Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Upstream Color Los colores del destino

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

27-12-2013

De Shane Carruth, Upstream Color es más que una película, es una experiencia sensorial de un autor que tiene muy claro lo que quiere hacer y decir.


  • Título original: Upstream Color

  • Año: 2013

  • Director: Shane Carruth (Primer)

  • Actores: Shane Carruth, Amy Seimetz

  • Fecha de estreno: 3 de enero de 2014

Vamos a llamarle a Upstream Color Los colores del destino la anticomedia romántica. O el antithriller de ciencia ficción. O llamémosle nada más arte o experimental o compleja o como sea…

Lo único cierto es que la segunda cinta de Shane Carruth –cuyo debut, Primer, no sólo se llevó el premio principal de Sundance hace 9 años, sino que sigue siendo analizada, reinterpretada y aun criminalmente poco vista– es imposible de comparar más que con el trabajo del mismo autor. Si no han visto aquella, quizá sea un poco más accesible que su nuevo trabajo, pues quien crea que Primer es compleja, espérense a ver Upstream Color Los colores del destino.

Y es que, como bien dice el crítico Jim Emerson, “es un filme que se resiste a la sinopsis. Y aún las partes que pueden ser resumidas, probablemente no deberían ser descritas”. Y así, estamos frente a una obra estupendamente ambigua sobre el control, sobre la memoria, sobre… ¿la confusión? Un hombre se apodera (usando un extraño parásito que debe cumplir su ciclo de vida) los pensamientos de una mujer, hay una obsesión metódica con el texto de Henry David Thoreau, Walden (que a su vez trata sobre la introspección y el proveer para uno mismo lejos de la sociedad) y… una granja de cerdos.

Utilizando imágenes compuestas con una meticulosa precisión y un ritmo (a falta de una mejor palabra) poético, Los colores del destino es, más que una película, es una experiencia sensorial de un autor que tiene muy claro lo que quiere hacer y decir. Tan claro que él mismo la escribió, protagonizó, fotografió, editó y distribuyó en Estados Unidos. Y aun así, aunque sin duda hay argumentos suficientes para llamarle un ejercicio en extremo solipsista, la película funciona como una buena prueba de Rorschach. La pregunta no es, ¿qué nos muestra Carruth en la pantalla? Sino: ¿qué ves tú? Aplausos al valiente distribuidor que se aventó a traerla a nuestro país. Y aplausos al experimentado espectador que logre averiguar (o inventarse) exactamente de qué se trató la película.

Incomprensible e imperdible.

mm

Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios