Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

600 millas: presencia mexicana en la Berlinale 2015

Por:

06-02-2015

Werner Herzog con su Queen of the desert y el mexicano Gabriel Ripstein con 600 millas, lo más representativo de este día

La película mexicana, 600 millas, fue muy comentada tras su proyección en la #berlinale2015; se trata de la ópera prima de Gabriel Ripstein, respectivamente hijo y nieto de Arturo y Alfredo Ripstein. Ante la posesión de tal código genético, se entiende que las expectativas hacia su película eran más altas que las dirigidas hacia un debutante cualquiera. Es de comprenderse también que a la apuesta se hayan involucrado otros cineastas mexicanos distinguidos que también pertenecen a la generación de Gabriel, como lo son Michel Franco (Después de Lucía) y Natalia Beristáin (No quiero dormir sola). A la aparición de estos nombres en los créditos se suma el de Tim Roth, quien no conforme con proporcionar su talento histriónico asumió el papel de productor ejecutivo. La pregunta es: ¿pudo Ripstein mantener el listón el alto? Sí y no. O al menos entre esos extremos se dividió la opinión generalizada de la prensa que acudió a la primera proyección. Casi todos coincidieron en alabar las actuaciones del mencionado Tim Roth y Kristyan Ferrer (este último, por cierto, también aparece en las pantallas de los cines comerciales germanos, pues recientemente se estrenó Buenos días, Ramón en Alemania), cuya carrera va en franco ascenso. También se coincidió en lo mucho que se nota que a Ripstein no le falta escuela, que es alguien que ha mamado cine y sabe cómo contar una historia. El problema quizá se halle en el público nacional, pues si bien los relatos que emanan de la problemática fronteriza (en este caso el tráfico de armas) pueden ser interesantes para audiencias extranjeras, en las geografías mexicanas han sido citadas mil y un veces a través de diversas corrientes artísticas. En cualquier caso, el esfuerzo es más que loable y es seguro que a Ripstein no le faltarán proyectos futuros. 

La sobriedad de 600 millas habría de contrastar con la opulencia de Queen of the desert, película de Werner Herzog que forma parte de la Selección Oficial. La cinta de Herzog pretende narrar la vida de Gertrude Bell (Nicole Kidman), mujer que pasó a la historia por dividir las fronteras de Jordania e Irak. Por desgracia, y pese a la maestría de Herzog, a la sublime fotografía, al impecable score, y ya no digamos al talento incuestionable de Kidman (la acompaña un James Franco que habla un inglés británico de lo más raro), la película cojea por varios lados. En ciertos momentos, parece una mezcla entre Lawrence de Arabia y una novela de Jane Austen. Y lo peor: parece una película que Herzog siempre quiso filmar pero nunca contó con el dinero para hacerlo, y ya se sabe que los deseos irrealizables, con el tiempo, corren el riesgo de convertirse en meros caprichos. Aunque tal vez, hacieno una segunda lectura, si hay alguien a quien se le puede perdonar un capricho es a Herr Herzog, el mejor cineasta alemán de su generación.

mm

Periodista independiente por más de 16 años (en Cine PREMIERE desde 2006). Se especializa en anime, comics, doblaje, tecnología y videojuegos. Sus sagas favoritas: Doctor Who, Star Trek y Star Wars. Batimaníaco, geek ochentero y hardcore gamer.

Notas relacionadas

Comentarios