Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Miradas múltiples La máquina loca

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

26-09-2013

Un emotivo y orgánico homenaje al cinefotógrafo Gabriel Figueroa, que deriva en una oda a la cinematografía.




  • Título original: Miradas multiples

  • Año: 2012

  • Director: Emilio Maillé (Rosario Tijeras)

  • Actores: Ricardo Aranovich, Javier Aguirresarobe

  • Fecha de estreno: 27 de septiembre de 2013



Este documental, del director mexicano Emilio Maillé (Rosario Tijeras), es una oda a la cinematografía: a ese oficio de fotografiar en movimiento que tiene mucho de ensueño y nada de casualidad, pero que a veces se ve opacado en el glamour de los créditos cinematográficos. No así en el caso de Gabriel Figueroa (1907-1997), el cinefotógrafo mexicano más relevante del Siglo XX, cuyo trabajo es homenajeado en el filme a través de sus imágenes más emblemáticas, evocando ese México de sombreros, trenzas y botas: del Emilio “El Indio” Fernández que por dentro extrañamos.

Miradas múltiples La máquina loca no es una biografía de Figueroa, más bien es un recorrido visual, poético, nostálgico y reflexivo por el México de los años 40 y 50, capturado por su lente en poco más de 200 cintas, en las que trabajó con realizadores como Luis Buñuel y Roberto Gavaldón. El desfile coherente y fluido de sus close ups, de los rostros ícono del cine de entonces, así como de sus nítidos planos en blanco y negro, sólo es interrumpido por las anotaciones de 40 prestigiosos cinefotógrafos, quienes, a partir de ese legado, reflexionan sobre el rol esencial de los directores de fotografía.

Entre ellos se encuentran: Anthony Dod Mantle (Quisiera ser millonario), Janusz Kaminsky (La lista de Schindler), Darius Khondji (Medianoche en París), Javier Aguirresabore (Mar adentro), Philippe Rousselot (El gran pez), Alexis Zabe (Temporada de Patos), Hideo Yamamoto (Hana-bi. Flores de fuego), Gabriel Beristain (Blade II), Raoul Coutard (quien trabajó con los directores Jean-Luc Godard y Francois Truffaut), Giuseppe Rotunno (El Casanova de Fellini) y Vittorio Storaro (El último tango en París), entre otros.

Los elogios hacia Figueroa se entremezclan con los vistazos a su obra (con una calidad que no le pide nada a la tecnología de hoy) y con las propias visiones de los entrevistados sobre el oficio del cinefotógrafo. El documental es, literalmente, un juego de miradas, completamente orgánico, sencillo y fluido, sin más pretensión que la de honrar a un maestro y a un oficio. A través de fragmentos de clásicos como Viridiana, Los olvidados, Macario y Días de Otoño, somos testigos del estilo que lo distinguió, enfocado a destacar la identidad del mexicano, la belleza de los ojos y  la pequeñez del ser humano ante el paisaje infinito.

Además, Maillé logra abrir un espacio de reflexión sobre asuntos como la luz y el color, la banalización de la imagen y la carga filosófica e ideológica detrás de una cámara que narra. Podría parecer que se trata de una cinta de nicho, y en varios aspectos lo es, pero la emotividad de sus imágenes, que apelan a la melancolía, fungen como un hilo conductor incluyente, que invita a todo público a recordar por qué el cine mexicano fue alguna vez de oro.

mm

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios