Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Sexo à la Lars von Trier en la Berlinale 2014

Por:

09-02-2014

En el día 4 de la Berlinale lo más llamativo fue Nymphomaniac Vol. 1, de Lars von Trier.

Silencios. Lluvia y nieve. Objetos moviéndose al viento. Una mujer tirada en el suelo. El tema Führe mich, de los Rammstein. Algo de todo eso forma parte del inusual rompecabezas que compone el inicio de la versión extendida de Nymphomaniac, Vol. 1, película que se presentó fuera de competición en la Berlinale 2014

La película, ya se sabe, ha dado muchísimo de qué hablar desde que fue estrenada el 25 de diciembre de 2013 en Europa. Que si es mera pornografía, que si es un atentado a los buenos principios, que si esta vez Lars von Trier sí se voló la barda… en realidad lo mejor que puede hacer uno es no leer absolutamente nada de lo que se ha escrito acerca de la película, sobre todo aquellas notas informativas que le dan una y mil vueltas a lo que el director danés ha pretendido contar. Porque si hay un director que merece que nos aproximemos a él con avidez de sorpresa, ése es von Trier. En eso estamos de acuerdo los que gustamos de su cine y, por tanto, estamos al tanto del tipo de historias que cuenta y, sobre todo, del modo que suele utilizar para contarlas. Otra cosa será para aquellos que no lo conocen. En su caso, Nymphomaniac no sería el filme recomendado para iniciarse en el peculiar universo larsvontrierano. Que estos antes vayan a su casa con el alma descansada y se devoren al menos 3 filmes del maestro. De otro modo la experiencia podría ser brutal, con todas las connotaciones que el término abarca.

Y es que Lars von Trier ha confirmado hoy en Berlín que nadie más en el mundo filma como él. ¿Pretencioso?, ¿intelectual?, ¿pseudo intelectual?, ¿manipulador?, ¿provocador insaciable? El también director de Dogville es todo ello. O más bien ha conseguido a pulso alcanzar ese elevado -aunque muy extraño- sitio donde las etiquetas difícilmente consiguen colocarse. Y es que ciertamente hay cine de todos y para todos. Acaso no haya nada más democrático que las tardes cinematográficas de domingo, pero: ¿en qué lugar puede colocarse un filme tan hollywoodense como The monuments men luego de ver Nymphomaniac?, ¿por debajo?, ¿a un lado?, ¿en ese tubito mental que lleva a la nada? 

Contrario a los rumores que esparcieron algunos periodistas, el principal culpable de esta descolocación mental decidió sí presentarse en la Berlinale. Lo hizo, eso sí, únicamente para el photo-call y además vestido con una playera en la que podía leerse la pinta “Persona Non Grata: Official Selection” acompañada por el logo oficial de Cannes, haciendo alusión al castigo que el conocido festival francés le proporcionó por supuestas declaraciones antisemitas. Eso fue hace 2 años pero desde entonces la ironía y el cinismo de Von Trier han crecido más que su vientre. Al lado de este provocateur de abolengo, la rabieta que Shia LaBeouf relizó en la conferencia de prensa de la película, y que consistió en decir al micrófono una frase incoherente y luego salir de la sala con gesto de indignación, pareció un capricho de niños.

Moraleja: para que se te tome de verdad en serio tienes que ser uno de los mejores directores de cine vivos de Europa. 

Que en realidad son 2.

Uno es Lars von Trier.

El otro se apellida Haneke.

mm

Periodista independiente por más de 16 años (en Cine PREMIERE desde 2006). Se especializa en anime, comics, doblaje, tecnología y videojuegos. Sus sagas favoritas: Doctor Who, Star Trek y Star Wars. Batimaníaco, geek ochentero y hardcore gamer.

Notas relacionadas

Comentarios