 de agosto de 2013

Hubo una época en la que se necesitaba menos para asustarse en el cine. Ruidos en la noche, sombras en el piso de abajo y el simple e irreflexivo miedo a lo desconocido harían de filmes como Posesión satánica (The Innocents, 1961), El horror de Amityville (1979) o The Haunting –pero no el remake, sino la original de 1963, conocida aquí como La mansión de los espíritus– las joyas de un horror que no requería de gore o CGI para arrancar un grito a la audiencia. Todas son historias de fantasmas, y ya alguien definió un fantasma como “algo terrible condenado a repetirse, un instante de dolor… un sentimiento”. Ese sentimiento estremecedor es el que produce El conjuro.

Basada en una historia verdadera, la película da cuenta de lo que sucede cuando la familia Perron decide mudarse a la típica casona de aires góticos, perdida en medio de la nada y en la que los ruidos, sombras y demás señas de embrujo pronto hacen necesaria la presencia de Ed y Lorraine Warren, la pareja de expertos en lo paranormal interpretada por Patrick Wilson y Vera Farmiga… y quienes pronto encuentra ahí un mal tan terrible que amenaza hasta a su propia familia. En particular, es Vera Farmiga quien da muestra, en su interpretación de Lorraine, del mismo talento evidente en películas como La Huérfana –o en la serie Bates Motel, donde ese instinto maternal cobra matices más oscuros.

Y es que, una suerte de cazafantasmas de la vida real –la ya mencionada El horror de Amityville está inspirada en el que quizás sea el más célebre de sus casos–, la presencia de los Warren le presta a la trama más que esa verosimilitud que ya quisiera para sí cualquier ejemplar del found footage: cuando los Perron se descubren víctimas del proceso de infestación, opresión y posesión que, de acuerdo con la cinta, tiene lugar en todos estos casos, es el paralelismo entre una y otra familia el que da a la película esa urgencia y esa humanidad de la que carecen la mayoría de las cintas del género. Si un fantasma es el dolor condenado a repetirse, lo más aterrador en El conjuro es la amenaza de ese dolor tanto en Lorraine como en Carolyn Perron –interpretada por Lili Taylor, madre también en la serie Hemlock Grove.

Más que sus méritos técnicos, patentes en el hábil uso de esa cámara inquietante, siempre en movimiento, y en la construcción de un suspenso que obedece más a la imaginación del espectador que a lo que se ve en pantalla, es esa relación que establecemos con los personajes lo que permite que, aun cuando la película deja de ser sólo una historia de fantasmas, nos interesemos aún por la suerte de personajes que resultan más que sólo víctimas potenciales. Y ése es un mérito atribuible a Chad y Carey Hayes, cuyo guión se coloca así, muy por encima de lo que encontramos comúnmente en el género.

Por supuesto, en El conjuro no podrían faltar los brincos y sobresaltos que se han vuelto ya la marca de su autor, y que contribuyen a darle a la película esa atmósfera setentera hasta en la música, necesaria además por la época en que sucede la historia. Dirigida por James Wan, responsable de la primera Juego macabro (Saw) y también de La noche del demonio, la película trae así a la memoria películas como las arriba mencionadas y otras más recientes, como Apartamento 143 y El fantasma de Madeline O’Malley—o, en menor medida, la también inquietante pero menos lograda Sinister—, películas en las que una historia simple y el poder de sugestión que prestan la fotografía, la música y una buena dirección se combinan con personajes bien trabajados, entrañables incluso, para narrar una historia de fantasmas a la vieja usanza: íntima, personal… y genuinamente aterradora.

Periodista y cineasta, es colaborador de Cine PREMIERE desde el año 2002, conductor de Horroris Causa en UAM Radio 94.1 FM y miembro del equipo de Mórbido: Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror. Actualmente imparte las materias de Narrativa, Guionismo y Géneros Cinematográficos en SAE Institute Mexico, así como talleres de guion para cortometraje.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios