Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Balada de un hombre común

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 2.5
Votar ahora:

Por:

23-01-2014

Los directores Ethan & Joel Coen brindan una obra llena de simbolismos y logran transformar la desgracia en algo hermoso.




  • Título original: Inside Llewyn Davis

  • Año: 2013

  • Director: Joel y Ethan Coen (Temple de acero)

  • Actores: Oscar Isaac, Carey Mulligan

  • Fecha de estreno: 24 de enero de 2014



Los Hermanos Coen, camaleónicos y maquiavélicos, olvidan por un instante las comedias screwball, el cine negro y los westerns para entregar su especialidad: una agridulce historia sobre un personaje que vive una espiral de tragedia (un tema ya tratado en Barton Fink y en A Serious Man), coronada por actuaciones memorables y un diseño de producción depurado que nos traslada al epicentro de la contracultura beat en al sur de Manhattan.

En Balada de un hombre común (Inside Llewyn Davis), su protagonista es Llewyn Davis, un músico de folk de los años 60 que no logra acaparar el éxito profesional ni personal: duerme en casas ajenas, es un misántropo con una faceta arrogante y cuenta con un doctor especialista en abortos como médico de cabecera.

Su vida es un purgatorio y somos testigos como Davis (un Oscar Isaac brillante) es un Dante moderno que se abriga con sus múltiples defectos por las calles invernales de Nueva York, buscando un destino que ni siquiera él puede comprender. El guión, que se acerca también a Dublineses de James Joyce y nuevamente a la Odisea de Homero (obra que sirvió como inspiración de Oh Hermano, ¿dónde estás?), trata de ejemplificar que la música es catarsis –el soundtrack contiene una selección suprema de música folk–; irónicamente, Llewyn trata de escapar de sí mismo y se refugia en su guitarra para alejarse de la gente que profana una mínima empatía hacia su persona. Cree que su talento es una armadura, pero tarda en comprender que el éxito también es cuestión de suerte.

Esta idea del éxito fortuito es una de las premisas centrales de Balada de un hombre común, que aunada a la maestría de los Coen para construir personajes gracias al intercambio corrosivo de diálogos, logran que la cinta sea un pequeño estudio sobre los límites que tiene el ser humano para conseguir aquello que cree merecer. Davis no es un antihéroe, ni tampoco un ejemplo de valentía por luchar incasablemente para dejar a un lado los bares del Greenwich Village, su vida es simplemente un cúmulo anécdotas sobre un hombre que no logra hallar la felicidad, porque no logra aceptar sus propios errores, ni la realidad que tiene en la palma de su mano.

Con Balada de un hombre común, Ethan & Joel Coen brindan una obra llena de simbolismos y perfeccionan aquella frase de Salvador Dalí que recitaba: “la grandiosa tragedia que es el arte”, y es difícil ver cómo otros cineastas pueden transformar las desgracias en algo tan hermoso.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios